Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

Los que se adelantaron en la fila de vacunación, ¿la punta de un iceberg o una discusión política en la Legislatura?

Mientras el gobernador anuncia haber llegado al millón de vacunados en la provincia, en la Legislatura le recuerdan que el mismo sistema que consiguió ese logro tuvo demasiadas filtraciones con los que se adelantaron en la fila. Y por eso le reclaman saber quién autorizó a los vacunados vip, qué investigación se hizo en cada caso, si hubo denuncias en la Justicia y que se tomen medidas para prevenir que no siga pasando, con controles y hasta un registro único de vacunados que pueda consultarse de manera pública.

En ese marco le recitan una decena de denuncias públicas conocidas en la provincia de casos en los que no se respetó el orden de vacunación asignado. Muchos de los bendecidos confiesan que fueron autorizados oficialmente, con razones que van entre ser esenciales o estratégicos. A la hora de determinar los nombres de ese eslabón imprescindible para que las vacunas terminen en un brazo, las identidades se diluyen.

Entre otras muchas cosas, por eso la Cámara de Diputados citó al ministro de Gobierno Roberto Sukerman para que este lunes a las 10 se presente a dar explicaciones del plan de vacunación de la provincia.

Que la convocatoria sea bajo la forma de una interpelación, y no una invitación al funcionario para que informe, es la primera señal de que hay algo más que un interés por saber lo que pasa. Otro indicio de lo mismo es que el citado sea el ministro de Gobierno y no su par de Salud, Sonia Martorano, que ya había sido convocada cuando se aproximaba el pico de la segunda ola y el ex gobernador Miguel Lifschitz estaba internado grave. Aquella vez no pudo ir y ahora no la llamaron.

El tema admite dos interpretaciones. Para el oficialismo prevalece la intención de exagerar una disputa política y confrontar, con el único objetivo de disminuir los logros de una campaña de vacunación que, pese a sus traspiés, se encamina a inocular en uno o dos meses al millón doscientas mil personas definidas como población objetivo en la provincia.

El trasfondo político de la convocatoria a Sukerman fue resaltado por el presidente de la bancada del PJ Leandro Busatto, y motivó un chiste del diputado y presidente del peronismo santafesino Ricardo Olivera, quien en plena sesión chicaneó: “Anticipamos desde ya nuestro voto negativo también para cuando la Legislatura convoque a la ministra de Salud para tratar la reforma de la Constitución o algún otro tema de Gobierno”.

Desde la oposición justificaron la convocatoria a Sukerman diciendo que se requiere una respuesta institucional del Gobierno de Omar Perotti y que el tema es político y no sanitario. Dicen no creer en “tantas casualidades”, al mencionar todos los casos donde se denunció alguna vacunación irregular desde que empezaron las inoculaciones al comienzo de este año.

El diputado Joaquín Blanco sostiene que “hay un hilo conductor de un Estado que no puede garantizar la transparencia del sistema de vacunación” y afirma que el tema incumbe a la “política, porque se confunde lo que es de todos con lo que es propio”.

Fue Luis Rubeo quien les recordó a todos que la ministra de Salud, al igual que Sukerman, también es una funcionaria política, como cada ministro del gabinete, porque todos representan al gobernador. Incluso arriesgó que es probable que Sukerman no cuente con todos los elementos para contestar las preguntas que le hagan, y que sería Martorano quien tendría mejores y más concretas respuestas. No dudó en asegurar entonces que en la movida hay sectores políticos que quieren sacar rédito de la situación.

Las preguntas para Sukerman

Mientras entre algunos miembros del gobierno había enojo por la convocatoria de Diputados, que sugieren tiene el propósito de ganar espacio político y protagonizar en tiempos de reacomodamientos en el Frente Progresista, el ministro Sukerman lo vive como un estudiante que tiene que ir a un examen para el que estudió bastante.

“Voy a hacer todo lo posible por ir porque no hay nada que ocultar”, respondió a Suma Política sobre la convocatoria del lunes, sin dejar de resaltar que tiene la posibilidad que le da la Constitución provincial de contestar por escrito. Y aunque no tuvo ni un día hábil para preparar las respuestas, el viernes ya contaba con las cinco preguntas que aprobó la Cámara y se preparaba para asistir a la Legislatura, aunque esa es una decisión final del gobernador.

Ni siquiera se sorprendió de que el mismo viernes le llegaran después del mediodía otras tres carillas con 26 nuevas preguntas (ver detalle adjunto en esta nota), todas sobre el tema de la vacunación en la provincia. Es probable que si finalmente no se altera su voluntad de concurrir a la Cámara, defienda la estrategia más general del gobierno antes que dedicarse a explorar los temas más particulares.

En este punto, Sukerman destaca que medio gabinete provincial tuvo covid antes de que les tocara el turno de vacunación y que nunca hubo una categoría de “funcionarios del gabinete” para ser vacunados.

El propio ministro de Gobierno no está vacunado aún a sus 46 años, aunque la semana pasada decidió anotarse en el registro, a tono con la evolución acelerada del programa de vacunación.



Entre Joaquín y Javkin

Lo que no podrá evitar Sukerman es aceptar que con la renuncia del vicepresidente de la Empresa Provincial de la Energía, Alberto Joaquín, quedó admitido uno de los casos denunciados, que ni siquiera necesitó ser objeto de una investigación.

En este tema, los legisladores encontraron dos cuestionamientos. El más leve es que el funcionario no fue echado por el gobernador, sino que presentó su renuncia. Y el otro es que claramente protagonizó una “estafa”, al quedar expuesto su intento por saltarse la fila al ser anotado como personal de Salud cuando claramente no lo era.

Durante la sesión se plantearon las diferencias entre el caso del ex vice de la EPE y el intendente Pablo Javkin, que fue mencionado en medio de las otras denuncias, como réplica al denominado vacunatorio vip de Baigorria. “No todo es lo mismo -dijeron varios diputados para defender al intendente-. Pablo se vacunó a plena luz del día, apoyado por el Colegio de Médicos, aplaudido por el personal de salud, y para dar una señal de confianza a las vacunas cuando se decía que no hacían bien”.

Mientras el gobierno intuye una jugada política, desde la oposición se entusiasman con que el vacunatorio vip de Baigorria sea apenas “la punta del iceberg”, que les va a permitir, como dijo el diputado Joaquín Blanco, “desentrañar las redes de la impunidad que le permiten a funcionarios provinciales tener privilegios por encima de la ciudadanía” y desenmascarar a “quienes les permitieron acceder a una ventaja indecente cuando no les correspondía”.


Nota relacionada


Facebook comentarios

Autor

  • Periodista. Licenciado en Comunicación Social de la UNR. Ex jefe de Redacción de La Capital. Twitter: @DanielAbba_

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Suma Política. Todos los derechos reservados. 2020