Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

Interpelación inédita: los ministros Capitani y Corach jugaron de visitante pero en el Senado no había público

Las dos primeras interpelaciones del Senado santafesino en décadas no fueron transmitidas en vivo por la página web de la Cámara alta. Sólo los cronistas parlamentarios que concurrieron a la Legislatura el miércoles 20 y el jueves 21 contaron con una impresión directa del paso de los ministros. Además, el gobierno provincial se ocupó de hacer lo necesario para que se propague su visión. Pero hubo taquígrafos, además de cruces de videos, momentos álgidos con pirotecnia verbal y una evidente incomodidad en el peronismo por la exposición de su interna en medio del proceso electoral.

El titular de Desarrollo Social, Danilo Capitani, fue citado por los alimentos que reparten candidatos del peronismo, y Marcos Corach de Gestión Pública por la distribución de los fondos del Plan Incluir, que según la oposición excluye de las porciones más grandes a los municipios y comunas que no son justicialistas.

Los funcionarios fueron a jugar de visitantes a un Senado en el que casi no había público. Es cierto que la actividad parlamentaria nunca fue pasión de multitudes, pero en los cuerpos deliberativos a los dirigentes políticos les gusta fantasear con que en las barras está el pueblo. Y el juego democrático necesita de esa idea. A fin de cuentas es una representación parlamentaria.

La decisión fue sesionar a puertas abiertas, sin límites para los periodistas que pudieran pasar varias horas tomando apuntes pero sin la habitual televisación en vivo por internet que desde hace años se hace de cada sesión y que la pandemia convirtió en una cita ineludible para la prensa especializada. 

Quienes siguen estas ligas se perdieron momentos destacados del primer encuentro en el que parece haber salido con un mal resultado el ex senador del departamento San Jerónimo, Danilo Capitani, y también del segundo, en el que bien podría pensarse en un meritorio empate del rafaelino Corach (o acaso haya revancha).

Por lo pronto ya hubo un anuncio del jefe del bloque del radicalismo, Felipe Michlig, de llevar la versión taquigráfica y los documentos de la reunión con Capitani a la Comisión de Peticiones, Reglamento y Juicio Político de la Cámara alta para que eventualmente el tema sea de toda la Legislatura y algún diputado inice un eventual proceso acusatorio. Parece improbable pero dependerá de qué pase en las próximas semanas, hasta las elecciones.

De Corach no se ha dicho lo mismo pero habrá que ver qué sucede cuando los asesores pongan la lupa sobre los voluminosos biblioratos que el ministro dejó en manos del sancristobalense Michlig.

Decretos inaccesibles

Las cifras que muestra la oposición por habitante en jurisdicciones pintadas de azul justicialista en comparación con la misma cuenta por poblador de ciudades y pueblos de rojo progresista, radical o socialista, o de amarillo pro son notables: 660 pesos para los unos; 156 pesos para los otros (medido por habitante).

Corach ha dicho que en términos absolutos (y según las “actas aprobadas”) el 66 por ciento del total de los fondos va a gobiernos opositores.

Michlig respondió que desde que comenzó el año hubo 2.222 decretos pero que solo 125 fueron publicados en el Boletín Oficial y son accesibles para cualquier ciudadano “o legislador opositor”. En la intranet de la Casa Gris es otra cosa. 

Ministro sincero

Las palabras discrecionalidad y discriminación se parecen. Y la segunda necesita de la primera. Si en el Estado hay discriminación es porque se han fijado las condiciones para las decisiones discrecionales. Hoy ese marco legal es el mismo de las gestiones anteriores: con el Plan Abre antes y con el Incluir, ahora.

Recién cuando terminaba el ciclo de tres gobiernos frentistas se votó una ley para regular al Abre y extenderlo a las 365 jurisdicciones. Después, mediante un decreto, el gobernador Omar Perotti declaró inaplicable la norma (basado en un dictamen de Fiscalía de Estado) y para hacer más prolijas las cosas la Legislatura derogó aquella norma. El Senado ha vuelto a aprobarla, bajo el nuevo nombre.

