Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

Telemedicina en Santa Fe: se expande la práctica y se demora el marco legal

Telemedicina en Santa Fe: se expande la práctica y se demora el marco legal



Ignacio Pellizzón


Atender pacientes por videoconferencia ya no es cosa del futuro. La modalidad de atención médica online o telemedicina, como se la conoce comúnmente, es un emergente que durante la irrupción de la pandemia del Covid-19 dio un salto impensado.

La cuarentena estricta que se impuso a partir del 20 de marzo del año pasado obligó a que muchas actividades tuvieran que reinventarse adoptando la modalidad virtual. Si bien la medicina ya venía desarrollando la convergencia digital, el coronavirus obligó a que tanto efectores públicos como privados tuvieran que agilizar la implementación de esta nueva forma de atención.

Diversas ramas de la medicina se lanzaron de lleno a la utilización de redes sociales y nuevas plataformas para ofrecer el servicio de atención a sus pacientes. Distintas aplicaciones salieron a la luz, generando que muchos médicos, médicas y profesionales de la salud optaran por subirse a la nueva ola del trabajo remoto.

Para muchos es el “salto que faltaba” pero para otros no se cumplen ciertos requisitos fundamentales y necesarios para realizar un diagnóstico certero sobre el paciente que se está entrevistando. Si bien la cámara ofrece entrar a los hogares, de algún modo, la crítica radica en que el contacto humano, es decir, la relación médico-paciente se ve alterada o distorsionada por la computadora.

Aunque para el público en general se trata de algo novedoso, en realidad la atención remota ya lleva varios años funcionando. El hospital Garrahan de Buenos Aires, uno de los más importantes del país, fue pionero en esta modalidad. Hoy trabaja con Oficinas de Comunicación a Distancia (OCD).

A través de una plataforma digital —ya sea por computadora o dispositivo móvil— el paciente se registra, indica si es particular, tiene prepaga u obra social, y accede mediante videollamada a la atención médica que solicita. La misma puede ser una guardia por urgencia o consulta con un especialista. Todo dentro de un marco formal.

Aunque existen leyes nacionales que regulan la “cibermedicina” —como se la denominaba anteriormente—, aún resta que la provincia de Santa Fe adhiera a ciertas legislaciones referidas por ejemplo a firmas e historias clínicas digitales, mala praxis o recetas online.

La diputada provincial socialista Verónica Hynes, quien además integra la comisión de Salud del cuerpo, informó a Suma Política que solamente está en tratamiento una de las patas que requiere la telemedicina: la receta electrónica. Se trata de un proyecto del diputado justicialista Leandro Busatto, “que lo hemos discutido a fondo”, dijo la legisladora. “Tuvimos un dictamen favorable por unanimidad en Salud y ahora está en Asuntos Constitucionales. Ese dictamen cambió con respecto al proyecto original, porque se le incorporaron mejoras. Ahora estamos esperando que se pueda seguir discutiendo para que obtenga media sanción este año”, agregó.

Con relación al proyecto nacional de telemedicina, Hynes señaló que” es una praxis mucho más integral, por ende necesita mucho más debate. De hecho, en las charlas con los profesionales de la salud veíamos la complejidad del acto médico en sí y pudimos legislar únicamente hasta ahora de un modo más sencillo porque solo se enfocó en recetas electrónicas”, cerró.



Solución tecnológica


Según el pediatra Aníbal Krivoy, director médico de DOC 24, una plataforma online que ya lleva cinco años funcionando, la modalidad ofrece muchas ventajas. Es una solución tecnológica a un problema social que afianza la relación médico-paciente, y no lo contrario”.

La irrupción del coronavirus obligó a que la atención médica se volcara en buena medida al formato online. El uso de un celular con whatsapp, un correo institucional y muchas reuniones por aplicaciones como Zoom, fueron las razones que motivaron a que tanto pacientes como profesionales incursionaran en consultas por internet.

Krivoy da cuenta de ello al destacar que antes de la pandemia la plataforma que dirige tenía “un médico por turno” y ahora “tenemos hasta siete por línea”. Inclusive, le dijo a Suma Política, “incrementamos las consultas de 200 por día, traccionadas por el servicio de asistencia al viajero, a tener 1.500 con médicos propios y más de 6.000 en la plataforma general”.

Actualmente rigen dos regulaciones nacionales sobre la telemedicina. En julio de este año se votó la ley de Receta Digital y Teleasistencia Médica. Por la pandemia del Covid-19 fue necesario actualizar la legislación para darle un marco formal a la asistencia sanitaria bajo modalidad remota. Pese a que ya se encuentran en plena vigencia en todo el país, la provincia de Santa Fe aún está elaborando borradores para adherirse.

Lo aprobado autoriza a médicos, odontológos y otros profesionales de la salud a realizar recetas o prescribir estudios en los ámbitos de asistencia sanitaria y atención farmacéutica pública y privada.

La nueva legislación también ordena que los medicamentos prescriptos en receta en formato electrónico o digital deban ser dispensados en cualquier farmacia del territorio nacional y servicios de farmacia de establecimientos de salud. Establece, a su vez, que los responsables de la fiscalización de los sistemas de receta electrónica y plataformas de teleasistencia deben “garantizar la custodia de las bases de datos de asistencia profesional virtual (historias clínicas digitales), prescripción, dispensación y archivo”.


Las voces críticas


No todos los involucrados ven con buenos ojos la irrupción de la medicina online en el sistema de atención. Los que ofrecen una mirada más dura están seguros de que “es imposible realizar un diagnóstico como corresponde” en forma remota.

Profesionales que se desempeñan actualmente en el sector público de la Salud provincial, consultados por Suma Política y que prefirieron mantener sus nombres en reserva, coincidieron en señalar las “limitaciones” de la modalidad virtual, como por ejemplo que “hay muchos aspectos del diagnóstico que se pierden, porque el médico no puede ver con precisión, palpar o percibir al paciente en su totalidad. En forma remota se pueden disipar dudas, pero también se pueden encubrir otras cuestiones”.

Si bien aceptan que en plena pandemia la consulta virtual “calmar ansiedades”, advierten que “si de manera presencial, haciendo las cosas bien, se cometían errores, esto podría acarrear aún más”.



Facebook comentarios
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Suma Política. Todos los derechos reservados. 2020