mega888
Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

Las últimas 5 localidades que pasaron de pueblo a ciudad no cumplen el requisito de los 10 mil habitantes

Desde diciembre a la fecha, la Legislatura santafesina declaró como ciudades a cinco localidades que no cumplen con el requisito fijado en la Constitución provincial: contar con una población mínima de 10 mil habitantes. La flexibilización no es nueva y da cuenta que entre los diversos actores políticos de la provincia tampoco hay consenso sobre el criterio a adoptar. Mientras algunos proponen seguir la norma cuantitativa, otros sostienen que el principio quedó obsoleto y señalan la importancia de acompañar el crecimiento de algunas localidades potenciando su desarrollo con la recategorización de comuna a municipio. Pero a fin de cuentas, todo se define con la sanción de una ley y eso deja la puerta abierta a acuerdos entre parlamentarios cuyos contenidos no trascienden. Es que lo que se pone en juego no es una mera distinción, sino también un aumento importante en los recursos coparticipables que recibe cada una de las localidades. 

El jueves 23 de mayo todo fue felicidad en la Legislatura de la provincia de Santa Fe. Allí, el Senado aprobó el proyecto para declarar ciudades a las localidades de Helvecia (Departamento Garay) y Alvear (Rosario), mientras que en Diputados se acordó cambiar de rango a Villa Minetti (9 de Julio). En diciembre pasado, con otra composición en las cámaras, también se había avanzado en la recategorización de Teodelina (General López) y San José de la Esquina (Caseros). Según las estimaciones del Instituto Provincial de Estadísticas y Censos (IPEC), ninguna llega a los 10 mil habitantes planteados en el artículo 106 de la Constitución santafesina. Y eso quedó reflejado en el debate legislativo.  

La discusión se da con una verdad sobre la mesa: no es tan fácil saber cuántos habitantes tiene una localidad. Los números se podrían tener con mayor exactitud a partir de los datos del último censo, pero a dos años de su realización aún no se conocen los datos de las distintas localidades de la provincia. Es algo realmente llamativo, porque sí está publicada la población por departamentos, que no es otra cosa que la sumatoria de los distintos municipios y comunas que los componen. Ante ese escenario, las proyecciones de población realizadas por el IPEC aportan un mapa aproximado sobre el número de habitantes, que se puede contrastar, además, con el padrón electoral de cada distrito. 

En ese marco, el órgano estadístico provincial estima una población de 7.350 habitantes para Teodelina. En las elecciones provinciales del año pasado, la localidad tuvo 5.127 electores habilitados y votaron 3.154 personas (61,52 % del padrón). En tanto, para San José de la Esquina, la proyección del IPEC es de 7.703 habitantes, mientras que el padrón electoral habilitó a unos 5.976 ciudadanos para votar en 2023. A las urnas asistieron 4.195 habitantes (70,20 % del padrón).

Pasando a las localidades que cambiaron de rango este año, el IPEC proyectó una población de 7.368 personas en Villa Minetti para 2024, mientras que la ciudad tuvo un padrón de 5.297 habitantes el año pasado. En total, 3.259 personas fueron a votar (66,62 % del padrón). A su vez, la proyección estadística marca para Alvear una población de 6.519 personas, pero el padrón indica que los habitantes son más: solo habilitados para votar (es decir, mayores de 18 años) hubo 6.215 electores, de los cuales se presentaron 4.636 (74,59 % del padrón). 

Con Helvecia se da el caso más curioso, y quizás el que esté más justificado como se verá más adelante: mientras que el IPEC estima una población de 7.949 habitantes para 2024, la localidad tuvo 8.378 electores habilitados para votar en las elecciones provinciales del año pasado. A las urnas asistieron unas 6.340 personas (75,67 % del padrón).


Habitantes (IPEC)Cantidad de electores (2023)Cantidad de Votantes (2023)Porcentaje del padrón
Teodelina7.3505.1273.15461,52%
San José de la Esquina7.7035.9764.19570,20%
Villa Minetti7.3685.2973.25966,62%
Alvear6.5196.2154.63674,59%
Helvecia7.9498.3786.34075,67%


Posiciones


En Diputados, la sesión comenzó con un momento bastante cómico: al momento de la votación había un voto de más. Era el senador Joaquín Gramajo, que se había cambiado de cámara para presenciar el momento en que su departamento, 9 de Julio, sumaba a Villa Minetti como nueva ciudad. “¿Dónde está el senador Gramajo? Le voy a hacer un pedido: levántese porque me está dando quórum de un diputado más”, dijo entre risas la presidenta de la Cámara baja, Clara García.

Luego de la aprobación, el senador del norte santafesino dijo unas palabras agradeciendo el acompañamiento. Habló de un “momento histórico” que abría un camino federal para el norte de la provincia, una región olvidada por los gobiernos de turno. “El sueño de muchos años de esta localidad pujante que nos enaltece a los que vivimos en el norte”, expresó. Con la felicidad que lo invadía hizo pública la invitación al almuerzo patrio del 25 de mayo en esa localidad, donde prometió la colocación de cuatro placas: una con el nombre de todos los diputados al momento de la declaración; otra con la de los senadores; la tercera con el nombre del gobernador, el senador (es decir, el suyo) y el actual presidente comunal; y una cuarta con un homenaje al exgobernador Miguel Lifschitz. 

En la votación, el bloque del Frente Amplio por la Soberanía se abstuvo argumentando la cantidad de habitantes. Mientras que Celia Arena (Hacemos Santa Fe), tampoco dejó pasar ese aspecto: “Tenemos una diferencia a la hora de definir algunas cuestiones que la Constitución dice taxativamente respecto a los habitantes, pero nos parece importante dotar a estas localidades del estatus que la vida misma en comunidad requiere”. No obstante, pidió que con la recategorización los gobiernos doten a la ciudad de “los espacios de atención del Estado que corresponde”. Lo dijo, puntualmente, porque esa misma semana trascendió el posible cierre del Registro Civil ante la no renovación del contrato a la única persona que ejercía esa función. 

Como contracara del argumento cuantitativo para la declaración de la ciudad, el diputado Joaquín Blanco (Bloque Socialista) puso sobre la mesa algo que se viene debatiendo desde hace tiempo en la provincia: la Constitución quedó vieja. “Necesitamos repensar no solo nuestro marco normativo madre, sino también cómo nos preparamos para poblar nuestros departamentos de la provincia de Santa Fe. Muchas veces es una cuestión dicotómica, porque si no generás condiciones institucionales para crecer, no podés generar más habitantes; pero a la vez se exigen habitantes para dar marco institucional”, analizó.

También sostuvo que los registros de habitantes o los padrones electorales suelen mostrar “una foto”, cuando la vida en comunidad de las localidades es más compleja. “Durante el día pasan 25 mil trabajadores por Alvear. Usan sus servicios, sus calles, sus plazas y el desarrollo va por ese lado”, ejemplificó. Y añadió: “Ninguna de las ciudades son caprichosas ni responden a algún interés; todas tienen alguna pertenencia política diferente. Y como Legislatura estamos dando hoy respuesta a tres ciudades que son tres proyectos de vida en comunidad”. 

En una misma línea se pronunció el diputado Dionisio Scarpin (UCR) que durante la sesión consideró que no se puede dejar de lado “el crecimiento exponencial” de Villa Minetti: “En dos años he visto cómo se han conformado barrios nuevos. Y a esa gente, que va a vivir ahí por ese desarrollo o que es de ahí y se quiere quedar, hay que atenderlos porque tienen necesidades. Y cuando se es comuna, ante este crecimiento tan rápido, es muy difícil atenderlo. Y si uno habla del norte, donde al Estado le cuesta más llegar, esa necesidad es mucho más imprescindible”.


Gabriel Gentili y Gisela Scaglia en Villa Minetti

Otra mirada


Consultados por Suma Política, desde el Frente Amplio por la Soberanía explicaron los motivos de la abstención. En el espacio entienden que la Constitución es clara en cuanto al requisito, pero reconocen que a veces es difícil contar con un número preciso. Por eso adoptaron un criterio propio: ante la falta de datos oficiales pidieron a la Secretaría Electoral de la Provincia que informe por escrito cuánto representaba el padrón electoral de una localidad en relación a la población real. La respuesta que tuvieron es que, en líneas generales, la cantidad de votantes habilitados a votar representa entre un 70 y un 75 por ciento de la gente que vive en el lugar. 

“A partir de esa información oficial, cuando hay un proyecto para recategorizar una localidad nosotros miramos el padrón electoral. Si tiene entre 7.000 y 7.500 electores habilitados, estamos en condiciones de considerar que se cumple el requisito de contar con 10 mil habitantes”, explicó Fabián Oliver. En base a esa definición es que el bloque se abstuvo de acompañar la declaración de ciudad de Villa Minetti (5.297 electores) y de Alvear (6.519 electores), pero sí acompañó la de Helvecia (8.378 electores).