Corach fue acusado por Lisandro Enrico (UCR-General López) de mentir con los datos sobre el reparto de los fondos. Pero el radicalismo que pidió su interpelación y el bloque peronista del Nes que también lo cuestionó no tomaron nota de la sinceridad en la que incurrió Corach a lo largo de su exposición: sus definiciones sobre qué espera poder hacer el gobierno provincial con los 4.000 millones de pesos de ese programa en el presupuesto 2022 quedaron expuestas con toda claridad.

El funcionario reivindica la facultad del Poder Ejecutivo de asignar partidas para financiar obras a municipalidades y comunas según su leal saber y entender, “en el contacto directo con el territorio”, es decir, sin tener por qué atarse a criterios demográficos, de necesidades básicas insatisfechas, o bajo los coeficientes por coparticipación que no dejan lugar a dudas. Rechazó esos “rigores  aritméticos”.

Corach reivindica la facultad del Poder Ejecutivo de asignar partidas para financiar obras a municipalidades y comunas según su leal saber y entender, “en el contacto directo con el territorio”

La interpelación era al ministro Corach pero en el banquillo de los acusados estaba sentado el Plan Incluir, su implementación y los números de una distribución cuestionada. Pero el discurso señalado de Enrico le dio un giro inesperado al intercambio que por momentos fue un debate interpersonal entre Corach y Michilig o entre aquel y Traferri.

Fondos, mentiras y videos

La proyección de videos en el recinto ocupó un lugar central en la visita de Corach, tal como antes había ocurrido con Capitani. Y como bien señaló desde el oficialista bloque Lealtad Ricardo Kaufman (PJ-Garay), está claro que quienes redactaron el reglamento interno de la Cámara y mucho menos el artículo 45 de la Constitución de Santa Fe “no pudieron imaginar” un recurso de esa naturaleza en el recinto de sesiones. 

El radicalismo ya había usado imágenes y fotos contra Capitani para probar movimientos de bolsas con comida presuntamente comprada por la Provincia, a cargo de candidatos del peronismo.

El jueves repitió las proyecciones para dar testimonios de intendentes y presidentes comunales que no militan en el PJ y que frente a la Casa Gris sienten que están solos y esperan que alguna vez se hagan las obras que han solicitado.

Hubo varias intervenciones a propósito de los dichos de Enrico y una de ellas aún reververa en forma digital, de celular en celular, ya no dentro sino fuera del hemiciclo de 19 bancas. La lanzó Traferri. Palabras más, palabras menos, que no era hora de enojarse para el oficialismo sino de cambiar a tiempo, de corregir y “no mentir ante lo que es evidente”. En fin, de “volver mejores”. Afirmó que así como Corach se habrá sentido dolido y enojado, porque “es verdad que antes el que discriminaba era el Frente Progresista” también el representante por San Lorenzo lo está. Y en ese momento deslizó algo que no venía al caso (¿o sí?): “Cómo cree ministro que me siento yo, cuando la viuda de Perona (un empresario del juego ilegal fallecido) dice que recaudaba para mí (con casinos ilegales) en Rafaela… Es como que alguien diga que en San Lorenzo alguien recaudaba para el senador Calvo”, es decir, el senador por Castellanos. Corach es rafaelino y del tema por el que el senador no ha aceptado ser indagado por la justicia no se volvió a hablar.

Semáforo

Una catarata de gritos de Eduardo Rosconi (PJ-Lealtad-Caseros) mostraron el enojo de Lealtad con el uso que el radicalismo hizo de unas famosas declaraciones de Agustín Rossi, en las que asegura que se obligó a intendentes y presidentes comunales peronistas a participar de una reunión en la que debieron dejar sus celulares a buen resguardo para que quedara en secreto “el apriete” de la “teoría del semáforo”. Acelera, pone en espera o detiene los trámites para recibir obras según cada resultado electoral, sostuvo en medio de la campaña de las Paso el ex ministro de Defensa, y la UCR pasó ese videíto.

El gobierno pasó el suyo: una sólida lista de casos de intendentes y presidentes comunales felices con el Incluir. Se puso en primer término a Emilio Jatón y se dejó a Pablo Javkin para el cierre.

