Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

A un año del crimen de Trasante, Ciudad Futura sigue pidiendo justicia y una reacción política

Este miércoles se cumplió un año del crimen de Eduardo Trasante y la causa permanece estancada. En este tiempo, Fiscalía imputó a cinco personas pero siguen sin conocerse los extremos del recorrido delictivo: quién ordenó el crimen y quién lo ejecutó. Si bien se barajaron distintas hipótesis, tampoco se conocen los motivos ni hay indicios de que se pueda avanzar mucho más: “Entendemos que para Fiscalía ya estaría concluida la investigación”, manifestó Gabriela Durruty, abogada querellante en la causa. 

Ciudad Futura, el espacio político por el cual Trasante accedió a una banca en el Concejo Municipal de Rosario en 2017, realizó un conversatorio virtual para recordar el legado del militante social, repasar el estado de situación de la causa judicial, y sobre todo seguir reclamando justicia.  De la actividad participaron, además de Durruty, los actuales concejales de Ciudad Futura, Pedro Salinas y Caren Tepp, así como también Carolina Leones, viuda de Trasante. 

“La causa al principio tuvo un impulso importante. Se conformó una unidad especial vinculando dos unidades del Ministerio Público de la Acusación (MPA) para investigar un homicidio tan trascendente. Pero esto no fue todo el tiempo así. Hoy la causa está en una meseta y el único movimiento que se produjo fue a principio de este año con un intento de desvincular a uno de los cinco imputados”, manifestó Durruty, haciendo un balance del accionar judicial en estos 12 meses. 

Más temprano y previo a la actividad, la reconocida abogada de derechos humanos fue entrevistada por una radio de la ciudad donde lamentó el lento avance de la causa y aseguró que desde el espacio se hizo “todo lo que estuvo al alcance” para intentar que se resuelva el crimen. “Se llegó hasta donde los fiscales tomaron la decisión de llegar”, señaló en declaraciones a radio Aire Libre (91.3). “Hay un montón de puntos que no se siguieron y entendemos que para Fiscalía ya estaría concluida la investigación”, remató.  

Un engaño, dos disparos, una huida

El martes 14 julio de 2020 dos hombres se presentaron en la casa de San Nicolás al 3600 donde vivía Trasante. Hubo una práctica premeditada: dijeron ir en nombre de una de las hijas del pastor. Adentro del domicilio y en presencia de su esposa y una hija, efectuaron dos disparos que impactaron en la frente y en la mano derecha de la víctima. Según la reconstrucción de las cámaras eso aconteció en un lapso de unos 6 minutos. 

El principal hilo del que tiraron los fiscales Matías Edery y Gastón Ávila para intentar dar con los responsables del delito fue el auto con el que se movilizaron ese día los autores del crimen. Se trató de un Peugeot 308 blanco modelo 2012 que fue encontrado 24 horas después sin ruedas en Uriburu y Barcalá, y que había sido robado cuatro días antes del crimen en zona sudoeste. 

Uno de los ladrones de ese vehículo, un joven de 21 años, fue el primer detenido pero no quedó imputado en la causa. Ese primer movimiento condujo a dos nombres: Aníbal Galván, de 23 años, y Brian Álvarez, de 19. Los jóvenes fueron imputados por comprar el auto por 20 mil pesos, a sabiendas de que se utilizaría para cometer un crimen.  En febrero de este  año, la Fiscalía entendió que no había evidencias suficientes para incriminar a Galván como parte del homicidio. 

Las investigaciones arrojaron que los dos compradores del auto actuaron por pedido de Julio Rodríguez Granthon, un líder narco de nacionalidad peruana que hasta hace poco permanecía preso en la cárcel de Piñero. Luego de la fuga de ocho presos a fines de junio pasado, el interno fue trasladado a otra penitenciaría en Buenos Aires, según informó Durruty. 

Desde Fiscalía entienden que por orden de Granthon actuaron dos personas más que también fueron imputadas: Facundo López y Alejo Leiva. El primero sería el nexo entre los compradores del auto y Granthon, mientras que el segundo está acusado de haber tenido en su poder el vehículo después del crimen. Las tres personas fueron imputadas por prestar “un aporte indispensable para ejecutar el homicidio”. 

