Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

14N y después: el reloj de arena, los que firman el empate y todo lo que está en juego

El resultado siempre puede ser peor que el pronóstico de los resultados. Con esa certeza, las principales fuerzas políticas santafesinas van a esperar el escrutinio de las elecciones del domingo 14 de noviembre, después de una campaña que fue menos que la de las Paso y con una expectativa electoral consumida por los temas de la calle: la inseguridad y la economía.

Ni siquiera los cruces típicos de toda contienda electoral tuvieron tanto espacio en la apretada agenda de problemas irresueltos. Todo lo que pasó en ese sentido, ocurrió antes de las internas de setiembre, donde se pelearon las candidaturas. Después, siguió el hastío y la necesidad de que pase rápido el mes de campaña.

El único que rompió ese clima fue el candidato a diputado Roberto Mirabella, que no dudó en cruzar duro a la candidata estrella de Juntos por el Cambio Carolina Losada.

La primera vez lo hizo desde la sesión del Senado nacional, cuando repudió a la periodista después que dijera que los gobiernos peronistas tenían más empatía con los delincuentes que con los ciudadanos comunes, en el marco de una serie de golpes de efecto con los que se instaló en la opinión pública poco después de confirmar su candidatura.

Ahora, casi en el final de la campaña, Mirabella apuntó al punto más débil de la postulante revelación de las últimas Paso: no le toleró que alguien que hace 15 años vive fuera de los límites de la provincia diga cómo hay que resolver los problemas de los santafesinos. “Nos ofende a todos, y lo único que quiere es un freno para Santa Fe”, dijo con furia proselitista el hombre de mayor cercanía con el gobernador Omar Perotti.

Quedó la sensación de que las internas marcaron demasiado la cancha, que los resultados quedaron definidos ya en setiembre. Aunque cada frente dirá que peleó para conseguir algo que mejorara sus chances, íntimamente todos reconocen la diferencia entre lo que se puede y lo que había que aparentar en campaña. “No hay lugar para milagros, y perder nunca es bueno”, admiten cuando se apagan las luces.

Si quisieran, habría motivos para defender que las cartas no estaban todas marcadas. Se podrían haber ilusionado con la esperanza de sumar los votos de quienes se espantaron por las largas filas de ingreso a las escuelas que hubo el 12 de setiembre, y que tal vez ahora puedan atreverse a entrar. O con conquistar a los que antes votaron en blanco o arruinaron su voto, y convencerlos de que esta vez está más claro cuál es la pelea que hay que dar.

…íntimamente todos reconocen la diferencia entre lo que se puede y lo que había que aparentar en campaña. “No hay lugar para milagros, y perder nunca es bueno”, admiten cuando se apagan las luces

Las sumas de cualquiera de esos cálculos puede terminar en cualquier número. También pueden incluirse en la lista las cuentas que hacen quienes aspiran a robarle electores a otros frentes, pensando en los que compitieron y perdieron la elección primaria. La lógica cierra: si no votaron por un candidato que ahora es el oficial, ¿por qué lo harían esta vez? Pero, más seriamente, esas estimaciones no mueven tanto el amperímetro como suelen entusiasmarse públicamente los que las promueven.

Qué futuro les espera

Yendo más fríamente a la realidad de los pronósticos y sus concreciones, se pueden hacer algunos comentarios sobre cómo se vivirán los resultados del escrutinio el domingo a la noche.

Según quienes no lo estiman tanto, para el gobernador Omar Perotti empezará a correr un tiempo de descuento. “El 15 se le da vuelta el reloj de arena”, suele ser la figura a la que apelan para decir que hasta los ordenanzas de la Casa Gris saben que los días de los últimos dos años de mandato corren más rápido que los dos primeros.

Contrariamente a ese comentario, desde las cercanías del gobernador creen que podría relanzar su gobierno con cambios en el gabinete incluidos para posicionarse de cara al 2023. Y una cosa no está desligada de la otra.

Ya es un secreto a voces que se irá Roberto Sukerman y hasta se insinúa la posibilidad de una sorpresa entre los candidatos a reemplazarlo. Apuntan a que el gobernador no quiere equivocarse más, ni con el perfil ni con que no sea alguien de su extrema confianza. Aunque esa decisión consume alguna desprolijidad electoral o legislativa.

También está por resolver qué será del equipo del ex ministro Marcelo Sain en Seguridad, y si Jorge Lagna seguirá al frente de esa cartera, entre otros cambios probables, que ya parece seguro se producirán más cerca de la semana siguiente a las elecciones que de fin de año.

Ya es un secreto a voces que se irá Roberto Sukerman y hasta se insinúa la posibilidad de una sorpresa entre los candidatos a reemplazarlo. Apuntan a que el gobernador no quiere equivocarse más

Perotti y el 2023

Apenas quede sellado el resultado de estas elecciones, Perotti ya pensará en el 2023. Entre otras cosas porque sus rivales también lo harán. Una salida posible teniendo en cuenta que no tiene reelección, podría ser la clásica de los últimos “gobernadores mandato cumplido”: posicionar a un candidato propio para la sucesión, y postularse para presidir la Cámara de Diputados de la provincia, encabezando una lista conformada de puño y letra. Es también la manera de seguir ejerciendo el poder hasta el último día. Es lo que hicieron sus dos últimos antecesores en el cargo.

En ese esquema las especulaciones ya ponen nombre a todo: su delfín Roberto Mirabella podría ser el candidato a gobernador, aunque para eso tal vez tenga que formar parte antes del gabinete, y Marcelo Lewandowski el que vaya por la Intendencia de Rosario. Pero falta para eso. Y no hay que descartar a otros contendientes.

Los que quedaron en la vereda de enfrente en la interna del peronismo le reprochan al mandatario provincial que pudo haber sido un presidenciable, el candidato de la moderación que superara la grieta, pero se jugó todo su capital político en la interna y la campaña. “Si pierde ahora, por más o menos de diez puntos, va a quedar igual en la lista de los derrotados. Y pudo haber sobrevolado esa situación. Pudo surfear arriba de la ola, pero decidió empaparse”, le cuestionan.

Consideran que haber ganado por tan amplio margen las Paso donde compitió contra Agustín Rossi le permitió poner en segundo plano la derrota que sufrió el peronismo en la provincia ante Juntos por el Cambio, para colmo a manos de una debutante en política. “Eso ahora va a quedar más claro y será indisimulable”, pronostican.

En cambio, en el perottismo creen que si el Frente de Todos descuenta la diferencia que le sacaron en las Paso en setiembre, en un contexto de derrota nacional, el gobernador podría pensar todavía en un futuro nacional en una alianza con Cristina Fernández, que le dio su inesperado apoyo en la disputa interna del partido.

“Si Perotti pierde ahora, por más o menos de diez puntos, va a quedar igual en la lista de los derrotados. Y pudo haber sobrevolado esa situación. Pudo surfear arriba de la ola, pero decidió empaparse”

¿Y quién gana?

¿Y qué va a pasar en la elección? Los sondeos dan lo que uno quiera buscar: mayor margen de victoria para Juntos por el Cambio (fue de diez puntos hace dos meses) aunque en el oficialismo prometen descontar algo. Los promotores de Losada hasta se animan a augurar un triunfo en Rosario, donde en la interna de setiembre salió segunda en la ciudad y tercera en el departamento.

Se entusiasman con tener mejores números en la general que en las Paso. “En San Lorenzo —afirman— perdimos por dos puntos, y ahora en las encuestas estamos cuatro arriba”. Creen que ese puede ser el estado general de las cosas.

Juntos por el Cambio fue el único frente que hizo en Rosario un acto de cierre casi como los de antes. Esta vez no valían como excusa para no hacerlo las limitaciones por la pandemia. El Frente de Todos armó un spot virtual de campaña con discursos de los candidatos, después de anunciar que iba a cerrar con varios actos en simultáneo.

Hacer un acto como los que realizó en la interna, incluso vía Zoom, hubiera implicado tener que hacer participar a los mentores de la lista, el presidente Alberto Fernández y la vice Cristina Kirchner. Y no estaba tan claro si eso, que sirvió en la interna, ahora ayudaba o tiraba para atrás. Ese mismo día a nivel nacional el presidente y la vice hicieron un cierre en Merlo, Buenos Aires.

Desde el socialismo se encargaron de sumar a Pablo Javkin a alguna nota periodística junto a su candidata Clara García, ya que no era tampoco seguro que el intendente aceptara participar de algún acto público. Por eso el cierre de campaña estuvo a cargo de la militancia y sus recorridas y, también en los medios.

En el Frente Amplio Progresista aceptan por lo bajo que si Clara mantiene los dos dígitos van a festejar, una especie de celebración de un empate con los números de la suma de la interna pasada.

Al principio de la campaña se entusiasmaron con un crecimiento que los llevó a orillar los 15 puntos, pero en el último tramo estaban en caída. Del resultado final dependerá la fortaleza que tendrán en las negociaciones que vienen por las candidaturas del 2023.

La inseguridad al palo

Para quienes están a cargo de los gobiernos, saber a quién le afectó más la inesperada participación del gobernador y el intendente en una marcha contra la inseguridad en el Monumento a la Bandera con el argumento de “poner la cara”, es otro dato que tal vez pueda leerse con los números del domingo.

“Rosario no es Rafaela” dicen los que con el diario del lunes le cuestionan a Perotti la irrupción en la bajada de calle Córdoba, confiado en que la gente no se iba a descontrolar. Por algo que supo antes, la vicegobernadora Alejandra Rodenas optó, ante la misma invitación, por no ser de la partida.

Los tiempos del reloj de arena, los cambios en el gabinete, el impulso a la gestión, el realineamiento o el despegue del gobierno nacional y la configuración de nuevas candidaturas para el 2023 es lo que empezará a construirse apenas se apaguen los resultados del domingo 14 de noviembre.

Facebook comentarios

Autor

  • Periodista. Licenciado en Comunicación Social de la UNR. Ex jefe de Redacción de La Capital. Twitter: @DanielAbba_

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Suma Política. Todos los derechos reservados. 2020