Bolsones y desaguisados

Alguna vez habrá que responder por qué la ayuda social tiene su propio léxico: desde hace décadas la merienda que toman los chicos en las escuelas es una “copa de leche”, no una taza, y los barrios pobres o marginados hoy se llaman “el territorio” (hace tanto que no queda bien decir “carenciados”). A los beneficiarios se los debe mencionar como “ciudadanos titulares de derechos” y ese lenguaje políticamente correcto fue seguido a pie juntillas por el ministro Capitani. La palabra “bolsones” es de la militancia, no de los pappers de quienes elaboran conceptualizaciones y programas para “las políticas públicas para garantizar el acceso a esos bienes”.

De arroz, de fideos guiseros y de botellas de aceite, de mercadería no perecedera para enfrentar el hambre, discutieron senadores y Capitani. (El ministro se alegró de anunciar que habrá también nutritivas latas de pescado de mar para reforzar esas dietas).

El funcionario dijo que la asistencia creció 250 por ciento de 2019 a hoy. Y que apenas el 2 por ciento es entregado materialmente, embolsado, como si el Estado fuera un supermercado minorista. Y que a esa tarea la hacen sobre todo organizaciones intermedias, entidades de bien público, iglesias, clubes y municipalidades y comunas.

“Puede haber ocurrido”, admitió cuando se le preguntó si candidatos del PJ habían repartido bolsas con comida. Pero aclaró ante las fotos y los videos que no le consta que esas fueran mercaderías provistas por el Estado santafesino. Aseguró que su ministerio tiene una trazabilidad con una geolocalización de cada entrega, hasta que llega a manos de quien lo distribuye. Lo que pasa después, claro, es harina de otro costal.

“Puede haber ocurrido”, admitió Capitani cuando se le preguntó si candidatos del PJ habían repartido bolsas con comida. Pero aclaró ante las fotos y los videos que no le consta que fueran mercaderías provistas por el Estado

Capitani advirtió que con las tarjetas para otorgar beneficios se desarticulan los sistemas clientelares y subrayó que allí está la mayor parte del esfuerzo estatal en esta gestión. El 2 por ciento de 2.670 millones es igual a 53 millones.

A Capitani los radicales lo corrieron con casos puntuales de entregas a cargo de candidatos del peronismo, que el ministro atribuyó a la doble militancia de estos, tanto en el PJ como en la organización, fundación, club u ONG en la que también se desempeñan. Sin embargo, fueron otros datos los que lo dejaron hablando en primera persona y de su propia familia.

Mensaje

“Ustedes saben que yo en 16 años como senador nunca nombré a un familiar mío en la Cámara”, les recordó a sus ex pares cuando se lo consultó por la ley de ética pública y la existencia de subsidios de su ministerio a dos entidades intermedias del departamento San Jerónimo al que representó durante cuatro períodos.

Los fondos otorgados suman casi diez millones de pesos y en un caso “un familiar directo suyo”, según Michlig, integra la conducción de una de las entidades beneficiarias; en el otro, en la comisión directiva, sigue el subsecretario de Asuntos Penitenciarios Jorge Bortolozzi, de la ciudad de Coronda. El ministro dijo que eran sendas entidades las que debían resolver esas situaciones, visiblemente incómodas, pero ya había opinado sobre cómo él interpreta la norma que rige para cuando un funcionario puede pedir excusarse de —por ejemplo— firmar un subsidio o participar de un acto de gobierno.

Leonardo Diana (UCR-San Jerónimo) es quien lo sucedió en la banca a Capitani y antes le había preguntado por qué participa de todos los actos oficiales en ese departamento, aunque nada tengan que ver con su área. Allí el ex precandidato a vicegobernador de María Eugenia Bielsa se explayó sobre el gabinete como un equipo y respecto de los límites que sí deberían proceder. Entonces sí se le lanzó el dardo que provocó su reacción, que es también una advertencia: yo no nombré a nadie.

Facebook comentarios
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Suma Política. Todos los derechos reservados. 2020