Connect with us

Hi, what are you looking for?

Sociedad

El Tucumano ya para en Serodino y alienta el sueño de un tren de cercanía Rosario-Gálvez

El miércoles 5 de mayo pasado no fue una jornada más para la localidad santafesina de Serodino: a las once y cuarto de la mañana de ese día, después de treinta y tres años, paró en su estación ferroviaria el tren El Tucumano, que une la ciudad de Buenos Aires con la de San Miguel de Tucumán, pasando por Rosario. Casi como una postal renovada del siglo XIX, más de un centenar de vecinos salió a saludar la llegada del tren, un signo de lo que es para gran parte de la sociedad del interior argentino la restitución del servicio ferroviario de pasajeros.

El Tucumano paró en esa localidad y ello alentó expectativas en la región para que comience a circular un tren de cercanía sobre ese ramal del ex Ferrocarril Mitre, uniendo el trayecto que tendría, en sus extremos, las estaciones de Rosario y Gálvez y, entre ambas, las de Camilo Aldao, Andino, Serodino, Carrizales, Díaz, Casalegno y Bernardo de Irigoyen. Nueve localidades santafesinas volverían a estar así unidas, a diario, por el tren.

No fue una casualidad que El Tucumano volviera a parar en Serodino y no en otro sitio: allí se gestó desde hace más de un año un movimiento propositivo en el seno de la sociedad civil para la vuelta del tren, apoyado por la dirigencia política del lugar; lo que ocurrió el 5 de mayo fue un hito en ese contexto.

“Fue una motivación muy grande lo que eso generó en nuestro pueblo y también que viniera (Martín) Marinucci (director nacional de Trenes Argentinos) para la ocasión; es decir, fue un puntapié inicial que ya Santa Fe y Laguna Paiva están pidiendo, Rosario está pidiendo, también Villa Constitución”, expresó a Suma Política Juan Pio Drovetta, presidente comunal de Serodino. Vale destacar que en esa oportunidad le fue entregado al titular de Trenes Argentinos un documento suscripto por los presidentes comunales de la zona, solicitándole una vez más el regreso del tren Gálvez-Rosario.

El Tucumano que va desde Buenos Aires hacia la provincia del norte, desde mayo último para en Serodino los domingos y miércoles a las 20.35. En tanto, el servicio que parte desde la estación ferroviaria tucumana de Cevil Pozo hacia Buenos Aires hace lo propio en la localidad santafesina los miércoles y sábados a las 11.15. Son dos servicios semanales por sentido. Todos paran, también, en las estaciones de Rosario y de Gálvez.

“Nuestra gente ya está utilizando estos servicios como un tren de cercanía, aunque no lo sea, muchos de Serodino viajan así a Rosario o a Gálvez. Hace unos días, desde aquí, convocamos a una reunión a todos los intendentes y presidentes comunales de la zona que estamos unidos por el ramal para articular gestiones y acciones para poner cada día mejor nuestras estaciones con vistas a un tren de cercanía —señaló Drovetta—; lo importante en esto es que estamos trabajando todos juntos, más allá de los colores políticos”.

“Trabajamos todos los días un poco para esto, hermoseando nuestras estaciones. La de Aldao está linda, también la de Andino, en Carrizales están arreglando el techo… En fin, todo el corredor se está arreglando”, añadió el presidente comunal, electo por el Frente Progresista Cívico y Social, que va por su segundo mandato.

Drovetta sostiene que el tren de cercanía que uniría Gálvez con Rosario podría estar más próximo que otros que se piensan para la zona: “La ventaja que tenemos respecto de algunos otros —considera— es que aquí se está en condiciones de circular ya mismo si se cuenta con el material rodante. En otros lados tienen que trabajar en infraestructura y no sólo de durmientes o rieles, sino mucho más. Por lo tanto, nosotros tendríamos, en términos de tiempo, una ventaja. Debería aparecer el material rodante, que lleguen los trenes que habían licitado. Creemos que con una locomotora y tres vagones sería suficiente para instalar el servicio”, indicó.

“Trabajamos todos los días un poco para esto, hermoseando nuestras estaciones. La de Aldao está linda, también la de Andino, en Carrizales están arreglando el techo… todo el corredor se está arreglando”

Resta saber cómo se inscribirá este proyecto en el contexto de las prioridades políticas a nivel nacional. Días atrás el titular de Trenes Argentinos volvió a visitar Rosario para anunciar que, posiblemente, hacia fin de año comience a circular un tren de cercanía que una esta ciudad con Cañada de Gómez: “Queremos tener en diciembre el primer tren circulando en estos 70 kilómetros que nos separan con Rosario”, dijo Marinucci en Cañada. De momento, sólo una aspiración más.

“El tren es económico, llega siempre a tiempo, es ecológico, sus ventajas son muchas y la gente está muy movilizada —remarcó Drovetta—; es una picardía no aprovechar este transporte estando las vías, por supuesto que no nos vamos a comparar con Europa, pero es posible un tren metropolitano”.

De momento, el presidente comunal imagina ese tren Gálvez-Rosario con dos servicios diarios, uno por sentido: “Uno que salga de Gálvez temprano y pare aquí en Serodino a las ocho de la mañana, aproximadamente —dice—, y otro que pegue la vuelta desde Rosario a las cinco de la tarde”.

Queda, por cierto, la negociación que deberá realizar Trenes Argentinos con el Nuevo Central Argentino (empresa que tiene la concesión de los rieles y transporta cargas por el mismo ramal). Drovetta supone al respecto que las zonas de espera y de paso son, y están, adecuadas en la zona para que ambos trenes (el de carga y el de cercanía) puedan articular sus recorridos sin inconvenientes.

Serodino —cuya estación ferroviaria luce impecable por estos días— hizo historia ya que entró, gracias a su empuje, en las quince paradas que hoy tiene El Tucumano: Campana, Zárate, Baradero, San Pedro, San Nicolás, Rosario Sur, Rosario Norte, Serodino, Gálvez, Rafaela, Sunchales, Ceres, Pinto, Colonia Dorá y La Banda.

“Debería aparecer el material rodante, que lleguen los trenes que habían licitado. Creemos que con una locomotora y tres vagones sería suficiente para instalar el servicio”

Para los interesados en viajar y hacer la experiencia en El Tucumano como tren de cercanía, algunos datos precisos: el costo del boleto entre Rosario y Serodino cuesta 30 pesos en primera clase y 35 en pullman, mientras que el valor desde Serodino hasta Cevil Pozo (Tucumán) es 440 y 525 pesos, según se elija uno u otro servicio. Asimismo, desde la nueva parada de Serodino, el boleto a Buenos Aires cuesta actualmente 330 pesos en primera y 395 en pullman.

Dos detalles, de momento, reubican en los nuevos tiempos a los que viven con mucha nostalgia. Por un lado, ya no hay boleterías en Serodino, tampoco cartoncitos que el guarda “picará”, la venta de pasajes es online (www.argentina.gob.ar/transporte/trenes) y el viajero puede también portar el comprobante de la compra en su teléfono celular, sin necesidad de imprimirlo. Por otro, aquellos nostálgicos deberán esperar un tiempo más para que en el tren se restituyan los servicios de camarote y coche comedor.

Facebook comentarios
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Suma Política. Todos los derechos reservados. 2020