Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

Lo que encontró Astore en Newell’s: la vuelta de los socios y una deuda superior a los 12 millones de dólares

Los socios de Newell’s decidieron una renovación para el club que comenzó con las elecciones, con voto masivo para la oposición, pero que tuvo su continuidad en los días posteriores, con la vuelta a la sede del parque Independencia, donde muchos fueron para asociarse y otros para ponerse al día con las cuotas.

La asunción de la nueva comisión directiva que preside Ignacio Astore le cambió el humor a los empleados, acosados por las exigencias que imponía el ex vicepresidente Cristian D’Amico en su afán por ser presidente. Pero las deudas son el gran enemigo: se le debe mucho dinero a los jugadores que están en el plantel y a técnicos que ya no dirigen al equipo pero no cobraron lo acordado. La situación financiera es la gran preocupación.

En el Parque Independencia hay vientos de cambio. Porque no solo que se fue una comisión directiva irresponsable y que en las peleas intestinas surgió D’Amico con el control total, sino porque las autoridades que se fueron ejercían presión sobre los empleados de la institución. “Era el comisario político”, resumió un trabajador.

La situación de angustia que vivieron empleados y socios vinculados con diferentes subcomisiones fueron narradas a los nuevos directivos, e incluso así justificaron muchas de las actitudes que tuvo el club en el proceso electoral. Pero el castigo a D’Amico estuvo en las urnas: ni los empleados lo votaron, a excepción de una minoría que optó por aliarse a la estructura de poder que había construido el ex vicepresidente. “No nos sorprendió en nada lo que nos contaron, y lo comprendemos. Nosotros no venimos para echar a nadie, queremos justamente pacificar el club, que sea un lugar de armonía para todos”, consideró uno de los nuevos directivos.

La transición se hizo con presencia de ex autoridades del club y empleados. El que debía aparecer era D’Amico. No solo que no se comunicó más con los miembros de la lista de Astore una vez abiertas las urnas sino que el ex vicepresidente no apareció por la institución para, al menos, orientar a los dirigentes que asumen el control de la administración. D’Amico controló todo pero nada aportó para acelerar el trabajo de adaptación a la gestión de Astore.

Pero así como a los trabajadores del club les generó ilusión el triunfo de Astore, los socios también recuperaron su lugar de pertenencia. Porque en las 72 horas posteriores a la victoria lo que predominó en la administración del club fue la presencia numerosa de hinchas, la mayoría para hacerse socios, otros para ponerse al día con las cuotas.

El impulso de la vuelta al club tuvo el estímulo de la gran jornada electoral que vivió la institución y, además, la habilitación del Coloso del Parque para recibir hinchas en los próximos partidos, en el marco de la flexibilización de las restricciones sanitarias en el país por la pandemia. En horas se sumaron más de cien socios nuevos.

La sonrisa de la victoria electoral se le desdibujó a los directivos que se ocupan por abordar el frente contable del club al acceder a los primeros números. Porque las estimaciones adelantan una deuda superior a los 12 millones de dólares. Con los jugadores del primer equipo el rojo es de un millón y medio de dólares. Toda la deuda fue generada por la comisión directiva que dejó la institución. La anterior se regularizó judicialmente y se pagó en el marco del fideicomiso que se extendió desde 2009 hasta mayo pasado.

En la primera documentación a la que se tuvo acceso, Astore encontró deuda que debe hacer frente la institución en las próximas semanas con ex entrenadores del club: Frank Kudelka y Germán Burgos se desvincularon de Newell’s con acuerdos económicos que la institución no afrontó aún. Es decir, un clásico de los clubes mal administrados: pagan al unísono a tres entrenadores, el que está al frente del equipo y los que los antecedieron.

La deuda con los jugadores será conversada con el plantel en los próximos días, con el propio Astore como interlocutor, una vez que se conozca con precisión los fondos disponibles y se determine qué se va a cobrar, para así proyectar una forma de pago que la entidad pueda cumplir. Lo que ayudará, sin dudas, será la recaudación que se genere desde octubre por venta de abonos y palcos para los partidos de Liga Profesional.

De igual forma, el compromiso de la dirigencia con el primer equipo está firme: “Se van a traer refuerzos a fin de año porque el equipo necesita sacar puntos”, adelantó un directivo. Newell’s terminó último en la tabla el año pasado, en general lleva cinco años entre los últimos y el promedio va a ser un problema la temporada que viene con la vuelta de los descensos. Julio César Saldaña será el encargado de asesorar a la dirigencia en materia deportiva. Una vez determinado el diagnóstico deportivo junto con el técnico Fernando Gamboa, Astore analizará las posibilidades económicas del club para hacer de Newell’s, el año que viene, un equipo al menos competitivo.


Facebook comentarios
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Suma Política. Todos los derechos reservados. 2020