Para que la movilidad no sea una traba para estudiar, Perotti lanzó el boleto gratuito y por una vez se cerró la grieta



Daniel Abba


Con la puesta en marcha del boleto educativo gratuito en toda la provincia de Santa Fe, el gobernador Omar Perotti logró saltar las diferencias de la grieta política. No sólo recibió el reconocimiento de sectores distantes de su partido, sino también de los opositores menos pensados.

El ex gobernador Miguel Lifschitz le reconoció el punto. “Es un avance indudable que contribuye a garantizar el derecho a la educación de todos y todas”, escribió en su cuenta de Twitter, donde no es frecuente encontrar este tipo de expresiones a favor del gobierno del peronismo.

Si bien se trata de una decisión personal del gobernador Perotti, todo el gobierno provincial le dio al anuncio jerarquía de mayor rango. Varios íconos rodearon la puesta en escena: un escenario especial montado en el Monumento a la Bandera, donde se hacen los grandes anuncios; una presentación casi teatral con estudiantes y docentes, y hasta una carpa como gran stand en la plaza San Martín, frente a la sede de la Gobernación en Rosario, para explicar el sistema de manera presencial.

Y cosechó elogios de todo el arco político, que dejaron las diferencias de lado y pusieron el acento en que se trata de un tema que pone el eje en la asistencia a la educación, con la lógica de que la movilidad no sea un problema para estudiar o enseñar.


Santa Fe Ciudad

El logro del gobernador salda también una deuda. Primero porque fue una promesa de su campaña electoral que recién pudo comenzar a cumplir casi un año después a raíz de la pandemia. La iniciativa se había lanzado pocos días antes del 20 de marzo de 2020, cuando llegó a abrirse la inscripción para otorgar este beneficio de una manera más gradual de cómo se hará ahora. Iba a iniciarse con los usuarios del transporte interurbano primero, pero tuvo que suspenderse por la pandemia.

También pone al día a Santa Fe, ya que sólo otras dos provincias tienen beneficios similares. Córdoba arrancó con este beneficio en tiempos del gobernador José Manuel De la Sota en el 2012, y también rige en Mendoza, donde el sistema de transporte es provincial. En Córdoba inicialmente el beneficio era más amplio, pero con los años se fueron agregando algunas restricciones.

En Santa Fe la inversión del Estado será de 4.500 millones anuales, el equivalente al presupuesto de una ciudad intermedia de la provincia. Ese es el monto que está previsto en el presupuesto aprobado por la Legislatura para poner en práctica el boleto educativo gratuito. Se calcula que el universo potencial de beneficiarios podría alcanzar a los 500 mil usuarios. Solamente el primer día de inscripción se registraron 40 mil solicitudes.



Una distinción es que los fondos para sostener el boleto educativo gratuito no se mezclan con los subsidios, tanto nacionales como provinciales y municipales, que se afectan al sostenimiento del sistema de transporte, para compensar las tarifas que, si tuvieran el valor que corresponde a los costos de los insumos, serían inaccesibles para el público.

En este punto, el gobierno nacional destacó que triplicó este año, con respecto al 2019, el subsidio que envía a Santa Fe para el transporte urbano: pasó de 1.021 millones a 2.900 millones. En enero pasado transfirió 434 millones y en febrero y marzo prevé 217 millones cada mes.

“El esfuerzo del gobierno de Omar Perotti es significativo y es posible en un contexto en el que el gobierno nacional triplicó la asistencia a las provincias. Por eso celebramos la decisión que adopta Santa Fe de invertir en el trayecto completo de la educación, incluyendo el transporte”, señalaron a Suma Política desde el Ministerio de Transporte de la Nación.



El boleto educativo gratuito beneficia a estudiantes, docentes y asistentes escolares de todos los establecimientos educativos de la provincia. “Incluye a docentes y no docentes también, siempre que sean provinciales. Los docentes y no docentes de las universidades nacionales no entran porque no son empleados públicos provinciales. Sí los estudiantes universitarios”, aclaran desde la provincia.

A último momento se eliminó uno de los requisitos para acceder al beneficio. Se trata del tope de ingresos, que no debía superar el valor de dos salarios o canastas familiares. La decisión se tomó en el marco de las negociaciones por la paritaria docente, donde se advirtió que algunos docentes podían exceder ese nivel de ingresos familiares. Para favorecer la implementación del boleto gratuito se eliminó el requisito para todos los beneficiarios.

Tampoco era una situación fácil de controlar. Los datos de ingresos van a constar en una declaración jurada, ya que se descartó cruzar datos con Anses y Afip, para no complicar el trámite.

Más efectivo de verificar es el límite de distancia que se requiere para acceder al beneficio. Cuando el interesado se inscriba, deberá constar el domicilio que figura en el documento y la dirección del colegio donde cursa o da clases. El margen de fraude en este punto se considera menor.

“Fue difícil ensayar el sistema. Por eso se había pensado empezar gradualmente con el transporte interurbano. Ahora por el tiempo transcurrido y la vuelta de la presencialidad escolar hubo que largar todo junto. Seguramente habrá que hacer ajustes”, pronostican quienes estudiaron largos meses el tema.

Un problema no menor, antes y durante la implementación, será la simultaneidad de tres sistema de pago distintos: la Sube, la Movi en Rosario y los de media distancia provincial que no tienen ni Sube ni Movi, sino código QR.

Ese fue el punto que llevó más tiempo de estudio. Además se deberá articular el sistema con otras ciudades de la provincia como Rafaela y Venado Tuerto, que ya tienen transporte gratuito para estudiantes. En esos casos, la provincia va a sumar un complemento en el marco de este sistema.

Tampoco resultó menor la inscripción de interesados, debido a la cantidad de beneficiarios que se anotaron de golpe.

En paralelo al boleto gratuito, se mantiene la posibilidad de tener y gestionar el medio boleto. “Se puede sacar el gratuito pero se conserva el medio boleto por si se excede en alguno de los requisitos”, precisaron. Por ejemplo, el boleto gratuito establece como condición que el beneficiario no puede vivir a menos de diez cuadras del establecimiento escolar al que vaya, mientras que el medio boleto reduce ese requisito a ocho cuadras.

En base a la información de las tarjetas Sube, Movi y de las empresas de transporte, la provincia va a pagar la cantidad de viajes que realizaron los beneficiarios.

El gobierno provincial abonará el costo del boleto a estudiantes de nivel inicial, primario, secundario, terciario y universitario; así como también a docentes y auxiliares de establecimientos educativos reconocidos por el Ministerio de Educación que utilicen el servicio público de transporte automotor de pasajeros interurbanos, suburbanos y urbanos.

En el caso de las líneas urbanas, el gobierno provincial cubrirá el costo de dos boletos diarios —al igual que en las interurbanas— si la distancia entre el domicilio y el establecimiento educativo es menor a 60 kilómetros. En el caso de que el recorrido sea mayor, se cubrirán dos boletos al mes.

El Boleto Educativo Gratuito entrará en vigencia a partir de la reanudación del presente ciclo lectivo, el 15 de marzo. Sólo podrá utilizarse en los servicios de las empresas provinciales y municipales que cubran trayectos dentro de la provincia de Santa Fe. La inscripción ya comenzó y se puede realizar ingresando en santafe.gob.ar/boletoeducativo/



Facebook comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *