Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

Reutemann insiste con ser candidato: “Si no es con auto oficial, será con el muleto”

—Lole, ¿qué vas a hacer?

—Y, si no sale el auto oficial, saldrá el muleto.

A sus casi 79 años, Carlos Reutemann sigue sumando enigma a sus expresiones. Esta vez lo hizo para referirse a su intención de buscar una quinta reelección como senador nacional por Santa Fe, y a raíz de la resistencia que habría encontrado en las filas de Juntos por el Cambio. La respuesta del comienzo de esta nota se la dio a otro miembro del Senado nacional que lo interrogó sobre su futuro político.

A diferencia de otras elecciones en las que jugaba al misterio hasta el final, esta vez el Lole se anticipó a todos y cuando lo daban por retirado de la política, avisó que quiere continuar. Fue electo senador en 1995, y después en 2003, 2009 y 2015. Este año va a cumplir un récord de 22 años en el Senado.

Hace ahora lo contrario que hizo cuando jugó con la posibilidad de ser candidato a presidente. Aquella vez estiró hasta que pudo y contra todas las expectativas dijo que no. Ahora que nadie lo busca, avisa que quiere seguir ocupando un lugar en el Parlamento.

Su intención no estaría motivada en la pasión por una actividad que casi no desarrolla. Más bien, se presume que lo persigue la necesidad de estar a resguardo de las intenciones de la Justicia de volver a inquietarlo con algunas de las dos causas que lo trauman desde que fue gobernador de Santa Fe: la represión policial del 2001 y la inundación del 2003. Entre ambas suman más de 30 muertes.

Aunque ni siquiera tuvo que ir a declarar, ambas causas quedaron cerradas en el medio de una gran polémica a raíz de la falta de responsabilidades políticas.


“Quiero seguir”


No bastó que Reutemann le adelantara a sus compañeros del Interbloque Federal que quiere seguir en una banca. Tal vez cuando lo anunció pensó que les resolvía un problema y que iba a ser bien recibida la novedad.

No pasó nada de eso. Incluso su decisión creó un problema para quienes llevan adelante las negociaciones de Juntos por el Cambio con el radicalismo, ya que temen que la figura del ex gobernador sea un motivo de distanciamiento con los principales dirigentes radicales de Santa Fe, que lo cuestionaron fuertemente cuando gobernó la provincia.

Tampoco tuvo suerte con un audio que le envió al teléfono de Mauricio Macri. El ex presidente está contrariado con el Lole porque no abrió la boca durante los cuatro años de su gestión como presidente para respaldar las políticas de Cambiemos.

Un componedor como Miguel Ángel Pichetto se habría comunicado con el Lole (incluso se asegura que lo visitó en el campo), para sondearlo. Pero el interés de Pichetto habría chocado con la opinión del ala dura de Cambiemos y especialmente de Macri.



Los otros dirigentes santafesinos que tienen aspiraciones de ser candidatos a senador también hicieron sentir su indiferencia con el anticipo del Lole y hasta arriesgaron opiniones acerca de si soportaría una campaña en pandemia y hablaron de su decaimiento físico y la enfermedad por la que atravesó en 2016.

Una dirigente a quien le tocó compartir una campaña con el ex corredor hasta recordó que “paraba para dormir la siesta y cortaba la campaña y se iba varios días al campo”.

Reutemann parece haber visto el espacio y se largó. Tal vez lo entusiasmó la falta de nombres de peso que hay en las otras referencias políticas, y piensa que con sus palmas del pasado puede llevarse el 20 por ciento de los votos, que le podría alcanzar —si se mantiene la división de los otros— para ser segundo y volver a meterse en el Congreso por la minoría.

Este 2021 Santa Fe renueva las tres bancas de senadores, las dos que ocupa el justicialismo (Roberto Mirabella y María de los Ángeles Sacnún) y la de Cambiemos que representa el Lole. El mandato dura seis años y el que sale tercero no se lleva nada.

También son muchos los que creen que Reutemann ya no suma tanto como cree y que si se presenta sólo sería para perder.

La conducción de Juntos por el Cambio por eso salió a pensar en otros nombres: primero lanzaron el de Del Sel, pero el propio Midachi se encargó de bajarse de la posibilidad de una candidatura. Lo que queda para definir a los candidatos de ese sector es una interna amplia entre Federico Angelini, José Corral y Maximiliano Pullaro.

Pero cuando todo parecía terminado, el Lole insiste. Ahora dejó trascender que si en su escudería oficial, Juntos por el Cambio, no lo quieren, pensará en ser candidato por otro partido o irá en otra lista, que sería en términos del automovilismo, un muleto.

De ahí en más todas son especulaciones, que recorrieron el abanico de posibilidades de varios partidos que lo podrían llevar como candidato, y hasta se llegó a pensar que en su enigmática definición no se haya referido a su candidatura, sino a la de su hija. Habrá que esperar nuevas señales.


Notas relacionadas



Facebook comentarios

Autor

  • Daniel Abba

    Periodista. Licenciado en Comunicación Social de la UNR. Ex jefe de Redacción de La Capital. Twitter: @DanielAbba_

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Suma Política. Todos los derechos reservados. 2020