Connect with us

Hi, what are you looking for?

+P

En primera persona: “Pagué la deuda al día siguiente del corte y no tuve gas por tres meses pero igual me cobraron”

El siguiente es el testimonio de una usuaria de la ciudad de Funes a la que le tocó vivir una “experiencia para el olvido” con Litoral Gas, a partir de la mañana en que se levantó para hacer el desayuno de su familia y se encontró con que le habían cortado el servicio. La mujer, de 56 años y que pidió reserva de su identidad, relató con precisión y detalle para Suma Política las peripecias que tuvo que enfrentar entonces:

“La pandemia nos golpeó de distinta manera y sin dudas también en lo económico. Tengo dos trabajos, uno de ellos en forma independiente donde los pagos se retrasaron muchísimo. Por eso tuve dificultades para pagar algunos impuestos, entre ellos el gas. Como había escuchado que el gobierno postergaba los cortes por falta de pago, justamente como consecuencia de los problemas que planteó el coronavirus, esperaba a diciembre para ponerme al día con las facturas adeudadas de Litoral Gas. Sabía que probablemente en esa fecha tendría más posibilidades de tener regularizada mi situación. 

No conté con que es una empresa privada y podían cortarte el suministro igual. Eso sucedió en diciembre, dos semanas antes de las Fiestas. Nunca me llegó el aviso previo de corte. Al menos jamás dejaron ningún papel en el buzón. Me levanté una mañana y cuando fui a preparar el desayuno para mi familia no tenía gas. Supuse que era un problema de la casa. Pero al salir a hacer unas compras encontré el documento de la empresa: me avisaban que habían sacado el medidor y que debía regularizar una deuda de más de 30 mil pesos.

Al día siguiente, 15 de diciembre, me presenté en Litoral Gas en Rosario, ya que en Funes, donde vivo, no hay sucursal, por lo que todo se complica aún más. 

Pagué la deuda con plata que me prestó un familiar. Con los intereses más los gastos por el corte mismo me cobraron casi 60 mil pesos.

A los pocos días se presentó en mi domicilio un técnico de Redes & Servicios, una empresa que contrata Litoral Gas para las inspecciones.

Pensé que en unas horas volvía a tener gas pero no fue así. Encontró que faltaban dos rejillas, en el comedor y el lavadero, y que un anafe del exterior estaba mal colocado. Un anafe que uso para cocinar en algunas ocasiones y no hacer humo adentro.

Llamé a un matriculado. Lo cierto es que me confirmó que debía hacer esas modificaciones pero a su vez fue claro: tenés otros problemas… una conexión mal hecha en el horno, el termotanque ubicado en un lugar incorrecto y otras rejillas que faltan.

Me dijo que cuando viniera el próximo inspector, aun cuando el primero haya dejado por escrito que los cambios necesarios eran tres, tenía que corregir todo porque me iban a rechazar una y otra vez.

Comenzaron los trabajos, que duraron un mes. Hubo una nueva inspección de Litoral Gas recién a principios de marzo. 

Para mi disgusto, aunque el gasista matriculado me había hecho hacer muchas más cosas que lo indicado en la primera inspección, siguieron encontrando problemas, es decir, cosas que según este nuevo inspector no estaban completamente en regla.

Pasaron casi tres semanas más hasta que se hicieron esos cambios, que incluyeron roturas de paredes, caños que se cambiaron, hasta que finalmente a fines de marzo la última inspección dio el OK.

Una de las dudas que tengo, y debo hablar urgente con la empresa, es que en los meses en los cuales estuvo cortado el suministro igual llegaron facturas por casi dos mil pesos. ¿Por qué? ¿Qué me cobraron?

Vivo con un familiar con discapacidad, algo que expliqué cuando pedí en varias oportunidades que apuraran lo más posible la visita del inspector ya que durante todo ese tiempo obviamente nos duchamos con agua fría y cocinamos en una parrilla eléctrica con todas las limitaciones que eso implica en la alimentación de una familia y más con la situación especial que vivimos.

Es cierto que en su momento no pude cumplir con los pagos de las facturas, pero es difícil entender por qué Litoral Gas no suspendió los cortes de servicio, como hizo la EPE por ejemplo, en el marco de una crisis como la que se está viviendo. La empresa cobra intereses descomunales, los inspectores vienen cuando pueden o tienen ganas. Uno te dice una cosa, otro otra. Los gasistas matriculados te lo reconocen: «Ahora empezó el baile», me dijo la primera vez que vino el que me recomendaron.

Sí, bailé y no de la mejor manera durante más de tres meses habiendo pagado al día siguiente del corte y cumpliendo con todo lo que me iban diciendo.

Una experiencia para el olvido”. 


Nota relacionada


Facebook comentarios
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Suma Política. Todos los derechos reservados. 2020