Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

Toniolli o Mirabella: por la ley de paridad, si salen parejos en las Paso, el que pierda podría quedar afuera en la general

Por la ley de paridad, en las próximas elecciones internas del 12 de septiembre puede pasar algo insólito en la competencia interna del Frente de Todos. Todos los candidatos varones de alguna de las dos listas que se enfrentan para diputado nacional podrían no aparecer en la boleta definitiva que participará en la elección general del 14 de noviembre. Por lo que, aunque hayan sido protagonistas en el armado de listas y se hayan esforzado durante la campaña, Eduardo Toniolli, que encabeza una nómina, o Roberto Mirabella, que va al frente de la otra, junto con sus compañeros varones, no formarían parte de la boleta definitiva. Una lista pondría a todos los varones y la otra a todas las mujeres. Y los electores podrían votar a alguien que encabeza una lista pero que finalmente ni siquiera aparecerá integrando la boleta definitiva.

Que esto ocurra es bastante probable. Sólo hace falta que el resultado electoral de la elección de candidatos a diputado en el Frente de Todos sea parejo, o al menos que el que gane no aplaste a su rival, de modo que por la distribución de lugares por el sistema D’Hont no ingresen los dos primeros candidatos de una de las listas (que en ese caso serían hombre y mujer) antes que el primer varón de la otra.

La explicación de por qué esto puede suceder tiene que ver con un aspecto no contemplado en la aplicación de la ley de paridad a nivel nacional, que establece sin aclaraciones que la lista general debe quedar integrada en un estricto reparto entre hombres y mujeres, o mujeres y hombres, alternadamente. La ley pone así el celo en la paridad al límite de vulnerar la representación popular. Y si bien los candidatos conocen este riesgo desde el primer día, después del cierre de listas, para la opinión pública puede no estar tan claro.

No va a ocurrir lo mismo (aunque puede haber otros problemas) en las elecciones de concejales, porque en la instrumentación de la ley de paridad en la provincia de Santa Fe este punto ya fue resuelto con la aplicación de duetos de candidatos, que permiten integrar las listas con un 50 por ciento de cada género pero con alternancias que posibilitan que se junten dos mujeres o dos hombres (hombre-mujer, mujer-hombre, o al revés).

La situación que pone a Toniolli y Mirabella ante la posibilidad de quedar al margen de la lista del Frente de Todos es un caso bastante singular. Sólo puede darse cuando se trata de una competencia pareja de dos listas (por ejemplo no se dará en Juntos por el Cambio porque hay cuatro), y sólo si ambas son encabezadas por personas del mismo género (si estuvieran al frente mujeres pasaría lo mismo y cada lista sumaría candidatos de uno de los dos géneros). Tampoco se dará en el Frente Amplio Progresista, porque para diputados compiten dos listas que son encabezadas una por un hombre y otra por una mujer (Palo Oliver y Mónica Fein). 

Igual hay solución. Lo que podría salvar esta desprolijidad que no se atendió en la reglamentación de la ley nacional es que la junta electoral del Frente de Todos (que es donde se presenta el problema) acuerde una distribución más equitativa ante esta especial situación, ya que la conformación de las listas es también competencia interna de los partidos.

Qué puede pasar en el Concejo

En las elecciones de este año, Santa Fe estrena la ley de paridad provincial (sancionada en 2020), que establece la representación igualitaria de varones y mujeres en un 50 por ciento para cada género en la conformación de listas de candidatos. En estas elecciones regirá exclusivamente para concejales, ya que recién en 2023 se aplicará también para la categoría de comisiones comunales.

Y, a diferencia de la ley nacional, en la provincia se incorporó la idea de duetos para que no se produzca el problema que se da en la elección de diputados. En la interna no cambia nada, ya que se presentan las listas con paridad de punta a punta. Pero cuando se mezclan para integrar la lista general única de cada frente, se pueden armar duetos (hombre-mujer) que estén sucedidos por duetos a la inversa (mujer-hombre). Esto no impedirá que un candidato/a que encabeza una lista pueda quedar relegado por su compañero/a de género según sea la prioridad a la hora de integrar la nómina general, pero atenúa ese impacto. En distinto orden, pero todos los candidatos que encabezan aparecen en los primeros lugares.

Esta situación se podrá ver en cualquiera de los frentes, pero por ejemplo en el Frente Progresista, a la hora de integrar la lista definitiva y única de candidatos, alguno de los varones que encabezan las propuestas internas para concejales podrían tener que ceder su lugar a la mujer que los sigue en su lista.

Esto podría determinar que algunos de los referentes de listas no formen parte de la nómina general en lugares de mayor expectativa, como el que imaginaron a la hora de planear su ingreso al Concejo de Rosario. Pero al menos no dejarán de estar en la lista.

Las dudas, a la Justicia

Un problema que advierten quienes vienen estudiando la aplicación de la ley de paridad en la provincia es que su reglamentación no fue lo suficientemente clara. Y lo que no está claro termina en la Justicia.

