Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

Con un espaldarazo a Pullaro, Lousteau instó al radicalismo a recuperar “la vocación de ser mayoría para gobernar”

Un mensaje común y transversal atravesó el plenario del NEO santafesino: el radicalismo debe recuperar “vocación de ser mayoría para gobernar” la Argentina y la UCR provincial tiene que ser partícipe y protagonista de esa transformación. El “ala moderada” de Juntos por el Cambio –el partido Evolución– fue referenciado por los participantes como el espacio más propicio para lograr ese objetivo.

Nuevo Espacio Organizado (NEO), el sector del radicalismo que conduce el diputado provincial Maximiliano Pullaro, realizó su plenario provincial y contó con la participación estelar del senador por la Ciudad de Buenos Aires Martín Lousteau, quien instó a “salir del apetito legislativo” para volver a gobernar: “El radicalismo del lamento no va más” sentenció. 

Mientras el presidente Alberto Fernández anunciaba nuevas restricciones para contener la suba de contagios por coronavirus, militantes del radicalismo inundaban las redes con los hashtag “UCR NEO” y “Radicales Protagonistas”. El cónclave tuvo que realizarse vía zoom ante las imposibilidades de encuentro que supone la pandemia. El arribo de Lousteau a la provincia estaba previsto para el sábado pasado, e incluso estaban en marcha las gestiones para que el senador se reuniera, por separado, con el ex gobernador Miguel Lifschitz, y los intendentes Pablo Javkin (Rosario) y Emilio Jatón (Santa Fe). Pero todo quedó trunco ante el avance de la pandemia. 

El plenario tuvo como anfitrión a Pullaro, quien consideró que el NEO es la organización política más grande que tiene el radicalismo, pero también la provincia de Santa Fe: “Gobernamos 117 distritos entre intendentes y presidentes comunales. El Partido Justicialista, tiene 102, y el Partido Socialista 50”. Sacando esa chapa a relucir, el exministro de Seguridad señaló que el radicalismo debe “involucrarse en cuestiones políticas a nivel nacional”, algo que fue descuidado por los dirigentes santafesinos: “Creíamos que el proyecto que teníamos en la provincia iba a liderar un proyecto político nacional. Pero en este momento encontramos dirigentes nuevos que motivan muchísimo, no solo al radicalismo, sino a muchos sectores de la Argentina que no encontraban a dirigentes que lo representen”, aseguró destacando a sus correligionarios Lousteau, Emiliano Yacobitti y Hernán Rossi, que forman parte del partido Evolución.  

En esa línea de razonamiento, Pullaro desnudó la interna que se vive hacia dentro del Frente Progresista santafesino donde se están dando “debates profundos” de cara a las elecciones de medio término: “Indudablemente no va a ser el mismo frente para estas elecciones. Tal vez un debate que quisimos dar con mucho esfuerzo pero no estuvieron de acuerdo. Pero siempre vamos a seguir adelante. Nunca vamos a resignar la expectativa que tenemos como espacio para conducir la provincia de Santa Fe”. 

“Es un gusto para nosotros sumarnos a discutir política con ustedes, pero fundamentalmente  que el NEO, como espacio político, pueda sumar a este espacio político y aportar”, remató. 



Volver a las fuentes

Además de Pullaro, las principales voces del plenario estuvieron marcadas por los dirigentes que conducen el espacio: el exvicegobernador santafesino Carlos Fascendini y el senador provincial Felipe Michlig. 

Reafirmando los argumentos de Pullaro, Michlig remarcó que el radicalismo debe “volver a tener vocación de poder” tanto en Santa Fe como en el resto del país. “Debemos abandonar la idea de que no podemos gobernar, de que solamente debemos acompañar a otros partidos en frentes provinciales y nacionales”, esgrimió. 

“Hay que volver a las fuentes”, resumió Michlig haciendo hincapié en los históricos valores del radicalismo: “NEO debe tener definitivamente un anclaje a nivel nacional. Trabajar en conjunto y sintonía con Evolución. Y estamos convencidos en acompañar a Martín (Lousteau) en esa tarea”. 

A su turno, Fascendini consideró que fue “un grave error” descuidar la participación del radicalismo en las discusiones por fuera de Santa Fe: “La decisión que estamos tomando es que el partido se juega no solo en la provincia si no en la Nación. Acá estamos jugando en las categoría inferiores, la superior es la Nación»

A su vez señaló que el radicalismo en el país “está reclamando un cambio” pero advirtió que el espacio a conformar debe ser “respetuoso” de los principios fundacionales del partido. “No es cuestión de llegar al poder y ver qué hacemos. Es a la inversa: saber lo que vamos a hacer para llevarlo adelante desde el poder”, sentenció. 



Renovar la vocación por gestionar

Con una biblioteca de fondo, en donde se destacaba un ejemplar del libro “Qué es el radicalismo”, Lousteau celebró la intención de construir un espacio por fuera de lo provincial en donde la Unión Cívica Radical tenga peso propio: “El proyecto nacional es que este espíritu del radicalismo se extienda. Es regar al radicalismo de la vocación de gestionar”. 

En ese marco pidió a los correligionarios santafesinos “salir del apetito por lo legislativo” y recuperar la intención de ser una mayoría para gobernar. “Con complejo de minoría no se puede transformar la realidad ni armar una coalición que gobierne y respete las cosas que uno respeta en un partido”, evaluó. 

Mientras en Santa Fe comienza la danza de nombres por ver cómo se configura el armado no peronista, y con qué nombres, Lousteau consideró que quienes encabecen el proyecto del radicalismo deben compartir la intención de gobernar: “Tenemos que lograr el crecimiento de los que quieren gestionar, en lugar de tener obturadas las vidrieras importantes para construir una identidad nacional por los mismos que quieren administrar la minoría”. 

En cuanto a las elecciones que se avecinan, el exministro de Economía evaluó que servirán para “plantar la semilla del futuro”, más allá de los resultados que se obtengan. “Estamos plantando la posibilidad de una coalición mejor y más grande que le gane al kirchnerismo de manera que lo obligue a volverse mejor”, expresó, y fue por más: “Si le ganamos repetidamente tendrá que mutar y ser mejor. Y para construir ese espacio que le gane tenemos que construir un mejor radicalismo”. 

Por último, el dirigente consideró que la decisión del radicalismo de unirse a Juntos por el Cambio “fue buena para generar alternancia”, aunque admitió que no hubo vocación de protagonismo: “Los lugares no hay que reclamarlos, hay que ganárselos. El radicalismo del lamento no va más. Ese es un radicalismo en el que la gente no confía para un futuro”. 

Facebook comentarios
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Suma Política. Todos los derechos reservados. 2020