Connect with us

Hi, what are you looking for?

Suma Politica

Colegios congregacionales dicen que la suba es justa pero no la pidieron

Colegios congregacionales dicen que la suba es justa pero no la pidieron



S.P.


“El aumento es justo, correspondía un ajuste en las cuotas”. La definición es de Claudia Stern, coordinadora de la delegación Santa Fe de la entidad que nuclea a los colegios de las congregaciones religiosas. No obstante, niega cualquier tipo de injerencia en la decisión del Ministerio de Educación de autorizar un incremento: “Salió por disposición del servicio provincial, a nosotros nos sorprendió igual que a todos”.

Los colegios congregacionales de Rosario están nucleados en la Federación de Asociaciones Educativas Religiosas de la Argentina (Faera), que incluye 72 congregaciones de todo el país y 450 establecimientos, entre ellos el 90% de los que existen en Rosario (como Cristo Rey, San José, María Auxiliadora, Sagrado Corazón).

Hace aproximadamente cinco años las escuelas de congregaciones se separaron del Arzobispado. “Los superiores, priores o prioras, entendieron la importancia de que las congregaciones tengan su propio espacio. No para dividir ni separar, porque en muchas cosas trabajamos juntos”, dijo Stern para explicar aquella decisión.

Definió la situación de los colegios que representa como “preocupante” debido a una pronunciada merma en los ingresos. “Tenemos colegios enclavados en barrios pobres, que hacen todo un trabajo social, y tenemos otros de clase media e incluso alta. En todos la recaudación bajó terriblemente. El que menos mora tiene está en el orden del 30 o 40 %. Además de la cuota, teníamos ingresos por actividades extra, alquiler de espacios, escuelas de fútbol, de patín, y se cortó todo”.

Stern reivindica las acciones que se tomaron para tratar de paliar la crisis, como “ayudas a las familias, becas, facilidades de pago, bolsones de alimentos”, aunque resalta que la situación es crítica: “Los colegios están por lo general en edificios añosos, los techos se siguen rompiendo, las cañerías también, es una realidad compleja”. También asegura que la mayoría de ellos no percibió los ATP que dispuso el gobierno nacional “porque para Afip resultó complejo interpretar la figura, con empleados que reciben una parte de sus ingresos del Estado y otra parte de un privado”.

Esta realidad compleja, por el momento, no se tradujo en una pérdida de matrícula en los colegios de la provincia, con la excepción “de los jardines maternales, de 2 y 3 años, que no corresponden a la educación obligatoria. Allí se vio una fuga directamente, y los padres tampoco están inscribiendo para el año que viene”.

¿Van a aplicar el aumento anunciado por Educación?

—Se dejó en libertad de acción a los colegios. Faera sacó una carta donde se explica que el aumento va de la mano de la resolución 018 de 2003, que dice que cuando se incrementa el salario del docente testigo sube la cuota. Nosotros les enviamos a las familias de nuestra comunidad educativa una carta con esa argumentación. Los docentes recibieron un bono de tres mil pesos.

Los otros sectores de la educación privada, mayoritariamente, no lo van a aplicar.

—En Faera, dentro de lo acordado a nivel general, cada congregación tiene autonomía. El criterio general es que lo consideramos justo y que correspondía el aumento de cuota; ahora, hay diferentes realidades. Algunos colegios lo han aplicado y otros no; algunos desde agosto, otros desde septiembre.

¿Los colegios congregacionales pidieron el aumento al gobierno?

—El aumento salió por disposición del servicio provincial. A nosotros nos sorprendió tanto como a todos. Nosotros no impulsamos el aumento, no tenemos ese nivel de injerencia para nada.

Entonces, ¿por qué se autorizó?

—El análisis que hacemos es que salió esa disposición porque la provincia tiene decidido, acuerde o no en paritaria, que este mes va a dar otro bono u otra asignación no remunerativa; lo que hizo con ATE y UPCN lo va a hacer con los docentes, de eso no hay duda. No obstante, si para este mes no sale un nuevo bono se va a tener que bajar la cuota. Porque la ley es clarita. Si no hay bono o incremento salarial se va a tener que volver atrás con el aumento.

(La entrevista se realizó horas antes de que se conociera la resolución del gobierno de Perotti de otorgar un bono hasta fin de año a los asistentes escolares).

¿Por qué que no es público lo que recibe cada escuela de parte del Estado?

—Desconozco, pero supongo que es por lo complejo, por la movilidad del gremio docente, de los asistentes escolares, cátedras que se dan de baja, o de alta, el mes que viene se dan de baja tales horas y no viene el dinero, es muy dinámico. Supongo que debe responder a eso. A cada escuela llega una cantidad de dinero que se imputa a una cuenta de cada trabajador. No viene a una cuenta general. Y cada representante legal es responsable del manejo de esos fondos.


Facebook comentarios
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Suma Política. Todos los derechos reservados. 2020