Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

“La vuelta de los ferrocarriles no es sólo una ecuación económica, sino urbanística, ambiental, política”

“La apuesta de la vuelta de los ferrocarriles no es sólo una ecuación económica, sino también urbanística, ambiental, política”, señala Fernando Rosúa, director de la Unidad Especial de Gestión Ferroviaria de Santa Fe. Amparado por esa mirada, se ilusiona con la creación de una empresa pública provincial que sea la operadora de esos ferrocarriles, pero recomienda “ser cautos” en el tránsito a dicha instancia y, mientras tanto, acumular conocimiento y experiencia. Rosúa es optimista sobre el regreso de los trenes de cercanía que unan Laguna Paiva con Santa Fe y Rosario con Cañada de Gómez, pero no arriesga fechas sobre la puesta en marcha de ambos proyectos y remarca que el gobierno nacional, a través de Trenes Argentinos, “es el gran actor en todo esto; nosotros desde Provincia —dice—podemos acompañar”.

Creada por la Ley 13.242 que la Legislatura sancionó en 2012, la Unidad Especial de Gestión Ferroviaria es una institución que trabaja para la restitución de los servicios de trenes de pasajeros en el ámbito santafesino; es a la vez una instancia de paso hacia la constitución de la referida empresa provincial, cuya creación, con un carácter mixto, está contemplada por la misma norma. Rosúa discrepa sobre ese carácter mixto público-privado: “Creo que deberíamos modificar la ley y conformar la empresa como sociedad del Estado”.

Si bien no se produjeron anuncios concretos, en los últimos días hubo visitas a Rosario del titular de Trenes Argentinos, Martín Marinucci, que recargaron las expectativas de los santafesinos sobre la posibilidad de reactivar el servicio de pasajeros Rosario-Cañada de Gómez. Lo mismo ocurrió un mes atrás cuando el tren El Tucumano volvió a parar en Serodino. “Creo que esto es un proceso en el que se va consolidando la idea de la vuelta al tren, se van consiguiendo las inversiones, se van empezando a distribuir recursos ferroviarios que hasta hoy estaban concentrados en el Gran Buenos Aires”, indicó Fernando Rosúa en diálogo con Suma Política. Como parte de ese proceso al que alude, saludó la decisión del gobierno nacional, conocida el lunes último, de no renovar concesiones de ramales a empresas transportadoras de carga, entre las que se cuenta Nuevo Central Argentino, adjudicataria de uno de esos contratos: el que implica las vías por donde debería correr el tren Rosario-Cañada de Gómez.

—¿En qué estado está, actualmente, el proyecto de la vuelta del tren de pasajeros Rosario-Cañada de Gómez?

—Está la decisión política tomada por Trenes Argentinos. En su momento, el año pasado, el gobernador (de Santa Fe, Omar Perotti) elevó una nota formal dirigida al entonces ministro de Transporte de la Nación, Mario Meoni (fallecido en circunstancias trágicas hace poco más de dos meses), solicitándole la reactivación de dos servicios de trenes de pasajeros: el de Laguna Paiva-Santa Fe y el de Rosario-Cañada de Gómez. Sobre el de Laguna Paiva-Santa Fe ya se venía trabajando junto con la empresa Belgrano Cargas y SOFSE (Operadora Ferroviaria Sociedad del Estado); en tanto, el otro lo tomaron la Subsecretaría de Transporte Ferroviario de la Nación y SOFSE. En diciembre tuvimos una reunión con ellos y nos confirmaron que iban a trabajar sobre el tema. Después se dieron algunas situaciones como la muerte de Meoni y su reemplazo por Alexis Guerrera, que estaba al frente de ADIFSE (Administración de Infraestructura Ferroviaria Sociedad del Estado); o sea que él venía ya conociendo el tema. Cuando se hace cargo del ministerio, quien era presidente de Trenes Argentinos Operaciones, Martín Marinucci, toma la presidencia de ADIFSE. O sea que ahora confluyen en Marinucci tanto lo relacionado con operaciones como con infraestructura. Creo que ese elemento fue fundamental para acelerar todo lo de Rosario-Cañada de Gómez.

—En cuanto al material rodante necesario para ese servicio, ¿está licitada alguna compra? ¿hay disponibles? ¿se están reparando?

—Lo que nos contó Marinucci en su reciente visita a Rosario es que tienen reservado algún material rodante para comenzar el servicio a Cañada. Es usado, no nuevo. Eso está ocurriendo en todo el país, ya que desde 2014 no se compra material rodante nuevo. Nos anunció que, en una primera etapa, al igual que para Laguna Paiva-Santa Fe, será una locomotora con dos coches, aunque no descartó que en las próximas compras de coche motor se incluya una partida destinada a estos servicios en Santa Fe.

—¿Y respecto de la posible frecuencia?

—Lo que planteó Marinucci al respecto es que serían dos a la mañana, un tren de ida y otro de vuelta, y otros dos por la tarde. Es decir, dos por sentido. No confirmó los horarios, pero están trabajando, por lo menos, en eso.

—¿Qué análisis hacés del anuncio del Gobierno nacional de esta semana sobre no renovar las concesiones de ramales a empresas que utilizaban corredores ferroviarios para servicios de carga?

—Lo veo positivo. Veo positivo que el Estado tome nuevamente el manejo de la infraestructura y sea el que defina el uso de las vías. Eso es clave para que puedan convivir los servicios de carga con los de pasajeros.

—Tampoco se anunció que se dejarán de utilizar los trenes para transporte de cargas…

—No, desde luego que no. Yo creo que, por el contrario, este anuncio habilita la posibilidad de que distintas empresas operen. La idea no es echar a los privados de la operación, pero sí que sea el Estado el que maneje y tenga el control de la infraestructura y de las operaciones. Esto posibilitará abrir el juego para restituir los servicios de pasajeros, que estaban muy restringidos en el modelo actual. Un modelo en el cual había que pedir permiso a esas empresas que tienen la concesión. La concesión al Nuevo Central Argentino (por donde correría el servicio Rosario-Cañada de Gómez) fenece a fines del año próximo, en octubre o diciembre, no recuerdo bien…

—¿Cómo imaginás una negociación con NCA si el tren Rosario-Cañada de Gómez se restituye antes de esa fecha? Porque habrá que hablar con ellos y acordar…

—Nos explicó Marinucci que las conversaciones ya se vienen dando y que vienen teniendo colaboración de parte de NCA. Ellos (Trenes Argentinos) conversan desde un lugar de mucho poder y plantearon que no hay ningún inconveniente en ese sentido. Creo que el escenario del final de las concesiones influye y mucho. Una cosa es solicitar el uso de las vías y otra decir: yo dispongo del uso de las vías. O sea que veo muy positivo lo anunciado esta semana. Ahora, lo fundamental para el servicio Rosario-Cañada de Gómez es la reparación de la vía ascendente; esa es la clave para mí, para que puedan operar en conjunto los servicios de pasajeros y de carga. Sería el ramal de la izquierda, yendo desde Rosario hacia Cañada. Esas vías están muy deterioradas y necesitan una reparación.

—Dame un panorama de otros dos servicios de cercanía que ilusionan a los santafesinos: Rosario-Gálvez, por un lado, y Rosario-Casilda, por otro.

—En los planes de SOFSE están los dos. Incluso están otros: Rosario-San Lorenzo y Rosario-Pergamino. También tienen esos servicios en el radar. Creo que esto es un proceso en el que se va consolidando la idea de la vuelta al tren, se van consiguiendo las inversiones, se van empezando a distribuir recursos ferroviarios que hasta hoy estaban concentrados en el Gran Buenos Aires, donde el servicio de trenes de pasajeros no paró nunca; ahora se empieza a invertir en el interior del país. Trenes Argentinos tiene al nudo de Rosario como un lugar importante y Trenes Argentinos es el gran actor en todo esto. Nosotros desde Provincia podemos acompañar.

—Trenes Argentinos es el gran actor, pero hay una Unidad Especial de Gestión Ferroviaria, que es la que vos dirigís, ¿a qué está abocada hoy esa Unidad? ¿Cuál es su incumbencia y su poder de decisión? ¿Es algo testimonial nada más o tiene algún peso?

—Mirá, el tema es el siguiente. La Unidad Especial de Gestión Ferroviaria tiene varias finalidades. Una de ellas es avanzar en la creación de la Empresa Santafesina de Ferrocarriles, que sería la operadora ferroviaria de Santa Fe. O sea: que Santa Fe pueda tener una operadora propia. Esa es quizás la finalidad más importante. Pero hasta tanto eso suceda está la Unidad, que fue pensada como un organismo transitorio. Lo que hacemos es colaborar con todos los proyectos ferroviarios, ya sean de pasajeros o de cargas. Ayudamos a todo lo que ADIFSE hizo para el ramal que va a los puertos de Timbúes y para el Plan Circunvalar Santa Fe. Lo mismo estamos haciendo para favorecer los accesos ferroviarios a los puertos del sur rosarino. Al respecto, ya está en marcha el proyecto de expropiación de tierras que necesita esa obra, que es parte del Plan Circunvalar Rosario, que permitirá el acceso de distintas líneas ferroviarias a esos puertos del sur del Gran Rosario. O sea que la Unidad ayuda, acompaña en todos estos temas. Participamos activamente en el proyecto de Laguna Paiva-Santa Fe y ahora nos vamos a abocar al de Rosario-Cañada de Gómez.

—¿Ves lejana o próxima la creación de la Empresa Santafesina de Ferrocarriles?

—Ahí la gran discusión respecto de la operadora ferroviaria que va a tener Santa Fe —por lo menos desde mi punto de vista, y esto ya lo he planteado al Gobierno y se está analizando— es que uno no logra convertirse rápidamente en operador ferroviario, sino que eso es algo que requiere todo un proceso, para luego ser autorizado como tal. Yo planteo que mientras tanto tenemos que ir acompañando el proceso de Trenes Argentinos para ir ganando experiencia y poder convertirnos, en su momento, en una operadora independiente.

—Ser cautos…

—Ser cautos, exacto. Además, creo que deberíamos modificar la Ley 13.242, porque allí esta nueva empresa está planteada como una sociedad anónima mixta, con una incidencia del Estado de un voto más en su directorio. Entonces planteo que debemos pasar a una sociedad con participación mayoritaria del Estado o a una empresa del Estado directamente, ¿por qué? Porque son proyectos que en realidad en un inicio —y quizás no sólo en un inicio, sino en todo el tiempo que se presten los servicios— no dan rentabilidad; no son rentables los servicios de pasajeros. Entonces, incorporar ya actores privados, en esta etapa embrionaria, donde nosotros tenemos que ir desarrollando los servicios y la empresa misma, es un problema más que una solución. Creo que deberíamos conformarla como sociedad de Estado. Y además hay que ir haciendo el proceso ese de experiencia del cual hablaba. Yo he conversado con actores privados, como para ir sondeando, y puede haber, sí, gente interesada en algunos ramales, pero contados con los dedos… Aquí la apuesta de la vuelta de los ferrocarriles no es sólo una ecuación económica, sino urbanística, ambiental, política.

Facebook comentarios
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Suma Política. Todos los derechos reservados. 2020