Para el dirigente, se trata del criterio más cercano y que permite hacer justicia con relación a lo que dice la normativa vigente. “La Constitución es clara en cuanto al número, sin embargo se han aprobado algunos expedientes donde se jerarquizan localidades que están muy por debajo de los 10 mil habitantes”, expresó y agregó: “Lamentablemente, nos estamos acostumbrando a que algunos funcionarios judiciales, que tienen que observar el cumplimiento de la Constitución, no lo hacen. Y a que algunos legisladores desconozcan las propias leyes”.

Gustavo Peretti es profesor de Geografía en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Universidad Nacional del Litoral (UNL). Es especialista en Problemáticas Sociales de la Geografía y viene siguiendo de cerca la evolución de las localidades de la provincia. Por eso, antes que nada, aclara que se suelen confundir los términos: la palabra “ciudad” o “pueblo” no es específica para el ordenamiento político que rige en la provincia, donde se divide a los distritos en municipios y comunas. “En las resoluciones se sigue poniendo que se declara ciudad”, cuestionó en diálogo con este medio. 

Para el especialista, las recategorizaciones son “una técnica legislativa” que se ha ido flexibilizando con el correr de los años. “Salvo algunas excepciones, como fue el caso de Monte Vera que cuando se municipalizó sí superaba los 10 mil habitantes, el resto de los gobiernos locales que lo hicieron estaban lejos de ese número”, evaluó. En ese sentido, recordó que en casi todas las provincias el ordenamiento jurídico-territorial se corresponde con criterios cuantitativos e indicó que la provincia de Santa Fe tiene el umbral más alto. “En Entre Ríos, con 1.500 habitantes ya se considera municipio”, contó. 

Pero más allá de la cantidad de habitantes, Peretti invitó a pensar qué cambia en que una ciudad sea comuna o municipio. “En el caso de Santa Fe, lo más importante es que cambia la forma de gobierno, porque se le agrega un poder legislativo fuerte conformado por un Concejo”, señaló. “Y también que por coparticipación se reciben más recursos. Eso no es un dato menor”, añadió. 


Coparticipación


Las diferencias entre lo que reciben los municipios y comunas es notoria. Y tiene lógica que así sea: los fondos sirven para que los gobiernos locales hagan frente a los gastos de sostenimiento, que no son los mismos en ciudades grandes que en comunas más pequeñas.

En algunos tributos como Patente e Inmobiliario, la distribución no depende del rango de cada localidad. Pero en otros, como Ingresos Brutos y la Coparticipación Federal de Impuestos, sí se modifica: de cada 100 pesos que ingresan a la provincia se distribuyen un 8 % al total de Municipios; del restante, un 3 % al total de Comunas; y de lo restante, un 3 % va a los dos Municipios de primera categoría, que son Santa Fe y Rosario. 

En la página oficial de la provincia los municipios más nuevos aún figuran como comunas. En ese marco, Teodelina acumula de enero a abril 215.458.988 de pesos en concepto de coparticipación, mientras que San José de la Esquina recibió 210.633.847 en los primeros cuatro meses del año. En tanto, Villa Minetti percibió 240.026.694; Helvecia 216.534.107; y Alvear 123.123.467. Cuando el cambio de rango se efectivice en las planillas del gobierno provincial, esos números tendrán un incremento importante. 

Eso se puede corroborar analizando lo que reciben municipios que fueron recategorizados hace unos pocos años y que cuentan con una cantidad similar de habitantes. Es el caso de Monte Vera (La Capital), recategorizada en 2022, que hasta abril acumula 418.007.007 de pesos en concepto de coparticipación; San Vicente (Castellanos), declarada ciudad en 2020, que en los primeros cuatro meses percibió 440.936.064; o Sauce Viejo, que subió de rango también en 2020 y hasta abril acumuló 479.448.504 por coparticipación. 

Lo mismo sucede con otros Municipios pequeños como Sastre (434.712.599), San Genaro (446.737.945), Suardi (461.774.482), Romang (469.562.852), San Jerónimo (479.786.532), Florencia (485.914.450), Pueblo Esther (489.701.673), Malabrigo (569.766.492) o San Guillermo (614.266.445). 


Año de recategorizaciónMonto de coparticipación acumulado a abril (en pesos)
Villa Minetti2024240.026.694
Helvecia2024216.534.107
Alvear2024123.123.467
Teodelina2023215.458.988
San José de la Esquina2023210.633.847
Monte Vera2022418.007.007
San Vicente2020440.936.064
Sauce Viejo2020479.448.504

Facebook comentarios

Autor

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar