Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

El “like” de Megna divide al Concejo entre quienes piden sanciones duras y los que buscan calmar las aguas

Una multa económica, suspensión temporal en el cargo y una formación en derechos humanos. Esa es la sanción que pedirá la concejala Marina Magnani contra su par, Marcelo Megna, por darle “like” en sus redes sociales al posteo de un ciudadano que “manifestaba su adhesión al atentado” contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Pero para que el pedido avance requiere del acompañamiento de los bloques que hasta el momento se mostraron más propensos a calmar las aguas en un contexto político que deja poco margen para más confrontaciones. De todas maneras, la dirigente del interbloque peronista adelantó que de no salir por acuerdo llevará el pedido sobre tablas al recinto: “Yo no voy a cuidarle la pátina de demócrata a nadie”.

El ataque contra la vicepresidenta generó repercusiones inesperadas dentro de los ámbitos legislativos: primero fue la solicitud de remoción contra la diputada provincial Amalia Granata y ahora un pedido para “analizar la conducta ética” del concejal Marcelo Megna. La presentación ingresó este lunes al Concejo luego de que el edil del radicalismo le diera “like” en sus redes sociales a un posteo donde una persona lamentaba “que la bala no salió” del arma que gatilló el tirador. Además de Magnani, la resolución lleva las firmas de las concejalas del interbloque peronista María Fernanda Gigliani, Norma López, Silvana Teisa y Julia Irigoitia. 



Para Magnani esa manifestación significa una violación a la Ley de Ética Pública, la Ley de Partidos Políticos, la Ley Orgánica de Municipalidades, el reglamento interno del propio Concejo y la Constitución Nacional. Por eso la resolución busca convocar a una sesión extraordinaria para evaluar el accionar del edil y, en caso de que correspondiera, aplicar sanciones. La idea de la concejala era poder adelantar la reunión de labor parlamentaria para este miércoles y no esperar hasta la próxima sesión, prevista para el jueves 15. Pero no encontró receptividad en el resto de los bloques y todo pasará a la semana que viene. 

Para Magnani lo de Megna es una violación a la Ley de Ética Pública, la Ley de Partidos Políticos, la Ley Orgánica de Municipalidades, el reglamento interno del propio Concejo y la Constitución Nacional.

El argumento puesto sobre la mesa es que la agenda de estos días está cubierta con la audiencia pública que tuvo lugar este miércoles por la autonomía municipal y que tendrá a varios integrantes del cuerpo como expositores. Pero también es cierto que hay un intento de algunos bloques por poner paños fríos en la discusión, entendiendo que el accionar de Megna fue errado, pero que podría saldarse con un pedido de disculpas públicas y dar el tema por finalizado. 

Para Magnani, en tanto, la falta de acompañamientos tiene que ver con “acuerdos políticos” vigentes en el Concejo y posibles alianzas electorales de cara al año que viene: “Me parece que hay una especulación política en función de las alianzas que tienen Juntos por el Cambio y el Frente Progresista. Y como Ciudad Futura también tiene algunos niveles de articulación importante con el oficialismo, eso juega en esta cuestión. Más allá de que informalmente todos te dicen que lo que ocurrió es una barbaridad y que debería haber una sanción, las alianzas políticas predominan sobre la valoración ética y legal de la conducta”. 


¿Cómo sigue?


Con la posibilidad trunca de tratar el tema esta semana, el recorrido habitual es que la resolución se discuta en la comisión de labor parlamentaria prevista para el miércoles de la semana que viene. Y ahí se verá si hay acuerdos para que el pedido de sesión extraordinaria, con la intención de evaluar la conducta del concejal Megna, finalmente llegue al recinto. 

Una de las posibilidades que se barajaba entre algunos bloques era que todo transcurra en una sesión ordinaria para así quitarle la centralidad y exposición que tendría el asunto en una sesión especial. Pero eso, al igual que la sanción que pueda establecerse, dependerá de las negociaciones y acuerdos que logren los bloques previamente. 

“Para mí es un hecho que amerita una sanción económica, de suspensión en el cargo durante un periodo de tiempo y además una exigencia de hacer algo en términos formativos en derechos humanos”, expresó Magnani y agregó: “La propuesta de que haya algo simbólico, o un pedido de disculpas, yo particularmente no la aceptaría. Creo que el pedido de disculpas ya lo tendría que haber hecho y no fue así, me parece que tiene que haber una sanción”. 

En ese contexto, la concejala adelantó que si no hay consenso con los otros espacios políticos la presentación será llevada al recinto sobre tablas. Esa modalidad requeriría el voto “a mano alzada” donde quedaría planteada la posición de cada edil en la votación. “Yo no voy a cuidarle la pátina de demócrata a nadie. Lo voy a llevar sobre tablas. Si eso llega discutido o no, bueno, la posibilidad es perderlo o ganarlo. Los que no lo quieren votar no lo votarán y se hará público quien no quiere sancionar al concejal Megna”.


La postura de los bloques


Los bloques mayoritarios son los que tienen la llave para que el proyecto avance y se trate en el recinto. Pero hasta el momento no parece ser un tema que se meta en la agenda de los espacios políticos, sino más bien un asunto incómodo que obliga a fijar posiciones en un contexto donde la premisa instalada es poner paños fríos en todo el arco político. 

Desde Juntos por el Cambio reconocen que el accionar de Megna fue inapropiado y que no contempló las repercusiones que podía generar. En ese marco entienden que con pedido público de disculpas y una advertencia sobre el uso de redes sociales podría ser suficiente para dejar el tema atrás, y seguir adelante con otras “discusiones importantes” para la ciudad. “No deja de ser un hecho desafortunado, pero tampoco tiene la gravedad que por ahí se le quiere dar”, manifestó el concejal Carlos Cardozo. 

Una posición similar mantienen desde el interbloque oficialista: acercar posiciones y pasar a otro tema. “No nos parece que en este contexto es un tema que tenga la trascendencia que se pretende que tome. Al contrario, hay otras urgencias y hay que trabajar en función de otras prioridades”, evaluó Fabrizio Fiatti, presidente del bloque Arriba Rosario. 

En tanto, desde Ciudad Futura confiaron a este medio que expondrán su posición sobre el tema en las instancias en las que se presente el debate.


Facebook comentarios

Autor

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar