Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

Voto joven, un debate inmaduro

El mensaje del gobernador Omar Perotti para que se pueda votar a los 16 años en los comicios santafesinos, tal como ocurre a nivel nacional, no está entre los temas que puedan resolverse pronto.

El titular del Poder Ejecutivo provincial lo considera una materia pendiente de la clase política local y advirtió en su discurso a las Cámaras del 1º de Mayo que pronto Santa Fe será la única (y acaso la última) en consagrar ese derecho. Dijo que en Corrientes ya logró media sanción una ley provincial para permitir el sufragio antes de los 18 años y que todas las demás provincias ya han avanzado no solo en su legislación sino en su instrumentación.

La mención a la media sanción resonó entre los senadores. En la Cámara alta una parte del peronismo —que sigue dividido en dos bloques pero tiene mejor diálogo interno— tiene dudas y las expresa adentro del bloque del Nuevo Espacio Santafesino (Nes); mientras la otra bancada, Lealtad, piensa que sería conveniente poder aprobar el pedido del gobernador. Entre unos y otros (en especial los que buscan poder mejorar o mantener una buena relación con la Casa Gris) siempre existe la tentación de producir una media sanción que, se sabe, no podrá prosperar en Diputados salvo que las posiciones cambien drásticamente.

En la oposición radical, en cambio, el mensaje del Ejecutivo se rechaza porque choca con el texto de la Constitución de Santa Fe. La desconfianza domina esa posición: no se cuestiona que puedan votar los más jóvenes sino los efectos jurídicos que podría crear una ley que se oponga a un artículo muy preciso de la Constitución provincial. “Si se acepta que una ley quede por sobre el texto constitucional cualquier cosa se podrá hacer con la Carta Magna”, razonan acaso con una prudencia casi conservadora. Nadie quiere quedar del lado de los que obstruyen votar a gobernador a los que ya pueden hacerlo para presidente, pero los senadores opositores del radicalismo no están dispuestos a ceder. Saben que si se puede hacer para que voten los jóvenes se podría llegar a intentar para que el gobernador pueda presentarse a una reelección inmediata.

Dos que tienen razón

Los mejores debates son aquellos en los que las partes enfrentadas tienen una parte de razón, que no es lo mismo que tener una parte de la verdad.

Siempre que dos ideas saludables se oponen hay motivos para prestar atención a los argumentos. En un lado se antepone el cuidado de la Constitución, su respeto y la vigilancia de que el poder no quiera avasallarla; en el otro, el deseo transformador y progresista de ponerle remedio a una situación absurda e injusta. Los santafesinos de 16 y 17 años que van a decidir quién gobierna el país pero no la provincia o sus pueblos y ciudades.

Es cómico que a la hora de describirse el proyecto de voto joven se diga que es para los chicos y las chicas de entre 16 y 17 años. En realidad, si se trata sólo de números enteros, entre ellos no hay nada, como nada podrá haber entre las posiciones que se advierten en la Cámara alta.

Acaso Perotti pueda sentirse satisfecho si se llegara a una media sanción con votación dividida en ese cuerpo deliberativo, que después de todo tiene 12 de sus 19 bancas en manos del peronismo, pero sabe que provocar un debate y el tratamiento en Diputados es una tarea mayúscula. En la Cámara baja el PJ está en franca minoría y además tiende a una fragmentación creciente.

Autonomía

El tema que despierta más adhesiones y que tiene chances de avanzar es un nuevo régimen de autonomía municipal, habrá que ver qué formatos son posibles, de acuerdo con lo que pueda aportar el consejo consultivo de notables y funcionarios que ha creado el gobierno.

Dar más poder (y recursos) a las municipalidades y las comunas no choca con la Constitución, porque aunque no lo ha previsto tampoco lo impide, se dice del lado de los que quieren que haya un avance concreto. La presión de Rosario y en menor medida Santa Fe es fuerte y para radicales y socialistas el tema es prioritario en sus agendas, siempre que no se contradiga el texto constitucional por las razones esgrimidas más arriba: que no sirva de excusa para una habilitación de reelección por alguna vía extraña.

Posiciones

En el radicalismo hay dirigentes que desde el inicio de Cambiemos apostaron por la alianza con el PRO de Mauricio Macri, otros que tardaron un poco más en sumarse, con Macri ya en el gobierno, y un tercer sector que lo ha hecho en 2021 bajo el entendimiento de que es hora de unificar al radicalismo, aunque también haya gente del partido de Alem que sigue en el Frente Progresista, Cívico y Social y no piensa moverse de allí. Más allá de tantos matices y perspectivas para 2023 a la hora de decir que no es fácil unificar un discurso, el rechazo a las normas que puedan significar un avance “pero por sobre la Constitución de Santa Fe” no se aceptan a nivel partidario. Es una posición de la UCR-Santa Fe, se advierte.

Mientras, la “unidad en la diversidad” del Frente de Todos y el justicialismo santafesino presenta fracturas propias, nacidas en Santa Fe y otras que se encolumnan en las porciones que del Estado nacional se reparten los Fernández: los de Alberto y los de Cristina. Eso sí, siempre sin salirse de los escritorios y los cargos. La convivencia del peronismo santafesino es difícil y por algo se arraigó en 2019 la consigna de buscar “la unidad hasta que duela”, y aún con dolores, porque el sabor de recuperar el gobierno —ahora de mantenerlo— es mejor. Acaso la posibilidad de que se llegue a buen puerto con un Frente de Frentes del no peronismo obligue al justicialismo santafesino a no romper para el año próximo.

Lo que pueda suceder con el voto joven depende, en gran medida, de ese escenario: el año legislativo del penúltimo año de gestión de Perotti ha comenzado y se sabe que hay tiempo hasta la campaña anterior a las Paso de mediados de 2023 para hacer cambios en las reglas de juego electorales y los consensos entre partidos. Cualquier reforma seria para el voto joven (y para la autonomía municipal, la reducción de los mandatos de los jefes comunales, la incorporación institucional del Consejo de la Magistratura, el proceso de preselección de candidatos a jueces, camaristas, fiscales y defensores) los necesita.

Nota relacionada

Facebook comentarios
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar