Connect with us

Hi, what are you looking for?

Agenda cultural

Abren la exposición inmersiva de van Gogh en el CEC y muestra sobre burdeles de Pichincha en el Museo de la Ciudad

La “van Gogh Immersive Art Experience” se abre desde este jueves en el Centro de Expresiones Contemporáneas y la exposición “Pichincha. Historia de la prostitución en Rosario 1914-1932” inaugura en paralelo en el Museo de la Ciudad. Se trata de dos esperadas muestras: una de ellas apunta a una experiencia multisensorial de la mano del famoso artista holandés; la otra se sumerge en la historia del icónico barrio rosarino, en una exposición que destaca la presentación de fotografías de un joven Antonio Berni en burdeles de Pichincha.


Arte inmersivo

Una de las muestras de arte inmersivo que es furor en el mundo llega a la ciudad. Se trata de la “van Gogh Immersive Art Experience”, que desde este jueves 16 de junio se podrá visitar en el Centro de Expresiones Contemporáneas (CEC) al menos hasta fin de mes. Articulando el arte y la tecnología, más que una exhibición es un espectáculo multimedia, que permite al espectador adentrarse en las obras de Vincent van Gogh y vivir una experiencia multisensorial de pies a cabeza. Además, el público estará acompañado de música y una voz que narra la vida y obra del pintor holandés.

Van Gogh es uno de los principales exponentes del impresionismo, pintó más de 800 cuadros y realizó más de 1.600 dibujos. Una figura central en su vida fue su hermano menor Theo, marchante de arte en París, quien le prestó apoyo financiero de manera continua y desinteresada y al que el pintor le dedicó sus famosas cartas. Fallecido en 1890 en Francia, luego de una tumultuosa vida, no faltaron películas y documentales que contaran la gran historia del artista. Enamorado de la naturaleza, inmortalizó paisajes en sus cuadros como “Noche estrellada” (1889), “Los lirios” (1889) y “Almendro en flor” (1890).

Dentro de los cuadros y de esta particular mirada de van Gogh podrá entonces estar la comunidad rosarina en los galpones de bajada Sargento Cabral y el río, especialmente ambientados para esta ocasión.

En colaboración con la Municipalidad, la productora de espectáculos local Joison informó que las entradas se encuentran a la venta a través del sistema TuEntrada.com, que divide turnos cada 15 minutos. La muestra podrá verse de martes a viernes, de 10 a 18, y sábados, domingos y feriados, de 10 a 19. Los precios van de 1.500 a 3.000 pesos.

La exhibición inmersiva presenta más de 70 obras emblemáticas del pintor, combinando tecnología de vanguardia con piezas diseñadas a medida. En este tipo de muestras, toda la superficie del salón de exposiciones está rodeada de imágenes proyectadas desde el suelo al techo. La intención es “sumergir” a los invitados al interior de las pinturas, que cobran vida fuera del marco a través de proyecciones animadas. Vale aclarar que no se trata de “Imagine van Gogh”, la exposición que se montó hace meses en Buenos Aires.


Prostitución en Pichincha

Este jueves a las 17 el Museo de la Ciudad “Wladimir Mikielievich” inaugurará la muestra “Pichincha. Historia de la prostitución en Rosario 1914-1932”, que se adentra en la historia de este icónico barrio rosarino. La apertura de la exposición contará con amenización tanguera a cargo de Carla Ibáñez y Miguel Milano y la participación de la Barra Gin La Salvaje.

Narrada a través de textos de María Luisa Múgica y Rafael Ielpi, la exposición se podrá visitar de este 17 de junio de al 15 de marzo de 2023, de miércoles a sábados, de 13 a 18 horas, y domingos de 10 a 17 horas. La exposición es sugerida para mayores de 13 años y la entrada es gratuita.

Entre los materiales que componen la muestra destacan fotografías tomadas por Antonio Berni en su faceta de fotógrafo periodístico. “El hallazgo más importante de esta exposición es invalorable. Se trata de fotografías que fueron tomadas en el interior de uno de los burdeles por un joven Antonio Berni, con razón de un encargo de Rodolfo Puiggrós para el diario Rosario Gráfico. Un registro y un documento histórico invaluable y que nunca fue expuesto en nuestra ciudad. Las fotografías de Berni son un documento histórico y una obra de arte invaluable para la historia de Rosario”, comentó Nicolás Charles, director del Museo de la Ciudad.

En continuidad con el hallazgo comentado por Charles, uno de los textos que forman parte de la narrativa de Pichincha. Historia de la prostitución en Rosario 1914-1932, de autoría de Rafael Ielpi, indica:

Rosario Gráfico fue uno de los diarios independientes empeñado en sostener una fuerte campaña contra la prostitución en la ciudad. No fue extraño entonces que en su edición del 11 de febrero de 1932 apareciera una nota reiterando esa posición, cuyo autor –oculto tras el seudónimo de Facundo– tenía 25 años y dejaba ya en claro una impronta ideológica que sostendría toda su vida: Rosario, la ciudad de los burdeles, trata de reprimir los deseos de sus habitantes, para calmarlos y sanearlos. Rosario es una gran represa. Pichincha se llama su válvula de escape. La moral de sacristía de nuestros burgueses requiere para descubrirse esa salida de la libido colectiva. Censúrase por un lado con mueca de sacro horror. Admítese, por el otro, con calculada tolerancia…”.

El artículo contaba con un agregado: fotografías del interior de uno de los prostíbulos, con las mujeres y los clientes en el gran patio característico de esos lugares. Fueron las únicas imágenes que se conocen de los “quilombos” del barrio prostibulario. El anónimo fotógrafo, que las captó con una cámara Leica que ocultaba entre toma y toma debajo del sombrero, usual en los hombres de esa época, era también un muchacho de 26 años, ya conocido como pintor y que para entonces ya había estado y estudiado en Francia, había hecho amistad con Breton, Aragon y Tristán Tzara y ganado premios.

Sus nombres iban a tener relevancia posterior: el de Rodolfo Puiggrós (el joven periodista de 1932) en el ámbito de la intelectualidad y la militancia política, la ensayística y la docencia universitaria. El de Antonio Berni (el joven pintor entonces) en la cronología del arte argentino como uno de sus exponentes más reconocidos a nivel internacional”.

Sobre el significado de esta muestra, Nicolás Charles expresó: “Tomar Pichincha para el Museo de la Ciudad es un enorme desafío, porque el museo viene trabajando en la recuperación de las historias barriales y uno de los barrios que más se ha hablado es Pichincha, no solo a escala nacional, sino internacional. Eso ha constituido un imaginario de tradición oral que ha pasado de generación en generación, que tenemos que recuperar y abordar desde múltiples perspectivas. Por eso apelamos a dos de los historiadores que más han investigado este tema: María Luisa Múgica y Rafael Ielpi”.

“Nuestro análisis intenta meterse a fondo en lo que tiene que ver con el modelo de prostitución reglamentada desde lo político, administrativo, sanitario y policial que se aplicaba sobre las mujeres en las casas de tolerancia. Entender el mundo del burdel, la vida cotidiana de esas mujeres, que eran explotadas sexualmente y que reflejan un mundo totalmente distinto entre el día y la noche, entre el afuera y el adentro, entre los olores, la música. La idea es reconstruir este contexto conflictivo de nuestra historia, pero que refleja también los debates políticos y culturales de principios del siglo XX”, continuó.

Facebook comentarios
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar