Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

El socialismo apuesta al Frente Progresista y le cierra las puertas a un acuerdo con el NEO y el macrismo

El socialismo no se mueve del Frente Progresista. Más de mil dirigentes lo ratificaron en distintos encuentros virtuales que se realizaron este martes y miércoles y de esa manera le cerraron las puertas a la propuesta de los radicales del NEO para conformar un frente opositor junto al macrismo para las elecciones de este año.

La dirigencia socialista, en realidad, confirmó lo que la mayoría de sus dirigentes venían diciendo en público –y con más énfasis en privado-, aún en los momentos en que la UCR y el PRO tentaron al ex gobernador Miguel Lifschitz para que fuese el candidato a senador de un Frente de frentes para enfrentar al peronismo santafesino.

Ahora queda pendiente un paso: el Congreso Provincial Extraordinario del Partido Socialista santafesino, con la participación de 463 congresales, formalizará este viernes la política de alianzas para las elecciones nacionales y locales.  

La muerte de Lifschitz obligará al socialismo a refundarse políticamente, a encontrar candidatos competitivos y nuevos liderazgos internos, pero la decisión de su dirigencia es hacerlo dentro del Frente Progresista, al que se propone ampliar “con sectores que compartan los mismos objetivos y valores que encarnamos”, según expresó ayer en un comunicado. También reivindica el legado político de Miguel Lifschitz y Hermes Binner y el compromiso “para seguir trabajando por un proyecto político que lleve a la realidad los sueños y las necesidades de cada santafesino y santafesina, como lo hicimos con los gobiernos del Frente Progresista desde 2007 a 2019”.

Está claro que la integración del Frente Progresista será diferente, pero eso no es sorpresa para nadie. Todos, de una forma u otra, habían avisado de sus intenciones.  

Los primeros en blanquear su nuevo rumbo fueron los radicales del NEO –que tienen como máximo referente al diputado Maximiliano Pullaro, y al senador Felipe Michlig y el ex vicegobernador Carlos Fascendini entre sus integrantes-, que ya anunciaron su intención de liderar un gran frente opositor que incluya al macrismo, reeditando el acuerdo que existe a nivel nacional entre ambos partidos.

El propio Pullaro nunca ocultó que si Lifschitz era candidato a senador iba a apoyar su candidatura, pero en caso de que no fuese así aspiraba a presentarse él mismo como candidato en un frente opositor al peronismo.

La semana pasada, el senador Felipe Michlig reconoció en una entrevista con Suma Política que “el radicalismo pretende mayor protagonismo” y la intención del partido de liderar un frente contra el PJ. “Aspiramos a que tanto los que representan al PRO como los que representan al socialismo y a otros partidos comprendan la necesidad que tenemos de unir a la oposición”, dijo en ese momento. Y se mostró intransigente con quienes eventualmente no los acompañasen: “Aquel que dice que no puede dejar de lado alguna diferencia ideológica o dogmática, está siendo muy mezquino y le hace el juego al kirchnerismo a nivel nacional y al perottismo en la provincia” (acá la nota completa). Este nuevo pronunciamiento del socialismo, seguramente, hará que el intento de Michlig se desvanezca.  

También va a jugar en Juntos por el Cambio el sector radical que responde a Julián Galdeano, quien de hecho ya preside el interbloque que funciona en la Legislatura provincial.

No todos en la UCR están dispuestos a seguir ese camino. El sector denominado Radicales Libres reivindicó su pertenencia al Frente Progresista “como espacio de construcción para el futuro de la provincia” y sus dirigentes recordaron que no acompañaron la gestión del ex presidente Mauricio Macri. Los referentes de este sector son la presidenta del Concejo Municipal de Rosario, María Eugenia Schmuck; el ex ministro de Trabajo Julio Genesini, y el diputado provincial Fabián Palo Oliver. También abreva en Radicales Libres el senador Lisandro Enrico, quien a diferencia del resto de la conducción propicia un acuerdo con el macrismo.

En este nuevo escenario, el socialismo puede encontrar otros aliados. El primero que aparece en escena es el diputado provincial Rubén Giustiniani, quien reconoció que Lifschitz le había propuesto participar este año de las internas del Frente Progresista y que una comisión con dirigentes de ambos sectores se había reunido para analizar la viabilidad de la iniciativa. Si bien descartó que tenga pensado volver al PS, Giustiniani –referente del bloque Igualdad en la Legislatura- impulsa la conformación de un frente de centroizquierda que pueda erigirse como alternativa electoral por fuera de la grieta nacional. Según su lectura, allí podrían converger el socialismo, Ciudad Futura, el Frente Social y Popular, y el Partido de los Trabajadores Socialistas (acá la nota completa).

Las distintas estrategias electorales no son fortuitas sino que claramente representan los posicionamientos políticos que se fueron dando en la provincia. El NEO adoptó un tono marcadamente crítico de los gobiernos de Nación y de Santa Fe, incluso por momentos más marcado aún que el de los sectores macristas más duros.


https://twitter.com/EnriqueeEstevez/status/1397704466799996941

Facebook comentarios

Autor

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Suma Política. Todos los derechos reservados. 2020