mega888
Connect with us

Hi, what are you looking for?

Departamento de Fotografía - Senado de la Nación.
Departamento de Fotografía - Senado de la Nación.

Política

Francos le arrancó el dictamen de la Ley Bases al Senado cuando el oficialismo ya se daba por vencido

El oficialismo consiguió este miércoles en tiempo de descuento juntar las 28 firmas necesarias del plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales, Legislación General, y Presupuesto y Hacienda, y obtuvo el dictamen que lo habilita para llevar el debate por la Ley Bases al reciento, probablemente el próximo jueves 6 de junio. La reunión plenaria había sido convocada casi con el único objetivo de definir posiciones y firmar los dictámenes, pero se extendió más de la cuenta, hasta las 19.

Nuevamente el oficialismo se quedaba en el amague, y no reunía las firmas necesarias para dictaminar. Por ese motivo, Bartolomé Abdala (de La Libertad Avanza, y presidiendo el plenario) pidió “un cuarto intermedio” sin definir fecha ni hora. Todo seguía en veremos con la Ley Bases pero una incursión de último momento del flamante jefe de Gabinete Guillermo Francos, alrededor de las 20 y con el plenario ya desarmado, cambió todo. Fue en el propio despacho de la vicepresidenta de la Nación y titular del Senado, Victoria Villarruel, junto al menos a dos de los senadores que hasta ese momento no habían estampado sus firmas, Edgardo Kueider (Entre Ríos, de origen peronista pero que no integra el bloque UxP) y la porteña del barrio de Almagro, Guadalupe Tagliaferri, del PRO. En el filo de la jornada, el oficialismo destrabó la resistencia de los aliados y consiguió el número.

Francos, con su llegada nocturna, y providencial, habría sido el portador de las buenas noticias que al menos estos dos aliados del gobierno necesitaban: muchos de los cambios solicitados, por al menos estos dos senadores, serían finalmente incluidos en la redacción final de un dictamen que seguramente continuará teniendo correcciones y ajustes hasta el momento en que se vote en el recinto.

La tarde había empezado casi como un trámite para el oficialismo, que se había tomado una semana para retomar la conversación de la Ley Bases en el Senado: en el medio hubo un acto del presidente Javier Milei en Córdoba, intentando ocultar el fracaso del anunciado Pacto de Mayo, una crisis de gabinete con la salida en medio de acusaciones de espionaje del ahora ex jefe del pleno de ministros Nicolas Posse. Después de la semana de paréntesis, otra vez todo se fue empantanando porque las firmas esperadas no aparecían.

Por caso, los senadores Martín Lousteau (presidente de la UCR, que sin embargo actuó de manera individual y diferente que su bloque radical en la Cámara alta) y José María Carambia (bloque Por Santa Cruz), anunciaron oficialmente que presentaban sus propios dictámenes, y no firmaban “en general” la propuesta del oficialismo, como sí lo hicieron otros legislados del PRO y la UCR, entre otros.

La dispersión de dictámenes, con todo, no obstruía la ambición de la Casa Rosada: mantiene la condición de mayoritario y, por reglamento, las firmas a los dictámenes se cuentan en conjunto, y deben superar la mayoría absoluta de todas las comisiones que integran el plenario. Luego, según cantidad de firmas, califica el de “mayoría”, y los subsiguientes, y con esa prioridad se deben tratar en la sesión. La complicación para el oficialismo, hasta esta noche, era que Lousteau y Cabambia anunciaron dictámenes propios pero no los presentaron todavía. Por lo tanto, no firmaron ninguno.

Con la irrupción de Francos en el Senado, para destrabar un debate que ya va para un mes, desde el 2 de mayo cuando Bases llegó al ala sur del Congreso, se inaugura un nuevo tipo de negociación. Directa de la Casa Rosada en el Palacio del Congreso, a través de la figura más relevante luego del presidente (el jefe de Gabinete). ¿Qué concedió Francos a Kueider y Tagliaferri? Debería verse reflejado en el dictamen corregido en las próximas horas. La “generosidad” negociadora de la Casa Rosada, que el propio Milei dejó ver en su acto en Córdoba, el último sábado, podría tratarse de un nuevo estilo gubernamental: del “nido de ratas”, como trató el presidente a los legisladores, a este presente flexible y generoso, hay un abismo.

Sin embargo, con Milei a casi 10 mil kilómetros de distancia (Estados Unidos), nadie está muy seguro de si la ley mutilada que podría atravesar el Senado será, finalmente, del agrado o no del propio presidente de la nación.


Departamento de Fotografía – Senado de la Nación.

Facebook comentarios

Autor

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar