Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

Rubeo, presidente de la comisión de seguimiento: “Vicentin está parada y la única salida que tiene es la expropiación”

Rubeo, presidente de la comisión de seguimiento: “Vicentin está parada y la única salida que tiene es la expropiación”



Ricardo Petunchi


El diputado Luis Rubeo (PJ) volvió a poner sobre la mesa de discusión un tema que en su momento levantó mucha polvareda: la expropiación de Vicentin. “Es la única salida que tiene, la empresa hoy está prácticamente parada”, dice para sostener su propuesta. Y describe un panorama complejo para los 2.500 trabajadores de la zona de Reconquista y Avellaneda, y los miles de productores afectados: eliminación de turnos de producción, apagado de las calderas todos los fines de semana y casi sin ingresos de camiones a la planta. “El Estado puede convocar a productores, a exportadores, armar un pool interesante. Pero a los que están, ¿quién les va a dar un peso?”. Rubeo preside la comisión de seguimiento e información del caso Vicentin que formó la Legislatura provincial; la integran doce diputados, uno por cada bloque con representación parlamentaria. De todos modos, aclara que esta es su lectura política de la situación, con la que no necesariamente coinciden todos los miembros de la comisión.

¿Por qué reflotó la idea de la expropiación de Vicentin?

—La situación es cada vez más complicada. Prácticamente está funcionando al 10 por ciento de su capacidad: anularon turnos de producción, cierran las calderas todos los fines de semana cuando históricamente sólo se cerraban en las fiestas de fin de año y el 1° de mayo, no ingresan camiones a la planta. La expropiación es la única salida que tiene Vicentin para que no colapsen las plantas de Reconquista y Avellaneda.

El sindicato de aceiteros denunció un proceso paulatino de desguace.

—Exacto, es lo que nos dijeron en la reunión que mantuvimos con ellos. El nuevo directorio ni siquiera tomó contacto con los trabajadores, por lo que todo ese panorama hace pensar que paulatinamente se está marchando a la quiebra o al cierre.  A los trabajadores les siguen pagando su salario pero no tienen casi ninguna actividad más que las de mantenimiento de la planta.

La única manera de volver a poner Vicentin en marcha es reflotar la idea del gobierno nacional de hacerse cargo de la administración. Y para eso hay que expropiar, no hay otra forma.

¿Es su apreciación personal o es la opinión de toda la comisión?

—Es mi mirada y de algunos otros integrantes, pero no de la totalidad. Hoy nos vamos a juntar en Rosario. Lo que tenemos que hacer es poner nuevamente el tema en agenda. Por eso ya le pedimos una entrevista al gobernador Perotti para ver qué va a hacer el gobierno provincial; queremos recuperar la idea de la defensa de Vicentin, de las fuentes de trabajo y de la producción, porque si no esto termina de la peor manera.

¿Qué balance hace de la tarea del juez Fabián Lorenzini, que está a cargo del concurso?

—La semana pasada estuvimos casi tres horas reunidos con el juez. Los pasos del concurso se vienen cumpliendo, ahora se está esperando el informe de la auditoría forense (es la primera vez que en un proceso concursal se nombra una auditoría externa) para determinar la situación de la empresa y del grupo. La única manera de que esto funcione es que aparezca un jugador importante. ¿Y quién es ese jugador? El Estado. Vicentin le debe al Estado un montón de plata, al Banco Nación le debe 300 millones de dólares. El Estado puede convocar a los pequeños productores, a exportadores, puede hacer un pool interesante. Pero a los que están, ¿quién les va a dar un peso? Nadie.



Usted habló del pedido de audiencia al gobernador. ¿Cuál cree que es el papel que tiene que jugar el gobierno de la provincia?

—Tiene que cumplir un papel central porque si colapsa la situación sería un golpe tremendo para Reconquista y Avellaneda. Imaginemos el impacto de que 2.500 personas dejen de cobrar sus salarios y dejen de comprar en los comercios de la zona. El gobierno provincial tiene que pensar qué salida se le puede encontrar. Tiene que volver a instalar el tema en la agenda pública.

Cuando el gobierno nacional impulsó la expropiación se produjo una reacción social muy fuerte en contra de la iniciativa. Hubo marchas masivas de repudio, incluso en Reconquista y Avellaneda.

—Es cierto, pero fue en otro momento. Ahí no se sabía que Vicentin adeudaba 1.400 millones de dólares, que hubo más de 1.200 transferencias a cuentas privadas de socios y accionistas, que no pueden justificar adonde fue el dinero; tampoco se conocía que vaciaron distintas empresas y que hicieron las transferencias a Vicentin Family Group y a Vicentin SAIC. No sé si ahora convocan a la misma marcha la respuesta sería la misma.

La Bolsa de Comercio de Rosario mostró su beneplácito por la propuesta de un grupo de acreedores de reestructurar la deuda de Vicentin.

—Nos vamos a reunir con los acreedores granarios hoy en Rosario. Por ahora la única información que tenemos es la que apareció en los medios.

En su momento las autoridades locales de Reconquista y Avellaneda se opusieron a la expropiación. ¿Qué posición tienen en este momento?

—No aparecen. Y mientras tanto los trabajadores quieren sacar una motito en cuotas y no se la dan, quieren renovar la tarjeta de crédito y no se la aprueban porque todo el mundo piensa que en cualquier momento Vicentin colapsa. No es casual que se piense eso, es lo que se ve todos los días.

El pago de los salarios, por ahora, se cumple.

—Es lo único que están haciendo.

¿Por qué cree que el juez Lorenzini rechazó el pedido de la Afip para investigar la venta de acciones de Vicentin días antes de que entre en cesación de pagos?

—Lo que dice Lorenzini [juez civil y comercial de Reconquista] es que esa venta fue hecha en 2016, antes de que la firma se concursara, y que no tiene sentido el pedido de la Afip. Creo que lo que hay que hacer es potenciar la investigación penal, la del fiscal federal Gerardo Pollicita en Buenos Aires y la del fiscal Miguel Moreno en Rosario, para ver a dónde fue la plata. Por eso queremos ir a hablar con la Afip, con el Banco Nación y hasta con el presidente.

¿La expropiación puede tomar volumen político?

—Si no se genera consenso público no lo creo.

¿Y entonces?

—Por eso reivindicamos el trabajo de la comisión de seguimiento. Es el único ámbito público, pluripartidario, donde las decisiones que tomamos representan a todos los bloques de la Legislatura provincial, a los 50 diputados. Por eso queremos volver a instalar en la agenda el tema Vicentin y el estado de situación; lo tenemos que hacer junto a la provincia, las fuerzas vivas, los gremios, los trabajadores.

¿Por qué el tema Vicentin, que en un momento fue central en el debate político y se instaló con fuerza en la sociedad, desapareció de la agenda pública?

—Porque todavía los trabajadores cobran los salarios, porque se está  esperando la propuesta en el concurso, les pagaron a los asociados y entonces muchos productores están tranquilos. Pero la realidad es que Vicentin no está trabajando, está virtualmente paralizada, y en algún momento va a dejar de pagar.  



Facebook comentarios
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Suma Política. Todos los derechos reservados. 2020