Connect with us

Hi, what are you looking for?

Zona Núcleo

Entre la campaña y el futuro: el campo, la coyuntura y los asuntos estratégicos

El puerto de Ningbo-Zhoushan, en China, lleva tres semanas de cierre parcial. Es el tercero más activo del mundo y su obstrucción se suma a las presiones sobre la cadena de suministro que había ejercido el cierre parcial de otra terminal del mismo país, la de Shenzhen, también por un brote de coronavirus. El volumen de carga en el Mar Rojo, la ruta marítima más importante entre China y Europa, está un 20 por ciento debajo de la normalidad. La importancia del hecho es que el 70 por ciento de la mercancía global se mueve por mar.

En Estados Unidos, los monitoreos de cosecha señalan que las pérdidas por sequía en algunos estados se compensarían con los buenos rendimientos de otros estados. Pero asoma la amenaza de sequía en Brasil y Argentina, que están en el inicio de la siembra. El segundo semestre no es el del récord histórico de liquidación. La escasez de contenedores, los altos costos y la bajante del Paraná, dibujan un cuadro de mayor incertidumbre.  

Con la pandemia, los precios de los fletes marítimos sufrieron fuertes shocks. Durante los primeros meses de 2020, los valores cayeron a niveles inéditos, para luego repuntar con las actividades. Desde el brote en el puerto de Shenzhen, por donde pasan 230 rutas internacionales y se conecta a más de 300 puertos de 100 países, se reavivó una crisis logística global que se había acelerado con episodios como el bloqueo del canal de Suez que provocó el Ever Given. 

La suba del precio de los fletes para el transporte de cargas secas a granel está relacionado con la construcción de infraestructuras y el incremento en las importaciones chinas, que en los primeros seis meses del año aumentó un 40 por ciento sus compras agrícolas respecto al año anterior para robustecer las reservas de cara a potenciales desajustes. Las compras de soja, maíz, cebada, trigo y sorgo pasaron de 56 millones de toneladas en 2020 a más de 80 millones este año.

El impacto en la agroindustria nacional, que aporta el 10 por ciento de los granos, harinas y aceites vegetales que se comercializan a nivel mundial, es sustancial. El valor de los fletes a China se encuentra un 78 por ciento sobre las tarifas promedio de agosto del año pasado. Pero también se encarecieron los destinos europeos. El flete a Róterdam aumentó un 57 por ciento, lo cual impacta en el segmento de harina de soja. El mayor incremento se dio en destino a Egipto, con una suba del 143 por ciento. El África Septentrional y Occidental son mercados clave para el maíz y el trigo argentino.

El valor de los fletes a China se encuentra un 78 por ciento sobre las tarifas promedio de agosto del año pasado. Pero también se encarecieron los destinos europeos

El dilema del contenedor

En este marco de alta perplejidad mundial, las empresas navieras optimizan sus operaciones y priorizan a los países que les permiten llegar e irse con carga completa. Es precisamente en esa dimensión donde Argentina corre con desventaja y donde repercute el problema de la bajante del Paraná.

Uno de los sectores provinciales que padecen las complicaciones es la industria láctea, que el último año creció un 20 por ciento. Por la falta de contenedores, las exportaciones registradas en la aduana de Rafaela, el corazón de la cuenca lechera santafesina, cayeron en junio un 28 por ciento respecto al mes anterior. En julio repuntaron un 60 por ciento mensual y acumula una suba del 34 por ciento respecto al año pasado. 

En el ranking de los destinos de exportaciones de lácteos argentinos aparecen Argelia con un 28 por ciento; Brasil con 25 por ciento; Rusia 8 por ciento; Chile con un 6 por ciento; y China 4 por ciento. El tercio restante se divide principalmente entre Perú, Egipto, Indonesia y Uruguay. Los principales productos fueron la leche en polvo, con un 47 por ciento; los quesos, con un 25 por ciento; otros productos como dulce de leche, suero o manteca, con un 19 por ciento; y los yogures y lactosa, con un 9 por ciento. 

El 80 por ciento del transporte marítimo mundial está concentrado en tres empresas navieras. Ante el trauma del coronavirus, los principales consorcios adoptaron una fuerte restricción de las naves y suspendieron puertos de escala. Según la Conferencia para el Transporte y el Comercio de la ONU, se trata de un problema que tardará al menos dos años en normalizarse. 

De esa manera, la agroindustria exportadora argentina tiene por delante largos meses de estrés comercial. El encarecimiento relativo del transporte golpea de lleno en la situación del Paraná. Esa alteración tendrá su correlato sobre el precio de los alimentos. El segundo semestre, de menores ingresos estacionales, con la intensidad del clima electoral y los vencimientos de deuda al caer, pone al país y la provincia de cara al plano urgente de los problemas estratégicos.  

La agroindustria exportadora argentina tiene por delante largos meses de estrés comercial. El encarecimiento relativo del transporte golpea de lleno en la situación del Paraná

La provincia que multiplica

La semana pasada, hubo dos encuentros clave para el establishment del sector agroindustrial del que participó el gobernador Omar Perotti. En uno de ellos, el foro Experiencia IDEA Agroindustria 2021, también se presentó el intendente Pablo Javkin. En sus discursos, ambos coincidieron en poner énfasis en la meta de crear una “mirada del interior” para las disputas nacionales y confirmar un lugar propio para una provincia que, al decir del gobernador, devuelve multiplicado lo que recibe. 

Días después, Perotti volvió a los escenarios en el Foro 3xBIO: El desafío de triplicar las empresas biotecnológicas en Argentina, organizado por el Consejo Económico y Social que preside el secretario de Asuntos Estratégicos de la Nación, Gustavo Béliz. El gobernador insistió con el objetivo de calidad de la producción y el desafío de ganar mercados internacionales, adecuándose a las necesidades ambientales que hoy tienen una consideración como valor agregado. El llamado a diseñar una estrategia nacional entre actores públicos y privados para el posicionamiento global parece hablar del conflicto político del Frente de Todos. 

La sequía es otro gran factor que determina la situación global y, en su correspondencia, reformula el panorama argentino. Con altas probabilidades de una nueva fase Niña, toda la estructura comercial se encuentra en vilo. Para la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, el área del maíz crecerá un 7,5 por ciento con relación a la campaña precedente y alcanzará las 7,1 millones de hectáreas, consolidándose como el principal cultivo nacional. Sobre ese eje se plantearon las perspectivas de lo más granado del sector. 

La sequía es otro gran factor que determina la situación global y, en su correspondencia, reformula el panorama argentino. Con altas probabilidades de una nueva fase Niña la estructura comercial se encuentra en vilo 

Ante una eventual recuperación del dólar, los fondos de inversión desarman posiciones y los commodities sufren bajas de precio. Pero las proyecciones indican cierto mantenimiento por el efecto climático sobre los rendimientos. Brasil deberá importar entre 2,5 y 4 millones de toneladas de maíz para la producción de carne vacuna. Con un escenario internacional que ya no será excepcional, y frente a un cuatrimestre con mayores exigencias fiscales y mayor restricción de dólares, comenzaron a circular rumores sobre un aumento de retenciones al cereal.

El debate gira en torno a la capacidad del abastecimiento local y el desacople del mercado interno. Si hasta el momento los exportadores compraron alrededor de 36 millones de toneladas de la nueva cosecha, junto al remanente de la campaña previa, se estima que la industria quedaría cubierta y se evitaría la presión sobre los precios domésticos. Y con el actual volumen de exportación proyectado para la campaña 21-22, Argentina se consolida como el segundo exportador mundial, incluyendo más de 100 destinos. 

Por eso, como sucede ocasionalmente, las decisiones en lo inmediato tendrán efectos durante varios años. El eje provincial pasa por la conectividad: de la fibra óptica, los ferrocarriles y la Hidrovía. Pero la discusión se da en lengua nacional: en medio de una crisis sin precedentes y con una atmósfera enrarecida, la posible suba de retenciones supone una descarga de intensidad en la política provincial. Santa Fe avanza hacia las elecciones en un escenario donde la coyuntura y el largo plazo se sintetizan en problemas de tiempo presente, aunque tendrán que adecuarse a los tiempos y modales de campaña. 

Imagen obtenida por el satélite argentino SAOCOM 1B el 17/08/2021 muestra en color marrón las variaciones de profundidad en los cursos de agua del río Paraná y el incremento de la superficie de las islas.

Facebook comentarios

Autor

  • Hace periodismo desde los 16 años. Fue redactor del periódico agrario SURsuelo y trabajó en diversos medios regionales y nacionales. En Instagram: @lpaulinovich.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Suma Política. Todos los derechos reservados. 2020