Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

Haciendo números: los millones que le tocan a cada municipio y comuna de la deuda histórica

Cómo se distribuyen entre 365 partes unos 21.600 millones de pesos. O, mejor dicho, cuánto le corresponde a cada uno de los 59 municipios y 306 comunas de Santa Fe de los 160 mil millones de pesos de la deuda histórica por coparticipación que la Nación le va a empezar a pagar el próximo mes a la provincia y que cancelará en diez años. (A mayo de 2022 eran 151.873 millones para la provincia y 18.477 millones para distribuir entre las localidades, pero el capital se va ajustando por el índice CER que sigue la variación de los precios).

El detalle fino de este reparto tal vez sea una de las últimas precisiones que faltan conocer después que la Corte de Justicia nacional homologara el convenio de pago acordado entre Nación y provincia, en el tramo final de un largo proceso que demandó 13 años de reclamos y la intervención de cinco gobernadores. Sólo la firma e instrumentación del acuerdo involucró este año negociaciones con tres ministros de Economía.

Lo que sí está claro es que en lo que resta de este año tanto la provincia como las ciudades y pueblos santafesinos recibirán en bonos un 20 por ciento de lo adeudado y otro 16 por ciento en 2023. En el acuerdo de pago acordado, este año y el próximo se percibirán unos 25 mil millones de pesos cada año (a valor histórico, o sea que la cifra será superior por el ajuste que corresponda aplicar) y en cuatro años se cancelará el 55 por ciento del total de la deuda.

Para representar mejor esa idea, el ministro de Economía Walter Agosto estimó que los montos que va a recibir la provincia sólo este año equivalen al 60 por ciento del presupuesto de Vialidad provincial. La ciudad de Santa Fe calcula que le corresponde percibir en total unos 2.312 millones, unos 700 millones en este año. En tanto Rosario estima en 6.115 millones ó 4.761 en total, según quien lo informe.

Suma Política publica dos borradores que demuestran esa falta de coincidencia en los números, con los que están trabajando municipios y legisladores sobre el tema, a la espera de que en la próxima semana el gobierno provincial haga pública la nómina con el detalle final que por estos días sigue puliendo, aunque algunos municipios ya empezaron a recibir las comunicaciones oficiales.


El Top Ten y los que menos reciben


A la cabeza de los municipios que más fondos recibirán se ubican, junto a Rosario y Santa Fe, Rafaela (401 millones), Venado Tuerto (343), San Lorenzo (300), Villa Gobernador Gálvez (294), Reconquista (283), Santo Tomé (265), Villa Constitución (229) y Puerto San Martín (227).

Un escalón más abajo aparecen otras once localidades: Esperanza (199), Granadero Baigorria (194), Funes (177), Cañada de Gómez (160), Casilda (150), Capitán Bermúdez (150), Sunchales (143), Avellaneda (143), Pérez (140), Arroyo Seco (138) y Roldán (134).

Entre los que menos recibirán están con tres millones una veintena de pequeñas localidades, entre ellas: Campo Piaggio, Colonia Esther, Colonia Angeloni, La Camila, Santurce, La Clara, San Bernardo, Mahua, Eustolia, Fidela, Puerto Marini, Cabal, Ituzai, Jacinto Arauz, Santa María, Juan de Garay, Ñanducita, Traill y Las Avispas.



Criterios para el cuadro oficial


Lo que tiene que recibir cada municipio, ya que el 13,4372 por ciento de la deuda reconocida es coparticipable, fue informado en general en una reunión con intendentes y presidentes de comunas realizada en el centro cultural La Redonda, en Santa Fe, a una semana de la presentación del acuerdo firmado por el gobernador Omar Perotti, en junio pasado.

Y si bien está claro el monto total y los porcentajes a repartir, no hubo todavía una comunicación formal a todos los intendentes por parte del gobierno provincial, y hay varios detalles que ofrecen dudas. Tanto que en la búsqueda de precisiones, se encuentra diferencias de valores según quien haga la cuenta o quien lo informe.

Aunque ese detalle todavía no fue publicado oficialmente, el ministro de Economía Agosto se encargó de destacar que nunca se dejó de trabajar para que cuando lleguen los bonos esté todo listo para no alargar los tiempos de cobro (el gobierno nacional tiene 30 días hábiles para la primera entrega, pero se espera que el primer desembolso sea antes de ese plazo, a fines de setiembre o principios de octubre).

El cálculo de los montos que le tocan a cada municipio parece fácil de hacer pero no es tan automático; de todos modos es casi seguro que no habrá polémica sobre la determinación de los números, que puede ser más una discusión técnica que política.


Cómo se calcula


El procedimiento para el cálculo tiene tres pasos: 

1. Definir de acuerdo a los índices de coparticipación el monto bruto que le corresponde a cada municipio y comuna de lo que la provincia cobrará de la Nación.

2. Deducir a los municipios y comunas los Bonos de Consenso Fiscal 2017 que la provincia recibió de Nación y transfirió en efectivo.

3. Deducir los fondos para la realización de obras de pavimento que se hicieron a cuenta de esta deuda. Esto afecta a 91 distritos.

La determinación del monto que le toca a cada municipio depende básicamente de dos cuestiones: una es el criterio que el Poder Ejecutivo va a aplicar para realizar la distribución. Tiene dos opciones: la más razonable indica que va a definir el monto tomando en cuenta el porcentaje que le corresponde a cada municipio por cada año de detracción indebida y actualizarlo con idéntico criterio al que se usó para calcular la deuda en los fallos.

La otra posibilidad es que se apliquen los coeficientes de coparticipación que existen hoy en favor de cada municipio. Cuando presentó el acuerdo en junio, el gobierno provincial planteó que aplicaría este último criterio.


Intendentes y presidentes comunales reunidos por el reparto de la deuda

Municipios que eran comunas


En el caso de que los montos definitivos se determinen utilizando los coeficientes que rigieron durante los años donde se aplicaron las detracciones que motivaron los fallos (de 2003 a 2015), las diferencias mayores resultarán para las localidades que actualmente reciben coparticipación en carácter de municipio pero durante las detracciones de coparticipación eran coparticipadas como comunas. Hay nueve en esta situación: San José del Rincón, Florencia, Suardi, San Guillermo, Romang, Pueblo Esther, San Jerónimo Norte, Vicente y Sauce Viejo. Esto también afectaría a otra ciudad nueva como San Genaro, que eran dos pueblos y se unieron en una sola localidad.

Con este mismo criterio no tendrían monto a cobrar tres comunas que no existían como tales cuando se efectuaron las detracciones de coparticipación que motivaron los fallos: Colonia Teresa, Los Tábanos y Hardy.

Una de las comunas que ya recibió una “simulación de distribución de la deuda del gobierno nacional” reveló que en la comunicación se especifica que la provincia procedió en primer lugar a realizar el ajuste por tasa pasiva del Banco Central del monto diario de la detracción realizada en cada uno de los años, hasta el 31 de mayo de 2022.

Posteriormente, al valor actualizado le “aplicaron los coeficientes de coparticipación vigentes de cada año de forma de asignar los fondos que hubiera recibido cada municipio en cada momento del tiempo”.

También consigna que “se ajustaron los valores transferidos por los servicios del Bono de Consenso Fiscal de acuerdo a la tasa pasiva del Banco Central a la misma fecha. Idéntico mecanismo fue aplicado a las transferencias realizadas para la realización de obras a los 91 gobiernos locales que firmaron convenios. La actualización fue realizada respetando las fechas en que fueron transferidos los fondos”.


Un descuento a 91 municipios


Un tema sensible es si el municipio o comuna recibió pagos a cuenta de esta deuda en 2019 para hacer obras de pavimento. En total son 91 los municipios que recibieron esos montos, que ahora deberán descontarse de lo que les corresponde.

Entre los municipios en esta situación está Rosario, que recibió un tercio de los fondos que tenía programados recibir de la provincia ese año. Con ellos se hicieron las obras en bulevar 27 de Febrero.

Una breve historia de ese adelanto indica que se originó como consecuencia de la gestión de un crédito de 100 millones de dólares que el Banco Interamericano de Desarrollo iba a otorgar a la provincia para hacer pavimento. El contacto con el BID se inició durante un viaje a Nueva York que realizó el ex gobernador Miguel Lifschitz junto a legisladores de varios partidos de la provincia.

De los fondos provinciales se hicieron adelantos a cobrar cuando se percibiera ese crédito. Como no se aprobó el crédito, los adelantos quedaron a cuenta de la deuda nacional por coparticipación. Ahora se hará el descuento.

En este punto, el Poder Ejecutivo tomó la decisión de descontar a los 91 municipios y comunas que recibieron fondos los montos transferidos y sobre ellos le agregó los intereses, utilizando la misma tasa de interés que se aplicó para la actualización de la deuda de Nación.

Este criterio puede plantear algún reclamo, ya que en la documentación que rigió la operatoria de obras de pavimento no se prevé que el cómputo al momento de la deducción sería hecho con intereses, aunque parece razonable que así sea.

Una recomendación que estaban recibiendo algunos jefes comunales era que si el gobierno provincial no les exige a los municipios y comunas una conformidad expresa sobre el monto como condición para transferirles los bonos, esperen a tener los fondos en su poder antes de hacer cualquier reclamo. De lo contrario podrían no recibir la transferencia hasta que se agote la instancia del reclamo.

En cambio, si se les exige una conformidad expresa del monto como condición para transferirles los bonos será una decisión de “oportunidad, mérito y conveniencia” de cada localidad dar una pelea por la diferencia del cálculo de la deducción de fondos recibidos para obras de pavimento, con el riesgo de que eso demore la recepción de los bonos.


Para qué son los fondos 


En sus declaraciones de esta semana, el ministro Agosto reiteró que estos recursos que la provincia va a recuperar y serán un aporte extraordinario en sus presupuestos anuales van a generar fondos concretos que tienen establecida una modalidad de pago y van a estar protegidos contra la inflación.

Será la provincia y cada municipio o comuna los que definirán cuál será la inversión pública de los recursos que les tocan, aunque ya se aclaró que deberán ser destinados a obras o equipamiento y no al gasto corriente.

Una duda es si la provincia decide colocar como condición que los municipios y comunas deban demostrar en qué van a utilizar los recursos de los bonos, como una garantía de que se va a encargar de velar por el correcto uso de los fondos.

Se cree que no habría lugar para ese requisito porque no se trata más que del reintegro de fondos que todos los municipios y comunas deberían haber tenido disponible hace años. En ese caso será cada autoridad local la responsable de que los bonos se utilicen sólo para gastos de capital.



Facebook comentarios

Autor

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar