Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

Los nuevos planes que la Municipalidad y la Provincia tejen para los galpones de la costanera central

Objeto de diversas intervenciones en los años del socialismo, los cuatro galpones de la costanera central rosarina van camino a una nueva reconversión. Aunque todavía es un modelo para armar, la idea fuerza de las autoridades es transformar el sitio en un “polo de la innovación”, en el que confluyan actividades productivas, culturales, educativas y científicas.

Con limitadas actividades por la pandemia, la suerte de los galpones 11, 13, 15 y 17 del viejo puerto rosarino hoy parece estar lejos del proyecto cultural que supo diseñar la ex ministra de Innovación y Cultura Chiqui González (solo sobrevive el Mercado de Frutos Culturales). Ya nadie habla de Franja Joven del Río, sino de articular un proyecto que se apalanque en uno de los sectores más dinámicos del entramado local: la economía del conocimiento, con viento de cola tras la aprobación de normativas que le otorgan amplios beneficios fiscales.

Desde la biotecnología hasta lo audiovisual, el concepto que une los planes de Provincia y Municipalidad —que cogestionan los espacios— es darle un lugar al desarrollo de actividades que promuevan la innovación, lo que incluye espacios de coworking, laboratorios de innovación, sedes para reuniones y sets de filmación, entre otras iniciativas.

Un adelanto de lo que vendrá se desprende del encuentro realizado a mediados de junio entre el ministro de Cultura Jorge Llonch y el responsable del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) Luis Puenzo. Ambos avanzaron en el armado de un laboratorio de animación y nuevas tecnologías, destinado a las áreas vinculadas con los videojuegos, realidad aumentada, animación y realidad virtual, entre otras disciplinas. En los últimos días Llonch realizó una recorrida por el lugar junto al intendente Pablo Javkin, donde anunciaron que la ciudad se sumará a Comodoro Rivadavia y Mar del Plata como sedes de la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (ENERC), con la singularidad de estar dedicada a la animación 3D y las nuevas tecnologías.

Javkin junto a Llonch en la recorrida por la ex Franja del Río

El proyecto cuenta con un apoyo local del bloque peronista aliado al oficialismo en el Concejo. En 2020 los ediles aprobaron un proyecto de Marina Magnani y Andrés Giménez para convertir una parte de los galpones en una zona de promoción y desarrollo de la industria creativa de la ciudad. El texto, que incluía también la creación de un fondo de innovación, fue modificado por el Ejecutivo, que volvió a enviar un anteproyecto que aún está en discusión en el Palacio Vasallo.

Amén de los avales políticos, en el municipio insisten en la necesidad de incorporar voces del sector empresario. Es por ello que el coordinador de Gabinete Rogelio Biazzi —quien lidera el proyecto dentro del Palacio de los Leones— viene interesando a jugadores como el Polo Tecnológico, la Bolsa de Comercio, la Fundación Rosario y las firmas de biotecnología.

Desde el entorno de Biazzi —ex asesor del Partido Popular español y viejo conocido de Javkin— aseguran que por su despacho en el primer piso de Buenos Aires 711 son frecuentes las reuniones de design thinking para terminar de despuntar el proyecto final, que podría estar listo para este año. En el oficialismo imaginan que podría replicarse la experiencia de la denominada Ruta N, el centro de innovación y negocios que funciona en Medellín, donde por caso opera el centro global de servicios de la multinacional Hewlett Packard.

Referentes del ámbito privado consultados para este artículo dieron cuenta de varios encuentros realizados a propósito del armado del proyecto para la ex Franja Joven del Río, “donde se cruce la tecnología, el arte, la innovación y la ciencia”. Amén del concepto, remarcaron que actualmente “no hay un detalle, más allá de una idea general”.

Desde Cultura provincial, más allá del entendimiento alcanzado con el INCAA, se muestran algo más cautelosos por el futuro del espacio, principalmente porque dependerá de cuánto se extiende la presencia del Ministerio de Salud, que hoy utiliza uno de los galpones (el 13) para la campaña de vacunación. En el 17, en tanto, se están relevando las condiciones del auditorio que allí se había montado, para ver la posibilidad de alojar nuevamente espectáculos en la temporada de primavera verano. “Todo está supeditado a la evolución de la pandemia”, remarcaron.

Una idea que no avanzó

Durante los meses que la pandemia dio algo de respiro, Javkin habló con el gobernador Omar Perotti para que La Fluvial también forme parte del futuro proyecto. Sin embargo, las autoridades del Ente Administrador del Puerto de Rosario (Enapro) tienen sus propios planes para el histórico edificio.

Semanas atrás se conoció justamente que tras 22 años, el predio costero cerró sus puertas. Aunque el concesionario tenía su contrato vencido, había negociaciones en marcha para mantener el vínculo unos meses más, pero entre las restricciones para hacer frente al coronavirus y la escasa actividad, la decisión del empresario Claudio Caprile fue entregar la llave.

En el Enapro está la idea de volver a licitar el lugar, pero limitarlo a un uso turístico y de transporte fluvial. Los pliegos aún no están definidos, pero con seguridad no habrá boliches ni posibilidad de tercerizar espacios.

Facebook comentarios
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Suma Política. Todos los derechos reservados. 2020