Connect with us

Hi, what are you looking for?

Sociedad

Las preguntas de la antropología

La Facultad de Humanidades y Arte de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) cumplió 75 años y sumó a los festejos la presentación en sociedad de una publicación colectiva con producción académica de sus egresados. Se trata de la colección Antropología Social, Perspectivas y Problemáticas, que en sus nueve volúmenes recoge setenta trabajos de investigación de 61 profesionales, de distintas generaciones, que fueron publicados entre 2018 y 2022. Cooperativas, religión, prácticas policiales, reacciones frente al aborto, conflictos laborales, ligas agrarias santafesinas, comunidades gitanas, sólo por citar algunos ejemplos. 

“La obra nació con una primera edición de tres volúmenes y con el objetivo de incorporar una serie de artículos de colegas antropólogos sociales, egresados de la UNR, ese es el hilo conductor”, explicó el coordinador de la obra, antropólogo Juan Mauricio Renold. Humanidades y Artes (UyA), nació en 1947 como Facultad de Filosofía, Letras y Ciencias de la Educación, y en 1979 tomó su nombre actual. Aunque la carrera ya se cursaba, en 1985 se funda la actual Escuela de Antropología, con sus orientaciones: sociocultural, arqueología, lingüística y bioantropología.

La colección presentada recoge las investigaciones desarrolladas en su mayor parte en el marco de la UNR, aplicadas en Rosario y “más allá de esta ciudad porque también figuran autores que por distintas razones residen en el extranjero”, explicó Renold, que es profesor e investigador del Centro de Investigaciones de la HyA. 

“También incluimos trabajos ya editados en revistas que son difíciles de encontrar o porque pasaron muchos años, pero que siguen teniendo actualidad”, explicó Renold. Además, señaló que la mayor parte de los artículos están vinculados a los campos de investigación de sus autores, que pertenecen además a distintas generaciones; los hay egresados recientes, de períodos intermedios y con un trayecto de años en la profesión. 

“Los participantes de la obra desarrollaron en su totalidad aspectos de las investigaciones realizadas en el marco de sus tesis de licenciatura o doctorados, son trabajos vinculados al campo ensayístico o de aplicación, pero siempre relacionados con la indagación tanto en la zona de influencia de la UNR, a nivel del Litoral, nacional o inclusive fuera del país”, describió.

Según Renold, los temas abordados son muy diversos y a modo de ejemplo citó los ejes temáticos del volumen VII: estudio de configuraciones religiosas, análisis estructurales y organizacionales de grupos religiosos de la ciudad, importancia de la investigación en cooperativas agropecuarias, conflictos laborales en el campo argentino, entre otros. Además de procesos de secularización como las reacciones religiosas con respecto a la legalización del aborto, ligas agrarias en contexto santafesino y comunidad gitana, que es un área no muy frecuentada a nivel nacional pero que aquí se trabajó. Además se abordan trabajos referidos a prácticas policiales, a representaciones colectivas, antropología visual y cuestiones antropológicas en contextos judiciales. 


Voz propia 


¿Es difícil insertar la propia voz académica en ámbitos nacionales o internacionales? “La respuesta a eso es sí, lograr que los artículos se divulguen o proyecten a nivel nacional, es en sí mismo algo que tiene sus complicaciones”, dijo Renold. Y agregó que se hace difícil por la lejanía de los centros académicos clásicos, por ejemplo, las instituciones de investigación más conocidas. “De todas maneras hay relaciones porque muchos de los investigadores que están publicando en estos volúmenes, investigan a su vez en el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), de modo que aún con las complicaciones, se tiene una vinculación”. 

“Uno de los objetivos es mostrar esa pluralidad de trabajos, ideas, manifestaciones, generaciones, que están presentes en estos trabajos y que a su vez están vinculados a proyectos de investigación de la Secretaría de Ciencia y Técnica de la UNR, y trata en la medida de lo posible de superar, romper, la posibilidad de que existan las parroquias muy frecuentes en el campo intelectual”, consideró en alusión a los centros que se arrogan la validación de los saberes. En ese marco y hablando de la producción local de antropología social, fue categórico: “hacemos un papel extremadamente digno”. 

Para Renold, citando a Claude Lévi Strauss, la antropología es un diálogo profundo del hombre con el hombre. ¿Cuál sería en la actualidad ese diálogo? En su opinión, desde hace bastante tiempo hay una dinámica globalizadora en los ámbitos económico y sociocultural, que hace que los proyectos de investigación en el campo de la antropología se expandan en relación a cómo fueron clásicamente planteadas, en función de nuevas necesidades y problemas, en términos de esos nuevos contextos.

