mega888
Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

Una multitud en las calles le puso límites al negacionismo de Milei y Villarruel

Las fuerzas “del suelo”, a 48 años del golpe cívico militar del 76, volvieron a rebalsar la Playa de Mayo y toda el área de influencia del centro de Buenos Aires. Fervor, creatividad, arte; miles de grupos, familias, organizaciones sociales y políticas consiguieron este 24 de marzo expresarse con altísima masividad. También se concretó la ya tradicional caminata que organiza La Cámpora, desde la ex Esma. Fueron casi 14 kilómetros, unos 50 mil jóvenes militantes partieron a las nueve de la mañana y llegaron por la tarde al Obelisco.

El movimiento de derechos humanos, que se renueva generacionalmente, se mantiene intacto. El día de la Memoria por la Verdad y la Justicia, feriado inamovible en el calendario nacional, fue honrado en todo el país.

A cuarenta años de la recuperación democrática, sin embargo, una novedad no pasa inadvertida: el gobierno nacional de Javier Milei, como nunca antes había ocurrido, desafió la evocación, le cambió el nombre a la fecha (establecida por una ley de la nación), por “Día de la Memoria, la Verdad y la Justicia Completa”, y publicó un largo video documental de 12 minutos donde se reseña la tragedia de dos víctimas militares previas al golpe de 1976, provocadas por la todavía activa, por entonces, guerrilla urbana con origen en la izquierda revolucionaria de los años 60.

La tentación por reescribir la historia del gobierno liberal conservador es manifiesta y no mera retórica. Cambiar los paradigmas, subvertir las leyes del Congreso que fueron dictadas con amplias mayorías, los fallos históricos de la Corte Suprema, los centenares de juicios por crímenes de lesa humanidad llevados a cabo por tribunales ordinarios en los últimos 20 años, y que condenaron a más de un millar de militares y civiles (y absolvieron a más de 200) por terrorismo de Estado, ya es una política visible del gobierno de Milei-Villarruel.

Entre la audacia y la temeridad, las “fuerzas del cielo” que dominan la Casa Rosada interpretan que los 14,5 millones de votos del 19 de noviembre de 2023, además de habilitar una transformación económica radical conservadora como lo que se intenta en estos días, también le habrían dado mandato para reescribir una interpretación jurídica y política sobre los hechos del período dictatorial que provocó la mayor matanza de civiles de la historia nacional, en un puñado de años.

El conflicto cultural está planteado y no puede desconocerse. Se trata de un gobierno legítimo que lo motoriza, y que desconoce la trayectoria democrática de 40 años.

Entre tanto, la marea humana de condena al genocidio, y por “Memoria, verdad y justicia”, sin aditamentos, volvió a mostrarse intacta en las calles de toda la Argentina. En Buenos Aires, por caso, y luego de casi dos décadas de ausencia, volvió a movilizarse una fracción de la Juventud Radical (con la presencia del titular de ese partido, el senador Martin Lousteau); sectores del PRO se expresaron por redes sociales, como el ex candidato a presidente Horacio Rodríguez Larreta, quien recordó el secuestro de su propio padre y expresó:  “Hay 30 mil razones para redoblar nuestra apuesta por la memoria, verdad y justicia. Nunca más!”.

Otro tanto hicieron la casi totalidad de gobernadores, no sólo del peronismo. Todos apoyando la evocación del Día de la Memoria, tal cual lo entiende el plexo jurídico que se constituyó entre casi todas las fuerzas parlamentarias, durante este siglo. El gobernador de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, expresó: “Profundo respeto a quienes sufrieron y resistieron durante la dictadura”, y pidió además “mantener el compromiso con la verdad, justicia y los valores democráticos”.

Mientras desde Abuelas de Plaza de Mayo reclamaron este 24 de marzo el urgente tratamiento legislativo de una ley contra el negacionismo, la vicepresidenta Villarruel atacó a Estela de Carlotto por las redes sociales. “A vos no te votó nadie, la gente votó a Milei”, disparó, y cerró su hastag con “no fueron 30.000”.

Estela, la titular de Abuelas, expresó desde el escenario de una plaza desbordada: “El gobierno viola todos los pactos internacionales. Queremos a los represores presos, las condenas deben ser de cumplimiento efectivo”.

La vocación por romper toda una cultura democrática, que distingue a la Argentina en el mundo entero, parte desde la misma fórmula presidencial, y no parece contar con aliados políticos de peso. Ni siquiera las Fuerzas Armadas se pliegan al aullido provocador que parte de la Casa Rosada. El regreso tardío de una cultura derrotada por la historia contemporánea, sin embargo, presume contar con el pulso del voto popular, los 14,5 millones.

Las fuerzas “del suelo”, sin embargo, volvieron a poner las cosas en su lugar.


Facebook comentarios

Autor

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar