Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

Pellegrini al 3000: la controversia por la altura de las edificaciones en la cuadra volvió a instalarse en el Concejo

La controversia por la altura en Pellegrini al 3000, la cuadra lindera con el cementerio El Salvador, volvió a instalarse esta semana en la agenda del Concejo. Lo mismo que sucedió en 2018 y en noviembre pasado, después de que la introducción de cambios en el código urbano alterara los ánimos de los vecinos, que están movilizados en rechazo a la ordenanza que autoriza que las construcciones pasen de 14 a 36 metros de altura. Un recurso de amparo, dos informes ambientales con resultados opuestos, un pedido para que se derogue una ordenanza aprobada en noviembre y la solicitud de un encuentro con las autoridades del municipio conforman un escenario de tensión, intereses cruzados e incertidumbre.

En estas batallas periódicas que los vecinos vienen dando en los últimos tiempos, consiguieron que el tema fuese puesto nuevamente en debate en un Zoom que mantuvieron con ediles que integran la comisión de Planeamiento del Concejo. Darle visibilidad a la problemática no es poco si se tiene en cuenta que la ordenanza 10.101, que autorizó un aumento de la altura en esa cuadra, se aprobó el pasado 12 de noviembre. Allí también se acordó pedir que Fabrizio Fiatti, del bloque Creo, el más cercano al gobierno municipal, gestione la realización de un encuentro entre vecinos, concejales de la comisión de Planeamiento y el Ejecutivo. En forma paralela presentaron un recurso de amparo para impedir que las edificaciones superen los 19 metros (la norma habla de 14 metros y establece una excepción hasta los 19).

Lo concreto es que, además de movilizados, los vecinos están preocupados. El recurso de amparo no es casual: dos empresas constructoras estuvieron haciendo las constataciones linderas en los dos terrenos sobre los que se puede edificar (un tercero tiene cartel de venta).

Desde la aprobación de la ordenanza hasta ahora la discusión en torno a la altura permitida en Pellegrini al 3000 no solamente que no se detuvo sino que fue subiendo en intensidad. “Privilegian a una constructora por sobre los intereses de los vecinos”, dijo en aquel momento Paola Peiretti, descendiente de una familia que vive allí desde 1923, en un Zoom con varios concejales; después de escuchar los argumentos de los vecinos, Carlos Cardozo (Juntos por el Cambio), Norma López y Alejandra Gómez Sáenz (Frente de Todos) pidieron la derogación de la ordenanza 10.101, que se terminaba de aprobar.

En el verano se conoció un trabajo sobre el impacto ambiental que se hizo por pedido del estudio Linari-Micheletti, propietaria de uno de los terrenos sobre los que tendría intenciones de edificar con los parámetros de la nueva norma. Las conclusiones sostienen que la construcción de un edificio más alto no afectará la “asoleación” ni el “aireamiento”. Sin embargo, omite un detalle: no menciona la incidencia de las emanaciones que provienen del cementerio.

Los vecinos sostienen que el coordinador de Gabinete de la Municipalidad, Rogelio Biazzi, les dijo que habían tomado ese estudio para proponer una suba en las alturas en la cuadra. Por eso, ellos encargaron —y costearon entre todos— un estudio similar con eje en la presencia y gravitación del  cementerio y los resultados fueron diametralmente opuestos: construir a mayor altura es una amenaza para la salud del barrio.

Dos años atrás

La historia de idas y vueltas comenzó en 2018 y se entrelaza con lo que sucede en este momento. El 26 de noviembre pasado ingresó al Concejo el expediente 257470-P-2020, con la carátula “Disconformidad por la derogación de la ordenanza 9912”, presentado por Paola Peiretti y varios vecinos más. ¿Qué dice la ordenanza 9912?

En 2018, como en noviembre de 2020, el Concejo autorizó una suba en la altura de las construcciones en Pellegrini al 3000 de 14 a 36 metros; pero después de escuchar los reclamos de los vecinos volvió para atrás y aprobó por unanimidad la ordenanza 9912, que resguarda a la cuadra por ser lindera del cementerio. En aquel momento se tuvo en cuenta que por su ubicación no puede quedar encerrada entre edificios y que la altura de las construcciones debe ser menor a las permitidas en el resto de la traza de Pellegrini.

Con esos antecedentes los vecinos vuelven hoy a dar pelea. “En 2018 nos escucharon y compartieron nuestra opinión. ¿Qué cambió desde 2018, cuando la ordenanza 9912 se votó por unanimidad?”, se preguntaron a fines del año pasado durante el Zoom que mantuvieron con Fernanda Gigliani, presidenta de la comisión de Planeamiento del Concejo, y los ediles Cardozo, Fiatti y Agapito Blanco, entre otros.

Ahora, en la previa del encuentro virtual que se hizo el lunes 12 de abril con concejales de la misma comisión, reiteraron los argumentos que vienen sosteniendo. “Pedimos que se priorice nuestra salud ante los beneficios económicos de la empresa constructora”, escribieron en un posteo en sus redes sociales. “Pedimos esto porque convivimos todos los días con los nichos del Cementerio El Salvador, sabemos la contaminación que se produce. Y con esta nueva ordenanza nos van a encerrar y agravar la contaminación al no permitir la aireación necesaria de las emanaciones de las tumbas, en las cuales hay materia orgánica en descomposición. Esto afecta no sólo nuestra calidad de vida, sino también nuestra salud”, dijeron al explicar su rechazo.

No todos se verán perjudicados si esta modificación al código urbano en Pellegrini al 3000 se mantiene vigente. Los dos terrenos que están cercados podrían verse rápidamente beneficiados. Uno de ellos fue adquirido recientemente —cuando las propuestas de cambio ya estaban en proceso pero no se habían aprobado— a un valor limitado por la ordenanza anterior, con la altura máxima de cuatro pisos en lugar de los doce que ahora se permiten.


Notas relacionadas


Facebook comentarios
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Suma Política. Todos los derechos reservados. 2020