Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

La autonomía municipal reactiva la agenda del penúltimo año de Perotti

El discurso del próximo 1º de mayo del gobernador Omar Perotti en la Legislatura —para el que se prepara una movilización de militantes de Hacemos Santa Fe que se promete masiva— parece el ámbito más adecuado para que el Poder Ejecutivo impulse, mediante su propio proyecto de ley, un régimen municipal que consagre más autonomía para las ciudades. Con las obligaciones (y las responsabilidades políticas del caso) se piensa en brindar más instrumentos económicos y dejarles mayores competencias a los intendentes y concejales. El tercer año suele ser también propicio para plantear como un desafío a la oposición una reforma constitucional.

Los deseos de más autonomía en las municipalidades no son nuevos. Hubo proyectos de ley en la Cámara de Diputados y los hay ahora, como el del socialista outsider Rubén Giustiniani. Y lo mismo ocurrió —hace ya más de una década—, en el Senado santafesino que en 2010 produjo una media sanción que sólo sumó los votos de la mayoría peronista que por entonces en un solo bloque, desde la oposición, dominaba esa Cámara. Se opusieron radicales y socialistas en minoría y el asunto quedó archivado en las comisiones de los diputados.

Ahora, la Casa Gris impulsa una iniciativa que tiene su mérito. Parece capaz de “ir a las cosas”, al definir una agenda de temas concretos para que las municipalidades tengan más recursos y responsabilidades. Al menos en el plano de las expresiones públicas se evita lo que el intendente de Rosario, Pablo Javkin, ha definido como el riesgo de un “consensualismo vacío” pensando en el no peronismo y el proyecto de un Frente de Frentes pero perfectamente aplicable a las consignas autonómicas urbanas. Después de todo, de Atenas para acá la ciudad es el lugar del ciudadano. Emilio Jatón, el jefe municipal de la ciudad capital, ha tomado distancia del tema y espera que por estos días (durante abril) el Partido Socialista emita una posición de fondo. En el radicalismo, con sus variantes de fundadores de Cambiemos, recién llegados a esa alianza, ex frentistas y frentistas, hay más entusiasmo en Diputados que en el Senado. En todo el arco opositor nadie aceptaría un trueque que implique ganar autonomía a cambio de una reforma constitucional. 

Rosario y el poder

No es extraño que los dos dirigentes que encarnan los dos ejecutivos con más peso, el gobernador de la provincia y el intendente de la ciudad más poblada y relevante desde el punto de vista económico coincidan en un discurso en común.

Cualquier político santafesino puede hablar a favor de la autonomía municipal; Perotti y Javkin pueden concretarla. Ya sucedió con otros temas y protagonistas, como cuando en tiempos de Carlos Reutemann como gobernador y Héctor Cavallero como intendente (aún socialista) obtuvieron un fondo del conurbano similar al que ya tenía la provincia de Buenos Aires (que también benefició a la ciudad de Santa Fe), o como el proyecto rubricado en 1995 del puente Rosario-Victoria, en tiempos de Jorge Obeid y Hermes Binner, de este lado del Paraná.

La Casa Gris ha creado el programa “Santa Fe más autonomía” y ya convocó a intendentes, además de figuras destacadas del derecho. El tema vuelve al debate en la provincia con frecuencia, pero generalmente se usa sólo como excusa para impulsar una reforma constitucional. Se sabe que es políticamente incorrecto oponerse a la autonomía, pero lo cierto es que los años pasan y —como advierte Giustiniani— la autonomía de las urbes sigue siendo “una asignatura pendiente” en el mapa de la bota.

La búsqueda de más poder para las autoridades municipales de Rosario se ve lamentablemente reforzada por el fracaso del Estado nacional y su sistema de justicia frente a un delito federal: el narcotráfico, y lo mismo con la provincia y sus instituciones que no han logrado y no logran brindar seguridad. 

Búsquedas globales

La palabra autonomía no figura en la Constitución de Santa Fe, cuyos 60 años cumplidos este 14 de abril el gobierno santafesino —que aspira a su reforma— dejó pasar sin señalarlo en el calendario de sus actividades. No es cierto que se deba a su coincidencia con los feriados religiosos del jueves y el viernes. Más bien parece vincularse con la búsqueda de renovarle el juego político a Perotti entre quienes diseñan su discurso, para la apertura del próximo período ordinario de sesiones. Será el penúltimo mensaje del gobernador a las Cámaras.

Danilo Kilibarda

1962 – 2022

Uno de los convencionales constituyentes del 62, Danilo Kilibarda, es ahora integrante de un Consejo Consultivo para la Autonomía Municipal que ha creado el Poder Ejecutivo provincial, y es fruto del renovado oxígeno que le ha dado el diálogo con dirigentes de otros partidos —más que del propio peronismo—, que ha provocado la llegada de Celia Arena al Ministerio de Gobierno. En esa instancia la acompaña el ministro de Gestión Pública, Marcos Corach, porque hay diálogo pero todavía domina la desconfianza y se piensa en términos de palomas y halcones.  

En ese organismo de consulta, Kilibarda seguramente expondrá lo que tantas veces a lo largo de su extensa carrera política ha dicho sin medias tintas: que la Constitución santafesina que cuenta con su voto como convencional no obstruye la posibilidad de que haya una porción de poder mayor para las instituciones municipales. Que lo que no contiene puede ser materia legislativa.

En todas sus intervenciones respecto de cada polémica en torno a la oportunidad o la conveniencia de que se declare la necesidad de la reforma de la Constitución, el ex ministro de Educación y ex diputado provincial del PJ ha dicho que el texto constitucional no atrasa, y mucho menos impide que por ley se avance con la sanción de un régimen municipal que consagre la autonomía. Según su posición, tampoco sería necesaria una reforma constitucional para un Consejo de la Magistratura o la selección de los vocales del Tribunal de Cuentas.

El ex presidente del Colegio de Abogados de la capital provincial siempre advirtió que las ciudades pueden contar con gobiernos institucional, política e incluso económicamente más autónomos. Eso sí, siempre fijó un límite al que considera infranqueable: ningún intendente aún con acuerdo de su Concejo Municipal puede tomar un préstamo con un organismo de crédito fuera del país sin que la provincia lo autorice. No lo puede hacer el gobernador sin autorización legislativa, y mucho menos quedar en manos de una gestión municipal.

Deudas en dólares

Curiosamente, el tema de permitirle livianamente a municipios tomar deudas en dólares es por estos días una de las noticias fuertes en el interior provincial. Hay cuatro ciudades que tienen —por préstamos de los 90 con organismos de crédito internacionales a través de la Nación— fuertes dolores de cabeza: el gobierno provincial les va a descontar, decreto mediante, de sus fondos coparticipables lo que el Tesoro santafesino ya ha pagado en calidad de garante al Ente Nacional de Obras Hídricas (Enohsa).

Aquellos préstamos se usaron en Fray Luis Beltran y Carcarañá (en el departamento San Lorenzo), en Coronda (San Jerónimo) y en San Carlos Centro (Las Colonias) para hacer cloacas y hubo para ello dos leyes (de 1990 y 1993) que al menos en ese aspecto crearon una autonomía municipal para tomar alegremente préstamos que parecían de pago sencillo (a tasas muy bajas) pero que no se saldaron y más adelante se convirtieron en impagables con la explosión de la Convertibilidad.

A propósito de los 90 y de los gobiernos peronistas de Carlos Menem y Carlos Reutemann, es saludable recordar que el tema de la autonomía municipal fue clave cuando se discutieron las privatizaciones. Hoy esta última palabra engloba las operaciones por las que el Estado nacional y el provincial se desprendieron de empresas y otros activos, pero en el caso de los servicios públicos lo hicieron mediante concesiones. Un debate apasionante que reivindicaba la autonomía municipal y el poder concedente originario de los municipios tuvo lugar cuando la Legislatura aprobó la Ley 11.220, que permitió que la ex Dipos y sus servicios de agua potable y cloacas en los 15 distritos más importantes de Santa Fe fuera concesionada al grupo multinacional francés Lyonaise des Aux (luego Suez).

Con sus argumentos y todas las de perder por aquellos años se opusieron dos municipios: Rosario y Esperanza exigían que no se vulnerara su poder concedente originario, pero no tuvieron suerte. 

Facebook comentarios
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar