Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

El Senado volvió a sesionar con el regreso de Rodenas, las felicitaciones a Lewandowski y la alegría radical

Lo aprendió como periodista deportivo. Marcelo Lewandowski sabe desde hace años cómo disimular su algarabía ante las cámaras, cuando gana su equipo de fútbol.  Ahora, ante los demás integrantes de la Cámara alta supo cómo hacerlo con su propia victoria en la interna del Frente de Todos, en la que se impuso con cifras indiscutibles -con apoyo del gobernador Omar Perotti, de la Casa Rosada y de la vicepresidenta Cristina Kirchner- al binomio de Agustín Rossi y Alejandra Rodenas.

Para el ahora candidato a senador nacional que lleva en segundo término a la kirchnerista María de los Ángeles Sacnun las sesiones del Senado santafesino se le empiezan a terminar justo cuando le toca comenzar a disfrutarlas. Aún si el 14 de noviembre el peronismo santafesino repite la mala elección que hizo en las Paso, el senador por Rosario dejará su banca provincial para ser parte del Senado de la Nación.

Es un frente interno complejo, pero está claro que los kirchneristas que votaron a Rossi van a tener que apoyar a Lewandowski porque solo si él gana entrará Sacnun (el nombre que pidió CFK).

El ex comentarista deportivo debutó como legislador santafesino en medio de una dura pelea entre pares. Fue en la sesión en la que se toma juramento a los senadores, en una ceremonia a la que asisten invitados especiales y familiares, pero que estuvo lejos de resultar ser una fiesta.

El 4 de diciembre de 2019 hubo una fuerte discusión por los lugares en las comisiones del Senado que mostró ya para entonces partido en dos al peronismo de la Cámara alta. Sus doce integrantes tenían opiniones opuestas, en seis y seis, sobre la sanción del presupuesto 2020 por la Legislatura en su conformación anterior, en base a un mensaje del gobierno saliente de otro signo político. Ese día, cuando por primera vez usó el micrófono de su banca, Lewandowski comenzó a hablar de una “mayoría automática” entre una mitad de justicialistas (el NES, Nuevo Espacio Santafesino) y los radicales.

El representante por Rosario mostró en varias oportunidades que no es de los que se quedan rumiando sus broncas. Y cada vez que lo creyó necesario tuvo enfrentamientos verbales duros al defender la gestión de Omar Perotti o de Alberto Fernández.

Sus números en las Paso fueron muy buenos en Rosario. Ganó el departamento más importante de la provincia con el 69,19% dentro del peronismo, con 134.752 votos. Pero cuando fue electo senador, en 2019, solo con su candidatura en la boleta única y el respaldo anterior de María Eugenia Bielsa, llegó a 268.467. Con semejante piso, tiene techo alto.

En la presidencia

La vuelta de la actividad a la Legislatura comenzó por el Senado, que ya le lleva varias sesiones a Diputados. La vicegobernadora Rodenas se reintegró a sus labores luego de la derrota del domingo 12 y volvió a dirigir la reunión, esta vez más ajustada a lo que le ordena el reglamento interno de la Cámara, sin más intervenciones que las necesarias. Se ocupó de saludar a todos los legisladores y los cronistas a los que no había visto durante su licencia sin goce de sueldo y le dedicó una nueva felicitación al ganador de la interna. Estaba como siempre serena y no menos sonriente, pero quizá algo más cauta. Es quien dentro del PJ había expresado mejor la idea de un peronismo triunfador en 2019 bajo una fórmula nada verticalista: “Unidad en la diversidad”, que ahora volverá a la vieja consigna del castigo para aquellos que “saquen los pies del plato”.

Sonrisas leales, caras largas en el NES

En la sesión de este jueves, las caras del peronismo en el Senado eran más transparentes de lo que muchos hubiesen deseado. Alegrías y tristezas mostraban las diferencias entre el sector ganador del bloque Lealtad -que preside Alcides Calvo (Castellanos) y reivindica su proximidad con la Casa Gris- y los gestos adustos en el NES que comanda Armando Traferri.

El senador por San Lorenzo promovió el acuerdo con Rossi para enfrentar al gobernador. La contundencia de los resultados eximió a ambos bloques de hacer comentarios que interpreten el mensaje de las urnas, pero también debe decirse que entre dirigentes que en su mayoría se conocen desde hace más de una década siempre hay condiciones para un mayor consenso. En todo caso, no están en el ámbito legislativo las razones de su división sino desde o contra el Ejecutivo. ¿También hay diferencias sobre la cabeza del otro poder entre el perottismo y los demás peronistas? De eso se ha hablado mucho desde que se repasan los pormenores de las acusaciones de dos fiscales contra Traferri (resolverá si puede o no ser indagado como imputado el máximo Tribunal) y sobre los dichos del director del Organismo de Investigaciones y ex ministro de Seguridad, Marcelo Sain, que un par de semanas antes de los comicios blanqueó sus críticas a buena parte de la Corte santafesina, al calificarla como “parte del problema” de los supuestos “vínculos” del Estado con negocios sucios.

A la hora de discutir proyectos generalmente los senadores están de acuerdo, pero desde los distintos bloques se siguen más bien los tiempos y las respectivas estrategias oficialistas u opositoras.

Radicales al frente

En el buen ánimo de los senadores del radicalismo en el Senado se confirmaban los réditos de su pragmatismo. Sin dudas, en términos electorales acertaron al dejar, en su mayoría, el Frente Progresista Cívico y Social poco tiempo después del fallecimiento del ex gobernador Miguel Lifschitz, a quien se pensaba candidato a senador nacional.

Debe decirse que Hugo Rasetto (Iriondo) siempre estuvo en Cambiemos. En cambio, con la precandidatura a senador nacional del diputado provincial Maximiliano Pullaro, los senadores radicales encabezados por Felipe Michlig emigraron del FPCyS a disputar la interna en la alianza que hace dos años gobernaba el país.

El senador por San Cristóbal preside el interbloque radical y formó parte -en calidad de suplente- de la boleta que postuló al ex ministro de Seguridad de Santa Fe, cuya gestión es cada vez mejor en la medida en que la actual sigue lejos de poder cumplir con las consignas de “Paz y Orden” que tanto gustaron al votante del peronismo santafesino hace dos años.

Pocos senadores estaban tan contentos como Michlig este jueves. El fogoso norteño fue clave para el armado provincial radical y el pase a Cambiemos (como lo fue Julián Galdeano para la lista ganadora de Losada).

Michlig decía, sin convencer, que su alegría se debía al triunfo de River en Rosario, pero aún sabiendo que es irremontable la pequeña diferencia con la otra lista radical -que resultó ganadora de la interna- entiende que no es poco lo obtenido: un “casi empate” con Carolina Losada (que vive en Buenos Aires desde donde proviene su imagen, pero es del sur santafesino), Dionisio Scarpín (que forma filas en el norte santafesino que se movilizó contra la expropiación de Vicentín) y de Mario Barletta (de la zona central de la bota). El viejo esquema sur, centro y norte funcionó como el 4-4-2 en el fútbol. Lo mismo que la claridad de su mensaje de campaña: “Dejar atrás a Cristina”.

Facebook comentarios
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Suma Política. Todos los derechos reservados. 2020