Connect with us

Hi, what are you looking for?

Cultura

Terror y fantasía: un corto rodado en Rosario sube a la grilla de los mayores festivales internacionales del género

“Toda historia tiene que dejar un mensaje al final, siempre esperanzador; si no hay mensaje, no hay historia”, dice el director rosarino de cine Felipe Martínez Carbonell. Acompaña así, con una reflexión sobre su arte, uno de los momentos más altos de su carrera como realizador: su corto Retrato Imaginario está siendo seleccionado para ser exhibido, este año, en los festivales de cine de terror más prestigiosos del mundo.

A los treinta años, desde Estados Unidos —donde reside desde 2014, alternando entre Miami y Los Ángeles— Martínez Carbonell dialogó con Suma Política y dijo que trabajar dentro de la industria del país del norte le significó una expansión en todo sentido: “Trabajar en Hollywood me abrió la cabeza y aprendí que es una industria de historias y no de ideas”, aseveró.

Egresado de la Escuela Provincial de Cine y Televisión de Rosario, Martínez Carbonell es ahora director, productor, guionista y editor en Estados Unidos, donde tiene su empresa, Hemisferio Films, y en ese universo ya ha podido interaccionar en varias producciones con actores consagrados como Hilary Duff, Michael Cain, Jessica Lange y Lydia Hearst, entre otros.

Ya en 2016 su film Momento se había llevado el premio al mejor cortometraje en el Festival de Cine Latinoamericano de Rosario. Ahora es el momento del reconocimiento, pero ya internacional, para Retrato Imaginario, un corto filmado íntegramente en Rosario y protagonizado por Cecilia Li Causi, Julio Chianetta, Mirko Buchin y Ludmila Almoualem. “Es un cortometraje de terror, suspenso y fantasía que trata sobre Valeria, una artista con cierto desequilibrio mental que no distingue entre lo real y lo imaginario. Por medio de un retrato familiar que ella dibuja, se conecta con el espíritu de su madre para vengarse de los abusos que su padre y su abuelo ejercen sobre ella”, apunta Felipe.

Retrato… (Imaginary Portrait, en inglés) tuvo su avant premier en el Festival Buenos Aires Rojo Sangre, donde ganó en las categorías “mejor guión” y “mejor edición”. Luego, ya en este 2021, fue seleccionado en el festival de cine de terror Grimmfest, en Manchester, Reino Unido, donde se estrenan las mejores películas nuevas de cineastas, consagrados o no, de todo el mundo. El corto también fue incorporado en la nómina del festival de cine de fantasía más importante de Latinoamérica, el Fantaspoa de Brasil, que se realiza en Porto Alegre desde hace dieciséis temporadas.

Y hace unos días Retrato Imaginario consiguió apuntarse en Hollywood. Se estrenará en octubre próximo en el Screamfest, el festival de cine de terror de mayor relevancia de Estados Unidos, que se realizará en el famoso Teatro Chino de Los Ángeles en octubre próximo. “Ahora seguimos esperando en qué otros festivales quedaremos en el resto del mundo, pero haber quedado en estos es un orgullo”, dice Felipe.



¿Cuáles son los ejes dramáticos, los argumentos, que más te inquietan, te motivan, por estos días, a la hora de contar una historia?

—Tengo muchas historias en mi cabeza todo el tiempo. A veces surgen por algo que veo o algo que escucho. Generalmente tiene que ser algo relacionado con la vida cotidiana, un personaje con el que la gente pueda relacionarse, pero sumándole una dosis de fantasía y terror. En mi caso, toda historia tiene que dejar un mensaje al final, siempre esperanzador. Si no hay mensaje, no hay historia.

—¿Qué te permite en ese sentido el formato del cortometraje?

—Soy un fanático de las historias cortas. No sólo te ponés a prueba a vos mismo como cineasta, sino también a la audiencia. La mayoría de la gente está más acostumbrada a ver largometrajes; ver un corto es una experiencia diferente. Entrás rápido al mundo del personaje, a su conflicto, y cuando te das cuenta de eso, es el final. Rápido, pero al punto. Cuando un largometraje es todo más pausado y le da tiempo al espectador a pensar más en detalle. Lo que más disfruto del formato de cortometraje es que podés transformar una situación particular en una historia compleja con personajes, conflictos y un gran final.

¿Qué cineastas son tus referencias por su modo de narrar?

—Tengo muchos directores y productores como referencia. De cada film que veo tomo algo, ya sea consciente o inconscientemente. Te diría que los principales para mí son Wes Craven y Guillermo del Toro. Ambos me cambiaron la forma de pensar y ver el cine de género.

Después de tu partida de Rosario, audacia y esfuerzo mediante, con Retrato Imaginario parecen empezar las devoluciones de peso en cuanto al reconocimiento, ¿qué significan para vos, íntimamente, estas participaciones en los festivales más importantes del género?

—Como cineasta me pone feliz ver las selecciones, significa que más amantes del género podrán ver el film. Me da energía para seguir produciendo las próximas historias que quiero contar.

¿Qué perspectivas te dio trabajar dentro de la industria en Estados Unidos? ¿Qué diferencias sustanciales pudiste ver desde allá respecto de cómo se produce cine en la Argentina actual?

—Trabajar en Hollywood me abrió la cabeza y aprendí que es una industria de historias y no de ideas. Hay una gran brecha entre una idea y una historia. Creo que una de las diferencias más grandes fue ver lo industrializado que está el cine. Es un negocio como cualquier otro y la mayoría está financiado por inversores privados.

Se viene tu primer largometraje, ¿qué nos podés adelantar al respecto?

—Va a ser una historia de terror y una coproducción entre Estados Unidos y Argentina. Es una historia que vengo escribiendo hace un año, vengo hablando con varios actores reconocidos para que formen parte del proyecto. Ya pronto daremos a conocer más en mi website.


Facebook comentarios
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Suma Política. Todos los derechos reservados. 2020