Connect with us

Hi, what are you looking for?

Sociedad

Vasectomía: los mitos pero también ciertos médicos conspiran contra la extensión de una buena práctica

Para los griegos antiguos no, pero para los humanos contemporáneos los mitos suelen ser sinónimo de ignorancia, prejuicio, miedo. Un caso paradigmático son los que todavía hoy existen sobre la vasectomía. “No tenés más erección”, “Dejás de eyacular”, “Después te duele”, “Es irreversible”.

Todos estos mitos no son ciertos, pero están vigentes. Menos que antes, pero lo están. Sin embargo, no sólo son los mitos (a menudo alimentados por el machismo) los que llevan a un hombre a no realizarse una vasectomía, el método anticonceptivo de más probada eficacia entre los varones. Concretar esta operación sencilla —es ambulatoria y con anestesia local—, que es gratuita en hospitales y centros públicos pero que también por ley deben cubrir prepagas y obras sociales depende algunas veces del médico (o la médica) a quien se consulta.

“Legalmente estamos obligados a describir paso a paso todo el procedimiento y a responder todas las dudas que presente un varón que quiere realizarse una vasectomía —dice Daniel Teppaz, de la Secretaría de Género y Derechos Humanos de la Municipalidad de Rosario—. Pero hay profesionales que no se limitan a eso, que es lo que marca la ley, sino que además dan opiniones personales, buscando disuadir con comentarios como: sos muy joven, te vas a arrepentir, tal vez mañana encontrás pareja y te pide hijos… Eso, decididamente, está mal”.

Teppaz añade que estos comentarios disuasivos de parte de los profesionales de la salud no son fáciles de constatar porque eso implica inmiscuirse en la intimidad de la consulta. Además, recalca, no siempre las personas que reciben estos “consejos” entienden bien o consideran la posibilidad de denunciarlo, “pero el Ministerio de Salud de la Nación tiene una línea gratuita de salud sexual y reproductiva (0800-222-3444), que es muy usada por la gente. Si alguien buscó consejería, no se la dieron y quiere informarlo, lo puede hacer. Se genera un procedimiento de comunicación con el lugar donde no se obtuvo respuesta y se determina por qué”.

Sin embargo, más allá de los mitos y de los mismos médicos que pueden conspirar contra este método, los hombres lentamente se van sumando y lo eligen. 

No hay estudios actualizados sobre el tema en el país, y la línea de Salud Sexual y Reproductiva no respondió al pedido de información de Suma Política. Pero un trabajo de investigación local que comparó la realización de vasectomías desde la sanción de la ley, en 2006, hasta 2016 entre un hospital público y uno privado constató una diferencia muy importante entre ambas instituciones. Las intervenciones durante esa década fueron 131 en el hospital privado contra 31 en el público, aunque en el público se habían registrado muchas más consultas buscando información. 

En el mismo hospital (hospital Italiano de Buenos Aires), el número de vasectomías de los años siguientes aumentaron mucho más aún, incluso de varones sin hijos: 33, 45 y 77 anuales en los años 2016, 2017 y 2018.

A partir de ese año, pero siempre antes de la pandemia, el número de vasectomías no dejó de crecer y según datos oficiales se triplicaron en 2019.

Daniel Teppaz y Fernando Cenice

“La mayoría son hombres casados que ya tienen hijos o que formaron nueva pareja con hijos de los dos lados y no quieren seguir teniendo —explica Fernando Cenice, profesor titular de Urología de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Tucumán—. En la práctica va aumentando. Mucho más por los cambios culturales que van sucediendo en los hombres jóvenes, que por lo menos lo tienen en cuenta. Igual, va a depender mucho de la zona del país. En ciudades más densamente pobladas hay más. En el interior, en el NOA, que es la zona que más conozco, hay más reticencia especialmente en las clases bajas. Por temas culturales, por el machismo, las mujeres están más expuestas a la ligadura de trompas que el varón a la vasectomía, incluso previo a la ley de 2006 la ligadura era habitual, aun fuera de la ley”. 

“Por temas culturales, por el machismo, las mujeres están más expuestas a la ligadura de trompas que el varón a la vasectomía, incluso previo a la ley de 2006 la ligadura era habitual, aun fuera de la ley”

Cenice admite que la vasectomía no es una recomendación de todos los médicos. “Es poco probable que un médico de familia o un clínico la mencione, a menos que se lo pregunten directamente —dice—. Los ginecólogos, sólo si la mujer tiene un problema grave que no le permite usar ningún método anticonceptivo. De lo contrario, tampoco la recomiendan porque implica menos consultas ginecológicas, ya que quien tendrá la responsabilidad de la anticoncepción pasará a ser el varón. Entre los urólogos también existe la limitación de que no hagan la operación por desconocimiento de la técnica y por eso tampoco la recomienden. Influye además lo que piensa cada profesional sobre el método, como pasa con el aborto. Rechazarlo no tiene sentido. La vasectomía está ampliamente probada, funciona muy bien.”

