Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

La última gambeta del Bati: ahora quiere esquivar el impuesto a las grandes fortunas

¿Puede alguien trasladar una habilidad extraordinaria en su actividad laboral a otros campos de la vida? ¿Puede un goleador llevar su gambeta a la vida diaria? Es probable que uno de los más grandes futbolistas de la historia argentina tenga esa respuesta: Gabriel Omar Batistuta. Está intentado gambetear y dejar en el camino, cual defensor rival, el pago del Aporte Solidario y Extraordinario a las grandes fortunas sancionado por el Congreso nacional a fines de 2020.

¿Podrá? Eso lo determinará la Justicia pero por lo pronto ha vuelto a la acción el goleador surgido de Newell’s.

En los últimos días de junio el abogado de Batistuta presentó una demanda pidiendo se declare la inconstitucionalidad de la norma y en consecuencia se frene la inspección que le está haciendo la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) por no haber cumplido con la ley. El argumento del ex jugador nacido en Reconquista es que para pagar debería vender parte de sus bienes y le consumiría un 1.000 % de su renta. La otra cara de la moneda es que según el último informe de la AFIP, más del 80 % de las grandes fortunas pagaron el tributo, que tiene como destino entre otras cosas la compra de insumos médicos, fortalecimiento del Plan Progresar y mejora de la salud y de las condiciones habitacionales de la población de barrios populares.

En 2011 el ex delantero declaró que “si vos necesitás poner una empresa y programar, la Argentina es el último lugar donde venís”. A pesar de eso, después de haber tenido una carrera muy exitosa en Europa y siendo ídolo y héroe en la Fiorentina, a tal punto que le dieron las “llaves de acceso a la antigua ciudad de Florencia”, Batistuta decidió volver junto con su familia a sus pagos y asentarse nuevamente en el norte de la provincia. “El campo” lo esperaba. Según pudo averiguar Suma Política, actualmente vive en una casa céntrica de Reconquista sin grandes lujos y cuando quiere tener espacio y ver mucho verde se va para la quinta que tiene en Malabrigo, un pueblo cercano. 

Quienes viven en la ciudad norteña aseguran que es alguien de bajo perfil, sin mucha vida social y que solo suele juntarse con sus amigos de toda la vida. No es de mostrarse públicamente y evita salir a comer a restaurantes. No se destaca por su simpatía y si bien anda como un reconquistense más por las calles, le escapa a las fotos aunque si le piden no se niega. Más allá de estar entre los 12.000 o 13.000 argentinos y argentinas (0,03 % de la población) que tiene una fortuna superior a los de 200 millones de pesos, quienes lo conocen afirman que “no ostenta”, anda en “una cuatro por cuatro común y corriente” y cuida “excesivamente la plata, no es de gastarla fácilmente, por no decir otra cosa”, le dijo entre risas un reconquistense a este medio.

El máximo goleador de la Selección Argentina en mundiales es propietario de algunas tierras: según Pedro Peretti, ex directivo de la Federación Agraria Argentina, Batistuta tiene “126.000 hectáreas”. Lo que equivale a siete veces la ciudad de Rosario. También es dueño junto con su padre y parte de su familia de la empresa ganadera Batistuta y Batistuta S.A. Parte de la fortuna que hizo como jugador la invirtió allí. “Para trabajar el campo tenés que estar preparado, hay que laburar por si viene la seca, hay que tener pozos de agua, hay que vacunar. Si no estás organizado, no es rentable para nada”, dijo en 2011 el Bati, que siguió el camino de su padre al dedicarse al negocio agrícola ganadero.

Osmar Batistuta, padre de Gabriel, viene trabajando en el campo desde hace mucho tiempo. Quienes conocen la historia familiar le contaron a Suma Política que la actual empresa tuvo un “salto y mejoría” después del 2000, época que coincide con el final de la carrera del 9. Ese momento es también donde el ex futbolista empezó a adquirir grandes extensiones de tierras. Por otra parte, Batistuta padre fue presidente de la Sociedad Rural de Reconquista (2011-2012), que organiza una de las Expoagro más importantes de la región y el país. En uno de los discursos que dio en ese momento, cristalizó su forma de pensar sobre el rol del Estado y lo dejó bien claro: “El aumento del gasto público ha sido una constante en los últimos ocho años (…) Pero el Estado no produce nada, sólo administra y gasta”.

No pagar un impuesto es una forma de renegar del Estado y eso parece que viene de familia. El delantero que pasó por Boca y River tiene algunos capítulos escritos con anterioridad: fue denunciado por la AFIP porque habría escondido parte de su fortuna en el exterior, no lo declaró y evitó el pago de Ganancias, situación que se terminó resolviendo en 2019. Por otra parte, en 2020 fue denunciado públicamente por pagar impuestos correspondientes a una pequeña parte de las tierras que tenía.

¿Profeta en su tierra?

“Que te reconozcan en el lugar donde naciste, en el lugar donde viviste, es una felicidad enorme para mí, personalmente es un orgullo que no voy a olvidar nunca”, dijo el Bati en 2018 cuando la Municipalidad de Reconquista colocó una escultura suya con la remera albiceleste. Tras negarse a pagar el aporte solidario, las críticas locales no tardaron en llegar. Desde el Sindicato de Municipales de la ciudad norteña lanzaron un comunicado donde dice que “el homenajeado no devuelve con la misma moneda el reconocimiento (por la estatua en su honor). Un ciudadano responsable debe comportarse cumpliendo con sus obligaciones con el Estado”.

En la ciudad del norte de la provincia una vez por año se realiza un encuentro de fútbol a beneficio llamado “Partido de los Embajadores”. Allí participan los referentes de Reconquista, se realizan sorteos y se recauda dinero para diversos fines. Si bien Batistuta fue invitado muchas veces, nunca asistió. Hay quienes marcan la diferencia, por ejemplo, con el ex arquero Ángel Comizzo, quien siempre trató de asistir a estos eventos y cada vez que llega a la ciudad se muestra abierto socialmente para sacarse fotos e interactuar con quien se acerque y hasta va a atender un comercio familiar.

Sin tener una encuesta en la mano, se podría afirmar que Batistuta tiene un alto conocimiento público. Lo suficiente para que sea buscado por algún sector de la política y así ocurrió. Cerca del 2010 y años posteriores fue tentado por el espacio del ex gobernador Reutemann, pero el reconquistense se negó. En las últimas elecciones, referentes de Juntos por el Cambio también se comunicaron con la intención de que participe en alguna lista legislativa, pero la respuesta que dio fue la misma, que no estaba preparado para eso.

“En este momento de crisis, se necesita de la ayuda de los que más tenemos”. De esa forma apoyaba el aporte solidario Diego Maradona en septiembre del 2020, frase que no pierde vigencia porque la crisis aún sigue azotando al mundo entero y Argentina no es la excepción. Mientras tanto el Bati, que tantas redes infló y gargantas alegró, sigue intentando concretar una gambeta más y eludir el “impuesto a los ricos”.

Facebook comentarios
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Suma Política. Todos los derechos reservados. 2020