Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

La pelea por el federalismo, un debate que sorprendió al presidente entre anuncios de obras en Santa Fe

“No se desanime, esto va a pasar”. El consejo del general San Martín a Estanislao López cuando se lamentaba por el centralismo porteño, fue recuperado de la historia por el presidente Alberto Fernández en Santa Fe, cuando tuvo que hilvanar una respuesta ante un sorpresivo reclamo público del intendente Emilio Jatón —al que después se sumó el gobernador Omar Perotti— para que en el país haya más federalismo.

Casi a la misma altura de los que le reclaman por esas desigualdades en su condición de presidente, Fernández no se quedó atrás en su reconocimiento del problema: “las reglas, la Constitución y las normas dicen que somos un país federal, pero no actuamos como país federal. La Argentina de hoy no es así”, admitió, y profetizó: “va a ser un país federal el día que todos puedan vivir felices en el lugar donde les tocó nacer”.

“No necesitamos una Argentina central fuerte y argentinas periféricas, o esa Argentina arácnida que tenía el cuerpo en el puerto de Buenos Aires y un montón de patas desparramadas, que eran vías de tren que llevaban la riqueza del interior”, explicó.

“Santa Fe tiene que tener los mismos derechos que tiene un porteño. Me siento muy mal viendo lo injusto que es la comodidad que vivimos en Buenos Aires y las dificultades que enfrentan las ciudades del interior. Voy a trabajar para hacer más federal a la Argentina”, prometió.

Por esas respuestas y sus apreciaciones acerca de las dificultades que se enfrentan al intentar cambiar ese estado de cosas, tal vez se podría deducir que no lo molestó al presidente demasiado el planteo federal, que ya tiene varios capítulos sobre distintos temas, como el desigual reparto de subsidios al transporte o la falta de juzgados en la provincia.

Tal vez llamó la atención el momento en el que se dio el intercambio: en medio de un acto público que pareció una demostración de todo lo contrario al unitarismo. El presidente había llegado para dar cuenta de una inversión millonaria para dos obras de saneamiento en plantas que tienen cien años de antigüedad y que van a permitir llevar agua a barrios que no tienen ese “derecho humano central”.

Fin de la deuda y ofensiva al Congreso

Tal vez movilizado por el reclamo en vivo del intendente y el gobernador, el presidente anunció que la semana que viene pondrá fin a la deuda que la Nación tiene por coparticipación con Santa Fe y se firmarán todos los papeles para que se paguen en bonos unos 130 mil millones de pesos.

Probablemente impulsado por el mismo sentimiento de desigualdad que le expusieron en medio del acto, decidió volver a la carga con un tema que había salido de la agenda, cuando un proyecto de reforma judicial se empantanó en Diputados. Ahora los legisladores nacionales de la provincia decidieron recuperar parte de ese proyecto y volvieron a ingresar una iniciativa donde se propone la creación de nuevos juzgados federales. Alberto Fernández desafió que lo traten y lo saquen de una vez porque Santa Fe y la Argentina lo necesitan.

Otros dos anuncios que se esperaban no tuvieron confirmación: uno es si va a estar presente en el acto por el Día de la Bandera. Se podría deducir que no. Y el otro un cambio con respecto al corte de biodiesel, cuyos detalles prometió hacer públicos desde Buenos Aires.

El federalismo en la agenda

El intendente santafesino fue el que se llevó todas las miradas al poner el tema federalismo en la agenda de los discursos. Y lo hizo a pesar de que el contexto le resultaba más que favorable para las buenas relaciones: no sólo fue el anfitrión de la visita, un gesto que probablemente no tendrá su par Pablo Javkin el lunes por el Día de la Bandera, sino también porque antes del acto Fernández le confirmó fondos para otra obra emblemática que piensa inaugurar de cara a la celebración de los 450 años de la fundación de la ciudad: terminar la costanera este con un puente sobre la laguna Setúbal.

Pero el presidente apenas se había sentado frente a un micrófono poco amigable, cuando Jatón cerró un breve discurso diciendo: “Necesito hacerle un pedido presidente: necesitamos un país más federal, que Santa Fe reciba los subsidios que merece, los santafesinos lo sentimos en nuestra vida cotidiana; Santa Fe necesita estar en el centro de la escena”. Y lo acompañó con una frase más amable: “No claudique en esa mirada y los santafesinos lo vamos a acompañar en su lucha por mayor federalismo en la Argentina”.

Más que oportuno, el acto continuó con la exposición de un video con un detalle de las inversiones en obras del gobierno nacional en la provincia (hay 406 obras y proyectos), y una frase del ministro de Infraestructura nacional, Gabriel Katopodis, que pareció enfrentar los reclamos por más federalismo: “El gobierno de Macri aumentó las inversiones en obra pública a la ciudad de Buenos Aires un 2.592 por ciento, y la mayoría de las provincias fueron postergadas”, recordó. “Este gobierno invirtió en el interior 147 mil millones, un 300 por ciento más de lo que tenía el gobierno anterior”, comparó.

También se diferenció de la gestión de Cambiemos con un detalle sobre el acuerdo con el Fondo Monetario: “para este gobierno las obras públicas no son parte de las negociaciones, no son una variable de ajuste”.

Desde Granadero Baigorria, la ministra de Infraestructura de Santa Fe Silvina Frana valoró la visita del presidente señalando que “no viene a anunciar obras, sino a ver las que ya están en marcha en la provincia”, y reivindicó al Estado como hacedor de este tipo de emprendimientos que un privado no va a hacer. A su lado, el intendente Adrián Maglia también reclamó romper el unitarismo y dijo que con la obra que se inicia, a futuro “se van a usar menos los hospitales”, aludiendo a la relación directa entre la salud y el agua potable.

Los problemas son del interior

En el cierre, el gobernador Omar Perotti decidió no esquivar el tema del federalismo que ya había instalado Jatón. Y recordó que la visita del presidente se dio el día que se cumplieron 184 años de la muerte de Estanislao López, el patriarca de la federación, un baluarte del federalismo. “Doscientos años después los argentinos seguimos siendo del interior con problemas y de Capital con mejor vida”, arrancó.

En nombre de todos los gobernadores, Perotti pidió que “no se potencien desigualdades”, y mencionó al transporte como uno de los temas donde esas asimetrías se han acentuado, en su opinión “debido a la puesta en marcha de los últimos acuerdos fiscales, que expresan una concentración de subsidios”. También resaltó que en el interior se paga más caro la luz, el combustible y el gas, y aludió a la seguridad: “mientras en esta provincia crecía el delito y el narcotráfico, que los recursos crecían en Capital Federal”, se quejó.

Para atenuar el impacto en la figura del presidente que lo escuchaba sentado a su lado, Perotti le concedió a Fernández que “usted habilitó esa discusión con cada uno de nosotros. Tenemos coincidencias y la libertad de plantear las diferencias con total libertad”, destacó. 

“La Nación está buscando recuperar esos recursos en la discusión con Capital Federal”, dijo y prometió acompañar puntualmente ese pedido, así como los que se hagan sobre los temas de seguridad. “Hay recursos que Santa Fe necesita sin demora”, reclamó, sin mencionar el tema de la deuda cuya cancelación minutos después le anunciaría en público el propio presidente.

Facebook comentarios

Autor

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar