Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

Signos y datos de la desigualdad: analfabetismo y alfabetización en las cárceles santafesinas

Antes de la pandemia del covid, hacia mediados de 2019, el Servicio Penitenciario Provincial realizó un relevamiento en la Unidad 6 de Rosario para tener indicadores de escolaridad y analfabetismo. De las 501 personas entrevistadas, el 33 por ciento (uno de cada tres) dijo no haber terminado la escuela primaria y, a su vez, la mitad de este porcentaje comunicó que no había pasado el cuarto o el quinto grado en esa instancia educativa. Dos años después, en un incipiente escenario post pandemia, estos datos son remarcados a Suma Política por Guillermo Cabruja, el referente de Alfabetización Santa Fe, organización civil que trabaja en tres cárceles provinciales y con más relevancia, desde hace ocho años, dentro de la mencionada Unidad 6, ubicada en Francia al 5200, en la zona sur de Rosario.

El censo interno en esa penitenciaría, a la cual este medio pudo acceder, revela que sólo 18 personas de esas 501 (el 3,6 %) concluyeron sus estudios secundarios, frente a 88 (el 17,5 %) que los abandonaron.  

Cabruja —como el resto de la ciudadanía— no posee datos certeros sobre ese aspecto en la totalidad de la población carcelaria santafesina, pero infiere que aquella estadística de hace dos años en la Unidad 6 es un botón de muestra de lo que puede ocurrir en el resto.

“Cabe suponer que el panorama es peor de lo que dicen esos números —alerta—, ya que las personas que dijeron haber ido hasta cuarto o quinto grado también decían que iban a la escuela cada tanto, no todos los días… Cuando nosotros entramos en la Unidad 6 estos pibes, en su mayoría, habían sido contenidos por la escuela pública en base a un trabajo muy grande de los docentes; fijate que tenían entre 25 y 35 años, habían cruzado la década del neoliberalismo y en esa etapa las escuelas se habían convertido en comedores; los pibes iban ahí a buscar afecto y a comer”.

Por su parte, Evelyn Sabassta, coordinadora del trabajo de Alfabetización Santa Fe en la Unidad 6, apunta que, hasta antes de la pandemia, 246 presos habían sido alfabetizados allí por el colectivo y da cuenta del agravamiento del problema al discontinuarse el programa por la reclusión obligada por el covid 19. Recién en el último tramo del año la organización retomó el trabajo en el lugar, donde se alojan poco más de quinientos reclusos. Antes de la pandemia, Alfabetización Santa Fe tenía funcionando allí 18 talleres, coordinados por 70 talleristas. Actualmente, ese número se reduce a 8 talleres, con 24 talleristas.

La organización se constituyó en 2011 como un voluntariado y en 2013 ingresó con su programa en la Unidad 6. Esta era a ese momento una alcaidía y dependía de la Policía de Santa Fe. Recién en 2014 pasó a ser una cárcel bajo responsabilidad del Servicio Penitenciario Provincial.

“Comenzamos con un grupo de compañeros en 2011 en los barrios, aprendiendo también cómo alfabetizar, y es justo la época en la que se hablaba en el país del Coeficiente de Gini (NdeR: es un indicador de las desigualdades en materia salarial y social, que empieza a estar en boga entonces, durante la campaña presidencial de Cristina Fernández); nos planteamos ir a trabajar al lugar de las mayores desigualdades y pensamos que ese lugar podía ser la cárcel”, apunta Cabruja.

Después de un año de gestiones, los voluntarios ingresaron, en 2013, a la cárcel de Francia al 5200. Un año después habían enseñado a leer y escribir a 18 personas. “Cuando alfabetizamos a esos primeros 18, hicimos una especie de censo. Sobre 432 personas, 108 nos dijeron que querían aprender a leer y a escribir, el 25 por ciento exacto. Pero rápidamente advertimos que era un dato mentiroso, porque muchos no querían decir que eran analfabetos…”.

“…una persona a la cual le hacés doscientas preguntas y de pronto le preguntás si sabe leer y escribir, ¿qué te va a decir?: que sí sabe (…) ese dato se oculta”.

Cabruja critica que no haya información precisa sobre el analfabetismo en Rosario (“no sólo en las cárceles”, aclara) y que no se realice un relevamiento específico: “El último dato que conozco es del censo de 2010 y le desconfío mucho, porque a una persona a la cual le hacés doscientas preguntas y de pronto le preguntás si sabe leer y escribir, ¿qué te va a decir?: que sí sabe. Pero no es siempre así; dicen que sí porque hay vergüenza y estigmatización atrás del analfabetismo; ese dato se oculta”.

En 2020 el voluntariado Alfabetización Santa Fe se convirtió en asociación civil, algo que le permite ahora tener un subsidio del programa Puntos de Cultura del Ministerio de Cultura de la Nación. De momento, no recibe subvención económica de los gobiernos provincial de Santa Fe y municipal de Rosario, según aclaran sus referentes. A la vez, junto a la Universidad Nacional de Rosario y desde setiembre último, la organización participa del Programa de Alfabetización y Acceso a la Justicia, centralizado en la Facultad de Derecho, del cual también son parte las facultades de Humanidades y Artes, de Psicología, y de Ciencia Política y Relaciones Internacionales. La primera actividad del programa fue la capacitación virtual en educación popular, alfabetización comunitaria y métodos de trabajo con población adulta.

Con aproximadamente cien personas trabajando en condición de voluntarios, Alfabetización Santa Fe desarrolla su tarea en tres ámbitos carcelarios: fundamentalmente, en la Unidad 6, pero también lo ha extendido a las cárceles de Pérez (Unidad 16) y Piñero (Unidad 11). Procura ahora hacerlo en la Unidad 3, ubicada en Zeballos y Suipacha de Rosario.

“Nuestro trabajo consiste en una restitución de derechos. Tomamos la educación como un derecho humano y concluimos en que no puede haber adulto alguno que no sepa leer y escribir. Enmarcamos nuestro trabajo en esa temática —dice Cabruja—; el que no sabe leer y escribir, pasada su edad escolar, está ante una situación de injusticia para consigo. Decimos entonces que lo que hacemos es un acto de justicia. Aprender es un acto de justicia”. 

Facebook comentarios
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Suma Política. Todos los derechos reservados. 2020