Connect with us

Hi, what are you looking for?

Panorama

Entre equilibrios y convivencia, la clave para los próximos meses de la pandemia

Entre equilibrios y convivencia, la clave para los próximos meses de la pandemia



Redacción Suma Política


“Ni chicha ni limonada”, “una ensalada para conformar a todos”, “lo que se podía hacer ante la indisciplina social”.

Esas tres fueron las opiniones más repetidas en el ámbito político a la hora de comentar las últimas medidas del gobierno provincial para enfrentar una nueva etapa en la lucha contra el Covid, que va a estar signada por este juego de equilibrios entre las alarmas sanitarias y los reclamos de la economía. “Hay que prepararse para esta convivencia con el virus por varios meses, incluso hasta la mitad del año que viene”, admiten desde el gobierno, y aclaran que no se descarta nada: ni siquiera volver al encierro total del inicio de la cuarentena, el de hace seis meses, porque ese es el único remedio antes de la vacuna. “Se puede volver para atrás, y va a ser largo”, resumen.

La dicotomía salud y economía volvió a ser determinante para tomar las decisiones. Esta vez le tocó el turno al sector comercial, que 14 días atrás esperaba una apertura y debió conformarse con una nueva espera. En el medio se conocieron los números de la desocupación que inclinaron la balanza para aliviar a algunos sectores en crisis.

El problema de la apertura anunciada este jueves fue que llegó junto a un nuevo récord de contagios, al que le quedaba más a tono un cierre de actividades que una flexibilización como la que se anunció. Para eso apareció la explicación de que los casos que se informan ahora pueden reflejar la realidad de 20 días atrás, o que ahora se suman los contactos directos de los casos sospechosos. Por eso las cifras subieron antes que bajar.

“Todos le decimos al gobernador lo que hay que hacer, pero en definitiva la última decisión la termina tomando él en soledad”, graficó un integrante del comité de expertos en salud, que esta vez no fueron ni reunidos ni consultados, probablemente porque ya habían dado su opinión contraria a la apertura.

Un integrante del gabinete provincial soltó una infidencia: “Esto se pudo decidir porque la ministra Sonia Martorano está internada, sino ella no hubiera tolerado ir tan a contramano de la opinión sanitaria”.

En el contrapeso, la presión era ya intolerable, casi al borde de la desobediencia civil. Eso también influyó. El registro de agotamiento social y comercial iba a provocar una consecuencia indeseable: que al margen de cualquier decisión, los comercios, gimnasios y bares abrieran igual. Ya lo habían insinuado. Y eso era peor que autorizarlos con protocolo.

“Equilibrio” fue la palabra más utilizada por las autoridades al explicar las medidas. Y eso significa un poco para cada uno. En el medio, quedaron algunas inconsistencias como la del horario de los bares hasta las 24 y una especie de “toque de queda” a partir de las 20. Tal vez haya que esperar algunos retoques que corrijan esa y otras desprolijidades.

No quedó claro qué apuró la decisión del anuncio. Se dice que es un mejoramiento de lo que venía sucediendo en esta materia, cuando se cuestionaba que las medidas se comunicaban los viernes, pocas horas antes de que entraran en vigencia. Para la organización de las actividades eso era un problema adicional, que ahora se resolvió.

Pero hay quienes sostienen que algo pasó en la tarde del jueves en Santa Fe. Porque hasta el mediodía las medidas a anunciar eran otras, y de repente eso se modificó.

Como rasgo distintivo esta vez se decidió no convocar a los senadores que en el anuncio anterior oficiaron de custodios del anuncio. Esta vez no los llamaron, aunque alguno de ellos dijo que no estaba dispuesto a ir si no lo participaban de la previa de las decisiones. “Lo de la otra vez, incluso con dos senadores de la oposición, fue un gesto. No todo el año es carnaval”, deslizan sonrientes.

Desde ahora, el esquema de fases ya no va más. En esta nueva modalidad de convivencia con el Covid se hablará más de restringir la circulación de la gente que de reducir actividades en particular. Y aparecen otros desafíos en el horizonte: el tan anunciado aplanamiento de la curva ya no es el fin del proceso. Ahora hay que controlar día a día cómo está el sistema sanitario.

Con las nuevas medidas, se traslada bastante del resultado al comportamiento de la sociedad. Ya no depende tanto del Estado, que promete custodiar para que las restricciones se cumplan, y consigan un complicado equilibrio: una apertura no indiscriminada de los comercios para mantener robusta la economía, pero sin aumentar la circulación para que el sistema de salud no se sature.

Lo que viene será así: mirar con un ojo las camas críticas y con el otro la productividad de la provincia. Y sin saber hasta cuándo.


Las nuevas medidas


Nuevas-Medidas_GPSF_24-Sep


Facebook comentarios
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Suma Política. Todos los derechos reservados. 2020