Fernardo Cenice agrega que un aspecto que pone al cirujano en una posición muy difícil frente a esta intervención es que aun en la última actualización del Código Civil cualquier problema que resulte de la cirugía sobre un testículo puede hacer pasible de sanción penal al médico que lo realiza, porque está tipificado como lesión grave en un órgano reproductor. “Es un Código que en este aspecto sigue basado en ideas machistas: hasta para sacar un testículo en casos de cáncer el cirujano tiene que salir de la sala de cirugía y pedir el consentimiento de un familiar, esposa, hijo, hermano —dice el urólogo tucumano—. Si un médico toca un ovario no hay problemas, pero con un testículo puede ser pasible de sanción”.

Omar Layus, andrólogo del IVI Buenos Aires, indica que entre quienes piden una vasectomía no sólo hay hombres en pareja sino también solos y jóvenes que ya han decidido no tener hijos. “Hoy en día el tema está presente en el bar, en una reunión de amigos, en el asado —afirma el andrólogo—. Tiene que ver con haber entendido la participación masculina en la anticoncepción, que ya no es atribuida únicamente a la parte femenina. En caso de estar en pareja los varones solicitan una vasectomía para acompañar a sus mujeres y que ellas no deban tomar pastillas o usar preservativo, que en una pareja estable quizás incomode a la hora de la relación sexual. En algunos otros casos, se la realizan porque su pareja mujer tiene alguna contraindicación para el uso de anticonceptivos o del DIU. Los que llegan lo hacen muy decididos. Cualquier hombre puede acceder a la intervención”.

Omar Layus

Cirugía y reversión

“La vasectomía es un procedimiento quirúrgico que consiste en la sección de los conductos deferentes, que son los que extraen o por los cuales pasan los espermatozoides del testículo en dirección a la uretra, antes de juntarse con el líquido seminal para formar el semen”, explica Omar Layus. La versión más moderna de esta cirugía, incluso, no es solamente con una única microincisión de menos de 1 centímetro, sino que además se realiza sin bisturí. 

“Al tercer o cuarto día el paciente ya puede retomar sus ocupaciones y el control es al séptimo día. Debe seguir cuidándose con métodos anticonceptivos por los próximos dos a tres meses, hasta que se le realice un nuevo espermograma —continúa el andrólogo del IVI Buenos Aires—. El 60 por ciento serán azospérmicos (sin espermatozoides), y un 40 por ciento va a presentar espermatozoides inmóviles. Si hay menos de 100.000 espermatozoides inmóviles, la vasectomía está perfecta, tiene un buen resultado. Lo óptimo es lograr la ausencia del espermatozoide en el eyaculado y quizás algunos pacientes se deban realizar de 2 a 3 espermogramas posteriores a la cirugía hasta llegar a cero”, añade el experto de IVI Buenos Aires.

“El varón pierde su fertilidad pero no su potencia sexual o su capacidad para tener relaciones sexuales —asegura Fernando Cenice—. En la vasectomía no se altera ninguna hormona ni se ve afectado el deseo. El hombre no pierde su capacidad de erección. Es un método permanente, permite la espontaneidad, no interrumpe las relaciones, la mujer deja de tomar anticonceptivos. Eso sí: no protege contra infecciones de transmisión sexual ni VIH, así que quien quiera prevenirlas debe utilizar preservativo”.

“El varón pierde su fertilidad pero no su potencia sexual o su capacidad para tener relaciones sexuales. No pierde su capacidad de erección. En la vasectomía no se altera ninguna hormona ni se ve afectado el deseo”

Omar Layus reconoce que para el hombre la eyaculación, la emisión de semen y el volumen eyaculatorio son importantes. Por eso el temor a no poder eyacular más. “Es un mito —enfatiza—. La vasectomía no anula la eyaculación. El hombre sigue eyaculando la misma cantidad, el mismo volumen, y las mismas características seminales, solamente va a haber ausencia de espermatozoides, que representan solamente el 3 por ciento de la constitución del semen. El semen está formado por el líquido seminal en un 97 por ciento y un 3 por ciento lo constituyen espermatozoides”.

Según Fernando Cenice, entre el 2 y el 4 por ciento de los hombres que se han realizado una vasectomía solicitan recuperar su fertilidad. “Existen procedimientos para realizar la reversión de la cirugía, pero es una intervención compleja y la tasa de éxito depende de distintos factores”, puntualiza. 

“Mediante el procedimiento de reversión la tasa de fertilidad o de permeabilidad que se alcanza es de aproximadamente un 80 o un 85 por ciento y de este modo se puede lograr un embarazo natural —agrega Omar Layus—. Otra opción es una recuperación espermática mediante biopsia testicular, que consiste en una intervención sobre el testículo para recuperar espermatozoides y utilizarlos en alguna técnica de reproducción asistida. Tanto la reversión de la vasectomía como la biopsia testicular dependen no tanto de la edad del varón sino de la mujer que busca el embarazo. Si ella tiene más de 38 años, se opta directamente por la recuperación espermática y a posteriori alguna técnica de fertilización asistida. Eso aumenta las posibilidades de un embarazo”. 

Facebook comentarios

Autor

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Suma Política. Todos los derechos reservados. 2020