Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

El poder real en el territorio, más allá de las elecciones nacionales, lo tienen radicales y peronistas

Las elecciones locales en la provincia de Santa Fe corroboraron un dato político de peso y que, con matices, se viene repitiendo: en el territorio mandan el Frente Progresista y el PJ. En esa pelea por las localidades más chicas, los dos frentes con más tradición electoral imponen su estructura y se desvanece el escenario de tres tercios, que predominó los últimos años en la puja por los cargos nacionales y provinciales.  

Quizás la explicación de esta realidad tenga que ver con el color político de los sucesivos gobiernos provinciales, bajo cuyo paraguas se fortalecen la presencia y las acciones en el territorio y, por consiguiente, también las administraciones afines. 

Eso podría explicar en parte la escasa inserción territorial de Juntos por el Cambio; pese a la presidencia de Mauricio Macri y a varios triunfos en elecciones legislativas, aún no pudo poner un pie en la Casa Gris. 

En el Frente Progresista se confirma la supremacía y el peso de la estructura de la UCR por sobre la del Partido Socialista; la inmensa mayoría de las comunas del Frente son gestionadas por dirigentes radicales. Pero nada es tan lineal, especialmente cuando uno de los actores protagónicos, el radicalismo, tiene a muchos de sus dirigentes comiendo de dos platos a la vez: en uno lo hace todos los días y en el otro en ocasiones especiales. Los mismos que fueron con el Frente Progresista en las comunas, militaron la candidatura de Carolina Losada al Senado y no la de Clara García.

Lo que es evidente es que la UCR hoy tiene gobiernos, territorios y estructura que no tienen ni el PS ni el macrismo, sus actuales aliados.

El ranking

Los números duros dicen que el Frente Progresista ganó 118 comunas; el Frente de Todos 92; Juntos por el Cambio 44; distintos partidos vecinalistas 37; Santa Fe para Todos 17; Frente para el Cambio 15; UCR 4; Unite 3; PDP 2, y Mejor 2. 

La sumatoria final es más compleja porque varios de esos ganadores, si bien fueron por afuera de las estructuras, tributan a los distintos grandes frentes. 

Es el caso por ejemplo del Frente para el Cambio —que se impuso en 15 localidades—, un “muleto” que se armó en el laboratorio electoral del NEO, el espacio que lidera el diputado radical Maximiliano Pullaro. Y acá las líneas se bifurcan más todavía, porque Frente para el Cambio jugó en algunas localidades con el Frente Progresista y en otras con Juntos por el Cambio. Lo único definitivo es que responde a Pullaro; el resto depende de los armados y las estrategias de cada lugar. 

No termina allí la historia; en cuatro localidades ganaron los candidatos identificados como UCR, y en otras dos con el PDP, es decir radicales y demoprogresistas por afuera de los dos frentes en los que se reparten a nivel provincial (Progresista y Juntos por el Cambio).

Colectoras del PJ

El oficialismo provincial encontró en las elecciones locales una oportunidad para intentar digerir la derrota para diputados y senadores nacionales. Está claro que no alcanza para equilibrar una balanza que quedó en rojo en las urnas, pero actuó como paliativo. En ese contexto se aferran a un dato alentador: el PJ recuperó 60 comunas, 23 de ellas gestionadas hasta este momento por el Frente Progresista.

Las colectoras del PJ también funcionaron a pleno. El Frente de Todos se impuso en 92 localidades, aunque en los despachos de la Casa Gris elevan el número final a 130. Para eso suman como triunfos propios no sólo a las colectoras que pusieron en cancha, sino también a agrupaciones filoperonistas y aliados, muchos de los cuales triunfaron como partidos vecinales. 

En el primer caso, el de las colectoras, lo más saliente fue lo de Santa Fe para Todos, que presentó listas en 40 localidades y ganó en 17. 

Santa Fe para Todos es la denominación que eligieron los candidatos alineados con “Hacemos Santa Fe”, la línea interna que lanzó Perotti antes de las Paso y con la que enfrentó al sector de Agustín Rossi. 

Muchos creen que detrás del armado de esas listas estuvo el subsesecretario de Comunas de la provincia, Carlos Kaufman. El funcionario, en su cuenta de Twitter, hizo un reporte de resultados: “Las comunas gobernadas por el PJ, partidos aliados y afines, pasarán de 78 a 130 el próximo 11 de diciembre. 60 recuperadas, sólo 8 y 3 municipios resignados en la provincia de Santa Fe”.

El peronismo también cuenta a favor dos de las tres localidades en las que se impuso Unite: Fortín Olmos y Las Petacas. (La tercera, Timbúes, es para el Frente Progresista). Un caso similar a Unite es el Partido Mejor, que ganó dos y ambas se identifican con el PJ. 

Finalmente, los partidos Vecinalistas se quedaron con triunfos en 37 localidades; de esas, en el PJ se suman 19, ya sea porque las listas fueron encabezadas por peronistas o por aliados (Arteaga, Los Molinos, Ataliva, Egusquiza, Galisteo, Josefina, Pueblo Marini, Ramona, Santa Teresa, San Gregorio, Matilde, Cavour, Alvarez, Arminda, Uranga, La Lucila, Gaboto, Irigoyen y Aldao). 

Facebook comentarios

Autor

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Suma Política. Todos los derechos reservados. 2020