Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

Hermetismo en la Casa Gris sobre la crisis política entre Alberto y Cristina

Mientras en la Casa Rosada se atravesaban días de extrema tensión por la crisis política desatada entre el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, el gobernador de la provincia, Omar Perotti, decidió mantenerse alejado y refugiarse en el silencio para evitar recibir alguna esquirla. Hermetismo total, así podría describirse la decisión que se tomó en la Casa Gris respecto al fuego amigo que se vivió en la coalición gobernante. ¿Se viene una provincialización fuerte?

En una Argentina donde las cosas cambian frenéticamente, en la cabeza del rafaelino nunca estuvo la intención de acercarse al tornado político que se generó luego de la dura caída del Frente de Todos en las Paso. Por ese motivo es que no se sumó a la fila de algunos gobernadores que salieron a apoyar a Fernández por Twitter. 

Perotti decidió evitar tocar el tema en público y hasta con ciertas personas allegadas, actitud que imitó su círculo íntimo. Se encuentra en plena cocción la estrategia para las elecciones generales y cómo continuar con la gestión provincial, algo de importancia extrema para el rafaelino. Se centrará en eso, profundizará las políticas que ya viene realizando e intentará imprimirle un sello propio.

En las más altas esferas del país la cuestión política ardió hasta el jueves a la noche -cuando se tendieron puentes para comenzar el reacercamiento entre el presidente y la vicepresidenta-, y con este análisis Perotti tomó la decisión de jugar más fuerte a la “provincialización” que llevó a cabo en las internas. Subirá un cambio y pisará el acelerador. Ahora puede hacer pie dentro del propio peronismo, luego de salir consolidado de la interna en la que la lista oficialista encabezada por Marcelo Lewandoski y María de los Ángeles Sacnun sacara 331.075 votos contra los 163.501 de Agustín Rossi y Alejandra Rodenas.

En el perottismo inflan el pecho por la conformación de Hacemos Santa Fe, un espacio que, según entienden, al ser local les permitirá escapar de todo el caos nacional. ¿Será el momento en que Perotti empiece a tejer alianzas con otros gobernadores o gobernadoras que piensan como él?, y si ya existe algún vínculo, ¿es tiempo de reforzarlo?

Otro indicio de que el gobernador busca transitar la etapa previa a las elecciones generales en paz es que no hará ningún cambio de gabinete por el momento. Esperará que pasen los comicios de noviembre y ahí efectuaría algunas variantes, algo que dejó entrever el domingo de las Paso. El ministro de Gobierno, Roberto Sukerman, que pertenece al espacio de Rossi, estaría en el ojo de la tormenta. ¿Correrá con la misma suerte el ministro de Cultura? Jorge Llonch es el esposo de la vicegobernadora, que también jugó electoralmente contra el mandatario. El tiempo dirá.

Pero mientras las horas más críticas del gobierno nacional parecen empezar a quedar atrás -el presidente anunció este viernes a la noche a los nuevos ministros que conformarán su gabinete-, el mandatario local sigue diagramando su estrategia para salir fortalecido de esta crisis.

Facebook comentarios
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Suma Política. Todos los derechos reservados. 2020