Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

Aunque bajó la pobreza según el Indec, la demanda por ayuda alimentaria en Rosario no deja de incrementarse

Pese a que la pobreza en el Gran Rosario se redujo del 38,3% al 33% en el segundo semestre de 2021, según el último informe del Indec las personas que duermen en la calle en el casco urbano de la ciudad y la creciente demanda de alimentos en comedores populares y sitios de entrega exponen otra postal. Tanto el Banco de Alimentos de Rosario (BAR) como el Movimiento Solidario Rosario (MSR) apuntan que la situación de marginalidad y vulnerabilidad, lejos de mermar, se agravó. En tanto, la Municipalidad admitió que tuvo que redoblar la inversión en ayuda social.

Aunque el Indec publicó que entre fines de 2020 y 2021 más de 67 mil personas lograron salir de la situación de pobreza y que la indigencia experimentó una reducción de dos décimas (hasta el 7,2%), la demanda de comida en Rosario se multiplicó, al punto que hay más de 400 organizaciones sociales locales en lista de espera del BAR para recibir alimentos.

El BAR es una organización social dedicada a recuperar alimentos que perdieron su valor comercial, pero que aún son aptos para el consumo. La entidad se encarga de distribuirlos entre ONGs que brindan un servicio gratuito de alimentación. Su objetivo, según indican, es mejorar la nutrición de las personas en situación de vulnerabilidad.

“Actualmente tenemos dentro de nuestro sistema a más de 330 organizaciones beneficiarias que asisten a más de 82 mil personas en situación de marginalidad e inseguridad alimentaria”, pero, aun así, “hay en lista de espera más de 400 organizaciones que aspiran a ser también beneficiarias. El aumento de la demanda se nota, y mucho”, aseguró a Suma Política una de sus referentes, Florencia Peralta.

La pobreza muestra su peor cara cuando día a día reciben más y más mensajes y pedidos de ayuda de “nuevas organizaciones que ingresan en lista de espera”. Lamentablemente, “no podemos hacerle frente con los kilos de donaciones que nos llegan mensualmente”, señaló Peralta, dado que aquellas no son una variable constante: no siempre se reciben las mismas cantidades, ni tipos de alimentos.

Desde el Banco de Alimentos de Rosario, para graficar cómo están desbordados en su capacidad de dar respuesta, precisaron que “la demanda duplica la cantidad de organizaciones” que están beneficiando actualmente. Por ello sus miembros se pusieron en campaña para gestionar, contactar y fidelizar nuevos donantes y así aumentar el volumen de alimentos que ingresa a su depósito. 

Desde la óptica de Richard Camarasa, del Movimiento Solidario Rosario, la situación “no tiene comparación” con referencia a la época en la que Mauricio Macri era presidente (“la gente, apenas nos veía, nos pedía bandejas de comida”, recuerda). Pero “ahora se sigue viendo mucha gente viviendo en la calle. Y Buenos Aires, de donde vengo, está estallado”, afirmó a Suma Política.

Los integrantes del MSR realizan recorridas tanto en el centro de Rosario como en los barrios los días lunes, miércoles y viernes. Las raciones de comida oscilan entre las 200 y 250 bandejas por cada entrega.

Camarasa señaló además que en el microcentro rosarino, por ejemplo, la cantidad de personas que sigue viviendo en la calle “es la misma” que hace unos meses. Al respecto, comerciantes gastronómicos de la zona céntrica contaron a este medio que se incrementó el número de personas que entran a sus locales en busca de comida (“no piden plata”, aclararon).

Lo mismo sucede en verdulerías. Los propietarios de verdulerías consultados exponen que todos los días decenas de personas se presentan en busca de frutas o verduras que no sirvan ya para la venta o que se tengan que consumir en el día. “Se nota que hay hambre”, coinciden.

A la vez, el referente de MSR advierte un dato positivo: en los barrios que recorren los miembros de la organización detectan que la demanda de comida “disminuyó”. Ello es quizás atribuible al aumento en ayuda social por parte de la Municipalidad que, en el último año, “fue de un 33%”, según confirmó a Suma Política el secretario de Desarrollo Humano y Hábitat, Nicolás Gianelloni.

El funcionario estima que hay una potente apuesta en ese sentido por parte de los “tres niveles del Estado”, que, además, se fortalece gracias a “una recuperación de actividades que sufrieron el parate de la pandemia”.

Facebook comentarios
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar