Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

Silvina Fernández: “Lo más inquietante es que la situación de los niños se haya naturalizado”

Silvina Fernández es doctora en Trabajo Social y lleva años investigando la situación de las infancias vulneradas. Insiste en que “los casos de niños y niñas víctimas de balaceras o como testigos de hechos violentos no son un fenómeno reciente”, y advierte sobre “los conflictos o las heridas que quedan de esas experiencias”.

—¿Cómo afectan las situaciones de violencia al desarrollo de los niños?

—La infancia no sólo es una etapa vital: es ante todo un vínculo intergeneracional que posibilita a los seres humanos inscribirnos en una trama societal y cultural; es la forma en la que las sociedades construyen sus horizontes  de reproducción.  Por lo tanto, la experiencia de la violencia extrema como el caso de los femicidios hasta la violencia cotidiana de no contar con cierta previsibilidad sobre qué comer y dónde dormir no puede no afectar las perspectivas y percepciones de los niños y niñas sobre cuál es el lugar que ocupan en nuestras sociedades. ¿Es un lugar amoroso y esperanzador? Ciertamente lo dudo. Sin embargo, lo que más me resulta inquietante es que esta situación se haya naturalizado, por lo menos, para la mayoría de los ciudadanos.

Algunos recursos se han logrado instrumentar, como la Ley Brisa Nº 27452 (Régimen de reparación económica para niños, niñas y adolescentes cuyas madres hayan fallecido producto de un femicidio) o las Adenda 63, un acuerdo de la Secretaría Nacional de Niñez con ANSES que permite el cambio de titularidad de la AUH o Asignaciones Familiares cuando el niño, niña y/o adolescente no está al cuidado de uno o ninguno de sus progenitore/as. Estas herramientas posibilitan algo de alivio económico a las familias que quedan a cargo de los niños y niñas que han sufrido la pérdida de sus padres o de alguno de ellos. Sin embargo, hay que ubicar que son intervenciones que no evitan los conflictos o las heridas que quedan de esas experiencias

—¿Cuáles serían las intervenciones más urgentes ante la violencia que sufren los niños?

—Las políticas de protección hacia niños y niñas se diseñaron a partir de los cambios normativos a nivel nacional con la ley Nº 26061 de 2005, de protección integral de derechos de niños, niñas y adolescentes (NNyA) y en particular en Santa Fe  la ley  provincial Nº 12967 de 2009, de promoción y protección integral de derechos de NNyA.  A partir de estos cambios se establecieron los sistemas de protección de derechos en las jurisdicciones, cuya articulación debían llevar adelante áreas estratégicas con rectoría en materia de políticas públicas de niñez. Esto es, orientar las intervenciones públicas con niños, niñas y adolescentes de manera trasversal, en todas las instancias en las que están involucrados los chicos y chicas. Sin embargo, las áreas específicas de protección de derechos fueron circunscribiendo sus incumbencias a las situaciones más urgentes dándole prioridad a las problemáticas de violencia intrafamiliar como malos tratos, abuso sexual o problemáticas de salud mental. Estos abordajes se dan desde un enfoque muy familiarista de los problemas y con abordajes individualizados. Estas “políticas de situación”, como las llamamos, no codifican ni piensan las problemáticas sociales de las infancias y por lo tanto tampoco piensan o diseñan las herramientas acordes a esos problemas. Hay una tendencia a pensar “las situaciones”, “los casos” en sus trayectorias más individualizadas. Otro rasgo problemático, a mi entender, es que los organismos de protección de derechos se han constituido en agencias con poca o casi nula inserción territorial. En Rosario no existe una línea telefónica donde los NNyA o las familias puedan comunicarse, ni un lugar identificado y claro a dónde acudir por sus problemas. Las primeras escuchas se realizan en otros efectores como los de salud, las escuelas, centros comunitarios, y en algunos casos se comunican con la Defensoría de NNyA, cuyo personal es el que media con los organismos. Sería muy necesario que las áreas de niñez tengan una presencia más descentralizada y articulada territorialmente en los barrios de la ciudad, que puedan dialogar con lo que en esos espacios acontece y pensar intervenciones con alcance colectivo.


Nota relacionada


Facebook comentarios

Autor

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Suma Política. Todos los derechos reservados. 2020