Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

El Concejo aprobó el plan de Javkin para “revitalizar” el centro pero salvó de la demolición al ex Palace Theatre

En una sesión acalorada, y con una votación reñida, el Concejo aprobó el paquete de medidas enviadas por el Ejecutivo para “revitalizar” el centro de la ciudad de Rosario. Los votos del oficialismo y aliados socialistas, sumados a las distintas expresiones de Juntos por el Cambio, alcanzaron para que la propuesta del intendente Pablo Javkin pasara sin demasiadas modificaciones por el Palacio Vasallo. En una suerte de victoria pírrica, los bloques opositores lograron que el cine Palace Theatre siga catalogado como patrimonio histórico y esté protegido ante cualquier intento de demolición. 

La maquinaria de acuerdos políticos en el Concejo sigue aceitada. Con 17 votos a favor y 11 en contra se aprobó este miércoles el paquete de medidas que propone realizar diversas intervenciones urbanísticas en el centro de Rosario. Los dos bloques peronistas, Iniciativa Popular,  Ciudad Futura y Unite (Ariel Cozzoni) se opusieron y cuestionaron la falta de apertura a las objeciones planteadas durante el trámite legislativo. 

Los expedientes ya venían haciendo ruido en las comisiones y generaron expectativa en la sesión de este miércoles. A tal punto venía trabado el asunto que la sesión prevista para las 10.30 finalmente comenzó pasadas las 15. En total se aprobaron cuatro proyectos: uno que modifica la ordenanza de “Reordenamiento Urbanístico del Área Central”; otro que define las alturas máximas admitidas para el tramo que va por calle Maipú, entre Pellegrini y Urquiza; un tercero con modificaciones al “Plan Especial Calle San Juan”; y el último que apunta a la renovación del uso de playas de estacionamiento en ese sector. 

El encargado de defender la propuesta por el oficialismo fue el concejal Fabricio Fiatti, quien expuso los alcances de las distintas iniciativas. “Son medidas de distinta naturaleza pero todas pretenden lograr mayor circulación y que más rosarinos decidan vivir en el área central de la ciudad”, planteó. En tanto, los diversos bloques opositores manifestaron preocupación por la conservación del patrimonio histórico, la delegación de potestades del Concejo hacia el Municipio, y la falta de “visión estratégica” de la iniciativa. 

Los edificios donde funcionaban los cines Palace Theatre y Belgrano

Uno que se salva y uno que no

Entre los bloques que se opusieron al proyecto aparecía como preocupación el futuro de dos edificios históricos considerados de patrimonio histórico en la ciudad. Uno es el cine Palace Theatre (Córdoba y Corrientes), inaugurado en 1914 y que supo recibir a Carlos Gardel en reiteradas oportunidades. El otro es un viejo inmueble ubicado en San Juan y San Martín, donde funcionó el ex cine Belgrano. En ambos casos, los proyectos proponían una “descatalogación” de esos edificios del programa de Preservación y Rehabilitación del Patrimonio. 

Finalmente el oficialismo aceptó que el primero continúe sin modificaciones en cuanto a su preservación. La concejala Fernanda Gigliani (Iniciativa Popular), presidenta de la comisión de Planeamiento y Urbanismo, celebró la modificación: “Hace no mucho tiempo, este mismo Estado había invertido mucho dinero e incluso premiado a los arquitectos que intervinieron en su rehabilitación. Con lo cual era una incoherencia muy importante pensar en una recatalogación que, en la práctica, era transformar a ese inmueble con una posibilidad de que sea demolido y sustituido”. 

No obstante, el segundo edificio no corrió la misma suerte. El argumento que se esboza en los expedientes tiene que ver con la situación de deterioro de la edificación. Sin embargo, la concejala planteó que la “condición de ruina” debe estar acreditada por un informe de la  Facultad de Arquitectura, Planeamiento y Diseño de la UNR. “La ruina está ligada a la peligrosidad que causaría ese inmueble sobre las personas. Y estamos hablando que este inmueble es un comercio en el cual transitan todos los días personas. Con lo cual, la pregunta es por qué está habilitado como comercio”, cuestionó. 

Si bien Gigliani coincidió con el diagnóstico realizado por el municipio respecto a la situación en la que se encuentra el centro de la ciudad, señaló que el proyecto no piensa el área central “como una integralidad” y criticó la falta de una estrategia para pensar una “transición armónica entre lo nuevo y lo viejo”. 

Delegación de potestades

Por su parte desde el Frente de Todos plantearon que el proyecto enviado desde el Ejecutivo para revitalizar el centro de la ciudad no es más que “un paquete de incentivos económicos para los desarrolladores inmobiliarios”. El concejal Eduardo Toniolli también cuestionó la posibilidad de que inmuebles con alto valor patrimonial “puedan ser reemplazados por viviendas u oficinas”.

“Estamos hablando de catalogaciones coladas adentro de una iniciativa mucho más amplia, acompañados por informes tardíos”, expresó, al mismo tiempo que cuestionó el grado de deterioro de esos edificios históricos. “El inmueble que está en ruinas está mejor que mi casa, los invito a ver”, bromeó. 

También hizo especial mención al expediente que permitiría desarrollar proyectos edilicios en las playas de estacionamiento y consideró que significa “una nueva delegación de potestades” del Concejo al Poder Ejecutivo local. “Después nos quejamos cuando desde algunos sectores de la sociedad se abordan momentos, en algunos casos olvidables, de este cuerpo y se los banaliza. Pero la verdad es que muchas veces este cuerpo se pone en ese mismo lugar deshaciéndose de potestades que son propias y dejando atrás grandes debates que fueron característicos”. 

Toniolli, Tepp y Gigliani

Viviendas para los rosarinos

A su vez, desde Ciudad Futura manifestaron su malestar por la falta de apertura a las propuestas planteadas a la hora de pensar en proyectos de revitalización. Desde el espacio pedían que parte de las nuevas construcciones que se planeen estén destinadas a vivienda pública de alquiler. “Lamento que estemos votando un paquete de medidas urbanísticas para el área central sin poder discutir un proyecto estratégico en ese sector”, manifestó Caren Tepp. 

La concejala aclaró que acompañan la idea del Ejecutivo de pensar propuestas para dinamizar el centro de la ciudad, e incluso de modificar indicadores urbanísticos que vayan en ese sentido. No obstante, los planteos tienen que ver con “pensar políticas de manera concurrentes” y no de forma aislada: “¿No sería mejor pensar que con estas iniciativas públicas orientamos la iniciativa privada, y además de generar puestos de trabajo generamos vivienda en una ciudad con un claro déficit habitacional?”, cuestionó. 

Por último, la concejala señaló que el problema de fondo pasa por definir a qué sectores se destina la construcción en la ciudad de Rosario: “La realidad es que, en la dinámica que tiene hoy el mercado, la construcción es un bien de ahorro o financiero. No es un bien de acceso a la vivienda para quien lo necesita”. 

La sesión completa

Facebook comentarios

Autor

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Suma Política. Todos los derechos reservados. 2020