En el teléfono de Leiva se encontraron además fotos de carteles con la leyenda “Por violador”, haciendo referencia al episodio de presunto abuso por el que Trasante fue apartado de su banca por un pedido del propio espacio político. Desde entonces no hubo avances en la causa respecto a que el móvil del crimen haya estado relacionado a una venganza por abuso, mientras que desde Ciudad Futura señalaron que no se trató más que de una “revictimización” al entorno de Trasante. 

Respuesta política

Pedro Salinas consideró que la causa pasó por distintos momentos. El concejal presidió la comisión de seguimiento que se constituyó el Palacio Vasallo, conformada por dirigentes de distintas fuerzas políticas. “Fue una de las pocas respuestas políticas que hubo a la altura de las circunstancias”, dijo.

Para el dirigente la comisión funcionó bien al compás de los primeros momentos de la investigación, donde se dieron avances importantes: “En esos primeros meses pudimos recibir a Caro (Leones), a los fiscales de la causa, a la fiscal regional y a los responsables del servicio penitenciario de Santa Fe. Tuvo un abordaje interesante para que no quede subsumido a los pasillos de tribunales sino que sea transparente hacia la sociedad en su conjunto”. 

Sin embargo, a esos primeros impulsos le siguió el estancamiento de la causa. “Después hubo una última etapa en donde la investigación empezó a dar pasos erráticos, donde todas las semanas había un móvil del crimen nuevo y ahí no hubo una actitud colaborativa del MPA, por lo cual ese lado quedó un poco flaco sobre el final”, detalló. Valoró, en cambio, la posibilidad de “articular distintas dependencias del Estado” para que se resguarden los derechos de los familiares de Trasante: “En ese sentido ha funcionado dentro de todo bien”. 

Durante el conversatorio también se recordó que una parte de la investigación se centró en Carolina Leones y el entorno de Trasante, perdiendo la oportunidad de avanzar en líneas de investigación concretas.  “Me da bronca que las instituciones y la Justicia la hayan violentado tantas veces”, expresó Caren Tepp. “La Justicia lejos de acompañarla como querellante la atacaba, la ponía en el centro de la escena para violentarla”, advirtió. 

En ese contexto la edil remarcó que el de Trasante fue un crimen organizado con un claro mensaje mafioso: “Lo más importante es saber si la política y las instituciones siguen sin querer reaccionar, que es lo que dijimos el mismo 14 de julio. La realidad es que el crimen de Eduardo no es un crimen más, es un mensaje mafioso que habla de los niveles de connivencia que tiene el poder judicial, político y la policía con el narcotráfico en la ciudad”. 



“Fui violentada muchas veces”

La actividad virtual tuvo como protagonista principal a Carolina Leones, viuda de Trasante, quien se encuentra bajo el régimen de testigo protegido en la causa. Como balance de estos 12 meses aseguró sentirse “fortalecida para seguir esta lucha” hacia adelante. “Aprendí de Trasante a rescatar lo bueno. De poder tomar las oportunidades de las cosas terribles que nos pasan”. 

El mensaje refiere a episodios concretos en la vida del pastor, marcada por la tragedia a partir de la muerte de dos de sus siete hijos en hechos de inseguridad. Primero Jeremías, en 2012, en lo que se conoce como el triple crimen de Villa Moreno. Y dos años después Jairo, quien murió al quedar en medio de una balacera a la salida de un boliche bailable. Esos hechos profundizaron el camino de la militancia social y el acompañamiento a los familiares de víctimas por parte de Trasante. 

“Siempre vivimos cerca de los familiares de víctimas y nunca imaginé tener que estar de ese lado también y sumarme a ese pedido de justicia” señaló Leones. “Por momentos es desesperante. Pero confío en Dios y tengo esperanzas en la Justicia aunque nos hemos chocado con muchas situaciones”. 

Por último se mostró “decepcionada” con el accionar del sistema judicial durante este año: “Creía que la Justicia podía estar a nuestro favor pero llegué a un momento en donde me encontré con un panorama distinto. Y fui violentada muchas veces, teniendo que volver a decir muchas veces lo mismo, teniendo que sentirme culpable de estar donde estoy porque no hay Justicia, no hay seguridad, no hay nada”. 


https://youtu.be/0JB_MOH6Mr8

Facebook comentarios

Autor

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Suma Política. Todos los derechos reservados. 2020