Si se la compara con lo que pasó a nivel nacional, le falta algo parecido a las “tablitas” que mostraban lo que había que hacer ante distintas situaciones discutibles o de doble interpretación, con ejemplos que había confeccionado por Carmen Storani, por entonces presidenta del Consejo Nacional de la Mujer, y que sirvieron para aventar cualquier duda.

En Santa Fe la reglamentación señala que la conformación de listas debe realizarse de manera intercalada, en forma alterna y consecutiva, desde la primera o el primer titular hasta la última o último suplente.

Y aunque incluyó el tema de los duetos, le faltan mostrar ejemplos que aclaren cada situación especial que pudiera darse. Eso evitaría que las discusiones deriven en planteos judiciales como ya pasó con la ley de cupo, cuando se aplicó por primera vez el corrimiento de candidatos para preservar el derecho de las mujeres.

Este tipo de problemas son los costos de que avance un criterio de paridad. Atenuaría las discusiones que estén claras de antemano cuáles son las reglas de juego, para evitar que sea la Justicia la que dirima estas discusiones de la política.

Hombre por hombre, mujer por mujer

En la provincia hay un antecedente de discusión de una banca con el argumento de la paridad de género. Es la que tuvieron la actual legisladora Cesira Arcando que integró desde el sexto lugar una lista de diputados provinciales por Cambiemos y terminó asumiendo en lugar de Sebastián Julierac Pinasco, de la Coalición Cívica-Ari, que había sido electo en el quinto lugar. Esa discusión, además de los problemas legales o de interpretación estuvo matizada por cuestiones políticas: Arcando, que ingresó por Cambiemos, respaldó desde su partido Fe la gestión del presidente Alberto Fernández.

En el medio ya hay jurisprudencia sentada sobre algunas de las cuestiones que se plantean alrededor de la paridad en las listas. Uno de los principios que quedaron consagrados por esos antecedentes es que en caso de un reemplazo, se mantiene el criterio de género por género: un hombre reemplaza a un hombre y una mujer a una mujer, aunque para ayudar a la confusión general esto es válido sólo para Diputados y no rige para el Senado.

Por eso asumió como senadora Juliana Di Tulio en lugar del ahora ministro Jorge Taiana. A Carlos Reutemann lo reemplazó Alejandra Vucasovich, no sólo por la misma cuestión, sino también porque la ley que se aplicó es la que existía cuando fue realizada la elección del legislador a reemplazar.

En el caso de Diputados la ley de paridad nacional fija el reemplazo de “género por género”, lo que resulta paradójico, porque si bien apunta a favorecer la representación igualitaria, en el fondo mantiene el statu quo, en lugar de favorecer una mayor presencia del género marginado.

Para tomar un ejemplo de estas elecciones, si el diputado provincial Carlos del Frade accede a una banda como diputado nacional, su reemplazo en la Legislatura santafesina sería Mercedes “Memé” Meier, que le sigue en la lista. Ahí tampoco se cumpliría la ley de reemplazo género por género, porque rige la ley que había al momento de la elección. No estaba la actual de paridad, que paradójicamente (pensada para favorecer la igualdad de género) perjudicaría a las mujeres en este caso.

Cambios pendientes

Lo que sigue sin cambios es la falta de paridad en el Senado santafesino. Para este caso los especialistas plantean dos posibilidades; una que se sorteen por única vez los 19 departamentos para que en la mitad de ellos (10 y 9) las listas tengan que ser encabezadas por mujeres y la otra mitad por varones. Y en la elección siguiente se roten y se elijan al revés. Aunque esta posibilidad no figura en la ley.

Otra propuesta sugiere que los partidos políticos estén obligados a presentar la mitad de sus listas encabezadas por mujeres. Es la única manera, sin reforma de la Constitución, de zanjar la actual composición del Senado de 18 varones y una mujer, debido a que la representación es uninominal y si las candidaturas las encabezan varones, por más que haya una dupla de candidatos, la composición será siempre mayoritariamente de varones.

Ninguna de estas alternativas está prevista en la ley. La necesidad de aprobar finalmente una ley de paridad en Santa Fe, después de tantos intentos frustrados, determinó que se resignaran algunos objetivos sobre los que se irá avanzando en el tiempo.

Un ejemplo de ese cambio que ya se logró lo destacó la dirigente de “Mujeres por la Paridad” Silvia Augsburger cuando se refirió al proyecto de modificación en la composición de la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe, que ingresó el diputado Palo Oliver.

Además de las limitaciones por edad y la incorporación de otro miembro para establecer una integración impar que evite las resoluciones empatadas, la iniciativa promueve la necesidad de avanzar también en la paridad de género. Algo que apenas unos años atrás no se hubiera tenido en cuenta.


Nota relacionada


Facebook comentarios

Autor

  • Periodista. Licenciado en Comunicación Social de la UNR. Ex jefe de Redacción de La Capital. Twitter: @DanielAbba_

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Suma Política. Todos los derechos reservados. 2020