Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

El cónclave político por la inseguridad dejó conformidad y una agenda común

Una reunión de más de cinco horas entre el gobierno y los legisladores para hablar de seguridad que termina con definiciones de ambos lados de “importante”, “positiva” y “productiva”, donde se destaca un cambio de actitud por parte del Ejecutivo, y de la que surge un acuerdo para armar una agenda común para tratar varios temas en las próximas sesiones extraordinarias, es más de lo que se esperaba cuando el gobernador Omar Perotti convocó a todas las fuerzas políticas.

La principal definición tal vez haya sido la reunión en sí, que tuvo asistencia perfecta e incluyó a los presidentes de los 17 bloques de Diputados, a representantes del Senado y a los intendentes de Rosario y Santa Fe. 

Los anfitriones fueron el gobernador, la vice Alejandra Rodenas, y varios colaboradores de primera línea como el ministro de Gestión Pública, Marcos Corach; el de Seguridad, Jorge Lagna, dos secretarios de la cartera de Gobierno (Oscar Urruty y Gabriel Somaglia) y la titular de la cartera de Igualdad, Género y Diversidad, Celia Arena, cuya participación alimentó algunas versiones para el futuro recambio en el gabinete. Que no haya estado Roberto Sukerman sirvió para confirmar —una vez más— que no seguirá en su actual cargo. El otro dato político hacia adentro del oficialismo provincial es que la vicegobernadora fue por primera vez a la Casa Gris después de las Paso. 

El encuentro quedó como en esas reuniones demoradas, con un deseo de que no se corte y quede sólo para la foto, y que en cambio se pase a la acción concreta con el armado de una mesa de trabajo que coordine una futura pero inmediata agenda legislativa.

De esas charlas surgirá rápidamente la aprobación de las leyes de emergencia en seguridad que reclama el Gobierno y que la Legislatura está predispuesta a acompañar,  así como otras iniciativas que surgieron de las numerosas exposiciones que escuchó el gobernador y que están ingresadas a la Cámara de Diputados. 

“Había mucha necesidad de contar”, expresó el socialista Joaquín Blanco, quien reveló que “el gobernador se lleva mucha tarea y sugerencias”. Se refería a que las iniciativas que tengan consenso y que fueron planteadas por los diputados serán incluidas en el temario para ser tratadas en sesiones extraordinarias.

Entre estos temas podrían figurar la creación de policías municipales para Rosario y Santa Fe, aunque varios de los presentes creyeron ver que estuvo más entusiasmado Pablo Javkin que Emilio Jaton con la idea. La recomendación del gobernador fue no repetir errores que se cometieron cuando esa iniciativa se llevó adelante en algunas ciudades. Este tema puede demandar mayor tiempo de estudio. También se planteó la necesidad de regionalizar la capacitación de la policía para implementar una política de cercanía, y fortalecer al MPA en el Presupuesto 2022.

Lo más urgente serán las declaraciones de emergencia en seguridad y servicio penitenciario, en tanto quedó claro que los proyectos de reforma policial elaborados por el ex ministro Marcelo Sain ya no están entre los objetivos del Gobierno.

Una cuestión en la que coincidieron varios legisladores fue la situación del Servicio Penitenciario provincial, sobre el que hubo cierta unanimidad en que debería volver a depender del Ministerio de Seguridad y no del de Gobierno, como ocurre ahora. El titular de ese servicio, Jorge Bortolozzi, participó de la reunión.

La incorporación de inhibidores de señales telefónicas en las cárceles también fue un tema que concitó algún interés; la Casa Gris insiste en que para comprarlos y acortar los tiempos, necesita la emergencia en seguridad. 

El gobernador invitó a los legisladores a avalar con su firma un petitorio que elevará al Procurador General de la Nación, Eduardo Casal, para designar fiscales auxiliares y que estos aporten en el trabajo contra los delitos vinculados al narcotráfico que realizan los fiscales federales que cumplen funciones en la provincia de Santa Fe. Además se comprometieron esfuerzos para coordinar acciones con el Ministerio Público de la Acusación y las fuerzas federales.

Sain, en la reunión y la tv

Para sorpresa de todos, el tema del supuesto espionaje por parte del Ministerio de Seguridad, que amagó con arruinar las buenas intenciones de la reunión, no fue parte central del temario. Aunque varios legisladores lo plantearon y sugirieron que sería prudente que hubiera una explicación clara, sirvió para calmar las aguas el compromiso del gobernador de apoyar a los fiscales para que puedan llevar adelante la investigación y al fiscal del Estado para que haga lo propio con los funcionarios políticos.

El gobernador dijo que aceptará lo que diga la Justicia. Y se comprometió a aportar la  información que disponga el Gobierno sobre el tema. 

Un dato llamativo: un par de horas después de terminada la reunión en la Casa Gris, el ex ministro Marcelo Sain estuvo en los estudios de C5N y volvió a defender lo que hizo al frente del Ministerio de Seguridad. Negó que haya habido espionaje, denunció operaciones periodísticas en su contra e insistió con la idea de que la corporación política y judicial  “quiere amedrentar a Perotti”.

Catarsis general

Más allá de que el tono general de la reunión fue abrir una nueva etapa, también hubo críticas; todos los legisladores hicieron catarsis y algunos —con Joaquín Blanco a la cabeza— reprocharon que se perdieron dos años de gestión, pero al mismo tiempo celebraron el cambio de actitud del gobernador y el gabinete. “Lo vi mucho más receptivo de lo que había sido la gestión hasta ahora y dispuesto a mantener reuniones con la Legislatura y los otros poderes del Estado, que es lo que veníamos reclamando”, reconoció el radical Maximiliano Pullaro.

El ministro Lagna anticipó que ya tiene armado el nuevo gabinete en la cartera de Seguridad y que lo anunciará en breve, probablemente esta misma semana. Quienes lo conocen cuentan que lo vieron “más aliviado” después de la renuncia del equipo de doce funcionarios que armó el ex ministro Marcelo Sain. Según se escuchó tras la reunión, Bortolozzi sería parte del equipo de Lagna.  

La situación extraordinaria y la gravedad de lo que ocurre con la inseguridad lograron el milagro de juntar a todos los sectores políticos. Ahora queda pasar del primer paso de definir metas y objetivos a la acción. Pero las condiciones, por primera vez, parecen favorables para que se inicie una nueva etapa con un amplio acuerdo político.

Facebook comentarios
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Suma Política. Todos los derechos reservados. 2020