Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

Parecidos pero diferentes: La Cámpora y el Evita, una incipiente grieta en el Frente de Todos santafesino

Son jóvenes, del campo nacional y popular, no reniegan de su ideología de centro izquierda, reivindican con vehemencia a los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner y militan en el territorio, junto a las bases. Sin embargo, en Santa Fe los seguidores de La Cámpora y el Movimiento Evita no sólo están en tensión como ocurre a nivel nacional, sino que además se enfrentarán en las Paso: los primeros acordaron con el gobernador Omar Perotti y los otros se encolumnaron detrás de Agustín Rossi. Diferencias en el armado, recelos personales, miradas distintas sobre la marcha del gobierno provincial y nacional y en especial los posicionamientos para 2023 explican la grieta al interior del Frente de Todos santafesino.

Las diferencias entre La Cámpora y el Evita vienen desde hace tiempo y se dan en todo el país. Pero en las últimas semanas la tirantez escaló fuerte en la provincia: el cierre de listas los encontró claramente en veredas opuestas y con acusaciones cruzadas que hasta ponen en peligro la unidad en la diversidad post primarias.

Los que conocen desde adentro ambos movimientos destacan que sus orígenes son distintos y que ocupan posiciones diferentes en el espacio kirchnerista. El Evita, encabezado por Fernando Chino Navarro y Emilio Pérsico se mueve más cerca de los sectores informales, de la economía popular, de los barrios más postergados, confluyendo con Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa y la CTEP de Juan Grabois. La Cámpora, liderada por Máximo Kirchner es más “estatista”, busca la universalización de los derechos, la reconversión productiva y no recela de los sectores medios urbanos

Suma Política dialogó con un referente rosarino de cada uno de los espacios en pugna. Sus lecturas de lo ocurrido en el armado de listas y la mirada sobre la marcha de los gobiernos provincial y nacional difieren fuerte. Por ende, abren un signo de interrogación sobre el devenir del Frente de Todos.

El principio del desencuentro

El germen del enfrentamiento electoral se dio en el armado de las listas para concejales, cuyo cierre operó dos semanas antes de las boletas nacionales. La falta de acuerdo fue patente: el Frente de Todos terminó presentando 10 listas.

“Nosotros hicimos una fuerte apuesta a la unidad. Planteamos que estábamos ante una campaña distinta, atravesada por la pandemia que nos obligaba a buscar un candidato instalado y se pensó, por su alto conocimiento y perfil de síntesis en Marcelo Lewandoswki. Pero el espacio de Rossi y el Evita se opusieron porque eso implicaba posicionarlo muy fuerte (al senador provincial) para la Intendencia en 2023 y ellos ya tienen a Roberto Sukerman para esa carrera”, contó el referente de La Cámpora.

Desde el Evita hubo otro relato. “Lo de Lewandowski primer candidato a concejal nunca existió. Le fueron a proponer eso a Marcelo y él les dijo que si ellos (por el perottismo y La Cámpora) armaban todo y convencían a todos se sumaba. Pero nunca arrancó esa hipótesis”, replicaron.

Misión imposible

Con ese antecedente tumultuoso, las distintas ramas del Frente de Todos volvieron a verse las caras para el cierre de las listas nacionales. La opción de la unidad asomaba como una misión imposible.

“Ellos llegaron a la negociación con la idea de que Rossi sea candidato y todos sabemos que el Chivo es un gran ganador de internas pero un perdedor de las generales. Por eso se planteó que buscaran otra opción. Hubo en ese sector mucho egoísmo, mucho narcisismo y no se pudo alcanzar la unidad”, contaron desde La Cámpora.

En el Movimiento Evita dieron otra versión de los hechos. “Alberto (Fernández) y Santiago Cafiero le dijeron a Perotti que las dos personas que más median eran María Eugenia Bielsa y el Chivo.  Perotti quiso convencer a Bielsa pero ella no quiso saber nada. Ahí fue que Perotti presenta su famosa lista y eso puso muy mal al Chivo. Rossi entonces propuso a Lewandowski-Sacnun para senadores, Mirabella primer diputado, segundo una del Chivo, tercero Eduardo Toniolli y cuarta una referencia de La Cámpora. Perotti quería, pero Cristina lo vetó”, confió.

Para el referente del Evita “también decantó algo que percibimos de la relación de distintos sectores del peronismo con el gobierno provincial. El gobierno de Alberto gestiona como un gobierno de coalición. Nosotros formamos parte del gobierno de Alberto con funcionarios, pero además nos recibe, opinamos, aportamos. El de Perotti no, tiene otro estilo. Nosotros tenemos funcionarios en el gobierno de Perotti, pocos, de tercera línea, pero tenemos, pero no habla con nadie. Ni siquiera con Rossi, que fue su principal aliado en momentos claves”.

Lo que viene

Según el Movimiento Evita “no hay que dramatizar, esa tensión existe, y las Paso pueden ser una buena herramienta para ordenar esas miradas, y en última instancia la oferta electoral del peronismo. De hecho nosotros somos de la idea de que una mirada no tiene que barrer a la otra: quedó demostrado que los éxitos del peronismo se dieron cuando ambas pudieron articulares. Las Paso del 2017 y del 2019 fueron positivas e integradoras”.

Para La Cámpora lo que está en juego en las elecciones de septiembre y noviembre es “la gobernabilidad. En el próximo Congreso se va a discutir en especial el nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, cómo se paga la deuda contraída durante el gobierno de Macri. El gobierno necesita la mayor cantidad de legisladores propios, que garanticen apoyo. Y eso también se logra gestionando con cada uno de los gobernadores, entre ellos Perotti”.

Facebook comentarios

Autor

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Suma Política. Todos los derechos reservados. 2020