Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

Alerta en las islas: dueños de terrenos desafían la ley e insisten en vender

Alerta en las islas: dueños de terrenos desafían la ley e insisten en vender


Fotografía: Alan Monzón

Por Ignacio Pellizzón


Los dueños de terrenos en las islas frente a Rosario, que están en el ojo de la tormenta por los incendios desatados durante todo el 2020, son los mismos que hoy siguen comercializando sus lotes, pese a que ya rige en todo el país la ley de Manejo del Fuego, que fue aprobada a fin de año en el Senado de la Nación y que prohíbe la venta de lotes durante 30 y 60 años.

La norma, impulsada por el presidente del bloque del Frente de Todos en la Cámara de Diputados, Máximo Kirchner, nació como una forma de aventar la sospecha de que las quemas, muchas de ellas intencionales, tuvieran como objetivo vender luego esos mismos terrenos para proyectos inmobiliarios. Sin embargo, los propietarios desafían la ley e insisten con vender sus lotes.

A precios sumamente atractivos, comparados con lo que cuestan los departamentos céntricos de Rosario, los terrenos mantienen visibles sus carteles de venta tanto en las islas como en los portales como ZonaProp, Argenprop y otras inmobiliarias privadas.

A modo de ejemplo, un inmueble de dos dormitorios en el microcentro de la ciudad ronda los 130 mil dólares, mientras que en el Paraná Viejo se pueden encontrar parcelas de 2.500 metros cuadrados a 30 mil dólares.

La nueva ley intenta proteger los ecosistemas del país de los incendios accidentales o intencionales; prohíbe la venta de terrenos que hayan sido quemados por lapsos que se extienden entre los 30 y 60 años. Sólo autoriza nuevas construcciones que hayan sido presentadas con anterioridad a la ola de incendios que se produjeron a partir de marzo pasado.

De hecho, llama la atención que algunos de los que se manifiestan en contra de la normativa son parte de los 18 imputados que tiene la causa que investiga los incendios, que actualmente se encuentra en manos del juez federal entrerriano Daniel Alonso.

Si bien hasta el momento el magistrado no ordenó ninguna detención, la investigación, de manera parsimoniosa, mantiene su curso y avanza en pos de determinar quién o quiénes son responsables del ecocidio.



Desafiando la ley


Entre los propietarios con los que dialogó Suma Política se encuentra Raúl Morist, uno de los imputados por los incendios. Desde su óptica, la nueva ley de Manejo de Fuego “perjudica” a los dueños de lotes, porque, además de ser “inconstitucional”, no les permite “disponer de sus tierras”, aunque hayan sido quemadas de manera o no intencional.

En la normativa hay zonas grises por falta de precisiones reglamentarias. La ley todavía no especifica si los terrenos que no fueron incendiados pueden ser comercializados y tampoco detalla si los dueños que también fueron víctimas de la quema pueden vender sus metros cuadrados. Esto genera un bache del que muchos se podrían aprovechar para avanzar en la comercialización de sus terrenos.

Con este amparo discursivo, los propietarios siguen comercializando sus lotes, reafirmando su inocencia en los incendios provocados y desafiando la reciente ley aprobada en el Congreso de la Nación. Es que según entiende Morist, “la mayoría quiere vender sus terrenos porque no les son redituables”, sobre todo porque la práctica ganadera en las islas “ya casi no existe”.

El mercado de compra venta en las islas no es de los más demandados, por eso se ofrece un abanico de ofertas económicamente atractivas para el sector. “Hay una desvalorización de los terrenos en las islas”, admiten los propietarios.

Algunos otros titulares de terrenos expresaron en off a este medio que, para ellos, “quizás” la nueva ley tenga una finalidad “espuria”. Creen que hay una mano negra que busca que no puedan vender sus lotes, generándoles un problema “muy grande” y fomentando que el mercado siga desvalorizando los terrenos. Es por eso que, pese a que están a la venta a precios accesibles, “nadie los quiere comprar ahora”.


Un pedido que alarmó


Un hecho que llamó mucho la atención y alentó la llama de la suspicacia en cuanto a los incendios en las islas, fue el pedido que realizó la empresa rosarina La Carolina al Concejo Municipal de Victoria para poder parcelar un terreno ubicado frente a Granadero Baigorria, y llevar adelante un nuevo emprendimiento comercial.

Mientras organizaciones ambientales y ONGs estaban cortando el puente que divide a la provincia de Santa Fe con la de Entre Ríos, reclamando por una ley nacional de humedales, la firma liderada por el empresario Esteban Hernández le solicitó en la localidad vecina permiso para parcelar 40 de las 1.850 hectáreas de su propiedad, para avanzar en la construcción de cabañas turísticas.

Frente a la crítica y enojo de las diversas organizaciones sociales, que veían las llamaradas del fuego por las noches y sentían el humo de los incendios dentro de sus propias casas, el propio Hernández tuvo que salir a explicar que el proyecto de excepción lo había solicitado “hacía tres años” y que el único motivo por el cual quería incursionar en el rubro turístico era que estaba cansado de “padecer sucesivos robos de ganado”, principal actividad que desarrolla su compañía.

Según informó a Suma Política el presidente del bloque Cambiemos del Concejo de Victoria, Franco Brassesco, “el pedido de excepción que solicitó la empresa La Carolina perdió estado parlamentario”, con lo cual para poder tratarlo deberá ser reingresado al cuerpo legislativo, algo que parece muy improbable en este contexto.


Fotografía: Alan Monzón

Navegando en los precios


Solamente hay que decidirse a navegar por el río Paraná para ver entre las islas diversos carteles que ofrecen terrenos, lotes y cabañas. Hay tantas opciones y ofertas que abruma. El precio depende de la cantidad de metros cuadrados del terreno y de si tiene o no edificaciones realizadas, como paradores, decks, parrilleros, entre otros.

De un mapeo de ofertas por distintos portales que realizó Suma Política surgen propuestas de todo tipo: desde 30 mil dólares por lotes de 2.500 metros cuadrados —ubicados a 10 minutos de la costa rosarina— hasta lotes de 40 mil dólares que se encuentran frente al parque Urquiza.

Espacios mucho más montados y con cabañas incluidas, para dos o tres personas, muelle propio, terraza deck, energía solar, parrillero, parque, entre otras comodidades, a la altura del Monumento a la Bandera, pueden llegar a costar entre 200 y 300 mil dólares.

Son terrenos que, por lo menos, tienen siete mil metros cuadrados, con lo cual es un precio sumamente atractivo en comparación con lo que cuesta, por ejemplo, un departamento de 80 metros cuadrados de dos dormitorios en el microcentro de la ciudad (unos 130 mil dólares).

Otras opciones que se encuentran navegando por el Paraná son lotes linderos con los paradores que se llenan de personas en el verano. Las posibilidades son muy amplias. Hay campos que se ofrecen en conjunto, con más de 150 metros de frente y 100 de fondo, que pueden llegar a tener un costo entre 120 y 180 mil dólares, cuentan terratenientes. La ubicación de este estilo de terrenos es más cercana a la altura del balneario La Florida.

Otras fuentes, habitués de navegar entre las islas, admitieron a este medio que hay un mercado “un poco más informal”, en el que los dueños de los campos venden o alquilar pedazos de tierra o “ranchos” como le dicen en la zona con precios que pueden rondar los 10, 15 y 20 mil dólares, según la extensión. La transacción se hace de manera directa, a veces con escritura y otras “no tanto”, indicaron.


Facebook comentarios
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Suma Política. Todos los derechos reservados. 2020