“Un antropólogo actualmente debe pensar siempre en términos locales, nacionales y globales”, advirtió Renold. Y dijo que se trata de tener presente que los aspectos locales, de una investigación, un proyecto o una intervención práctica, están vinculados con una serie de otros procesos que ocurren a nivel nacional e inclusive a nivel internacional. A modo de ejemplo, los problemas migratorios, junto con los cuales van las costumbres culturales, saberes, religiones, creencias y rituales, en un entramado complejo.

¿Qué cuestiones de este presente interpelan como para pensarlas desde la antropología? “Por ejemplo la vinculación de los ciudadanos con la dimensión de la política, en sus distintos niveles, con respecto a mis propias investigaciones compartidas con otros colegas, la importancia de la actividad cooperativa en los ámbitos rurales o urbanas, los problemas sectoriales vinculados a cuestiones culturales y religiosos, la diversidad étnica y religiosa en determinados ámbitos de nuestro país”, reseñó´. Y sumó las problemáticas que vuelven a plantearse con diferentes formas de abordaje como las relaciones con las comunidades de pueblos originarios y las migraciones que existen en Rosario con respecto a ellas. 

Los interrogantes que disparan e interpelan una investigación antropológica parten de los procesos sociales, explicó el investigador. Y dijo que la incumbencia va desde ámbitos prácticos en instituciones, organizaciones, asesorías, así como en visiones diagnósticas en función de objetivos entre otras. Justamente la interrogación sobre la diversidad de lo humano, como por ejemplo la configuración de prejuicios y valoraciones en las interacciones humanas, fue para Renold la principal motivación para dedicarse a la antropología, y desde allí fecundizar el diálogo profundo del hombre con el hombre. 



Los vínculos con la realidad social 


“La profusa obra compilada por el profesor Juan Mauricio Renold, sobresale en dos sentidos, uno es su gesto generoso, que permite visibilizar y poner en valor la producción de la antropología local, en todas sus generaciones y modos de producción, y porque no se restringió a ninguna temática en particular, y eso hay que resaltarlo”, explicó la antropóloga y profesora Marcela Valdata, cuyos trabajos de investigación forman parte de la colección.

Además, destacó que en los nueve tomos se muestra un abanico de enfoques metodológicos divergentes y de temas de interés en cada etapa de la producción, cuyos autores estuvieron o están vinculados tanto a HyA, como a la carrera de antropología y a la UNR. Para Valdata, la obra permite inferir la relación de autores, temáticas elegidas y el tiempo. La periodización así planteada es reveladora y permite ubicar cuatro grupos de autores según se hayan graduado: antes de la última dictadura cívico militar, en la apertura democrática, en el tercer milenio y los flamantes antropólogos. 

“A partir de esta segmentación temporal se puede establecer un vínculo entre las diferentes problematizaciones y la realidad social de cada momento determinado, así como también en relación a los debates más cercanos o más lejanos de las teorías clásicas de la antropología”, explicó. Así, y a modo de ejemplo, señaló que el primer grupo recién comenzaba a tallar en el campo del feminismo, cuando para los autores recientes, esta problemática tiene más que ver con romper el paradigma de la heterosexualidad y pensar los nuevos cuerpos y nuevas teorías al respecto. “Si bien en las décadas de 1980 y 1990 comenzaba el auge de los cambios tecnológicos y de los medios de comunicación, estos restos de cultura setentista que quedaban, que ponían de manifiesto las consecuencias del capitalismo y los monopolios, iban también haciendo modificar ciertas concepciones en cuanto a el concepto de ruralidad, de las décadas anteriores, además de un giro más determinado hacia el medio ambiente”, comentó.

Según Valdata, los dos temas señalados permiten ejemplificar la relación del momento en que se realizaron las investigaciones con la realidad social. “Los cambios culturales devienen en nuevas producciones antropológicas, que marcan ciertas tendencias en cuanto a poner en discusión aquellos temas que se venían tratando desde la enseñanza de la antropología más clásica”, enfatizó. 


Data


La colección Antropología Social, Perspectivas y Problemáticas, además de constituir un recurso para los profesionales, también puede resultar atractiva para quienes estén interesados en leer sobre esta disciplina. Ya está a la venta en librerías y Editorial Laborde. Por información: juanrenold@yahoo.com.ar


Facebook comentarios
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar